Granada CF

Un equipo al que respetan las lesiones

Adrián Ramos y José Antonio Martínez se abrazan tras un gol./PEPE MARÍN
Adrián Ramos y José Antonio Martínez se abrazan tras un gol. / PEPE MARÍN

A diferencia del año pasado, el Granada apenas ha perdido titulares por molestias en este cuarto de Liga

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

La suerte es un factor más de la ecuación del éxito en fútbol. Fortuna hay que tener en ciertas situaciones de los partidos para que se decanten y el azar ha de sonreír también para que las lesiones no mermen al equipo. Aunque el conocimiento, la prevención y un correcto plan de cuidado físico pueden contribuir a prevenir muchos problemas de esta índole, siempre existen situaciones traumáticas o aleatorias que impiden controlar al detalle el número de caídos por molestias diversas.

En la comparativa con el primer cuarto de Liga del año pasado, Diego Martínez puede darse con un canto en los dientes. Mientras que José Luis Oltra vio debilitado su armazón principal por distintos motivos médicos -unido a las ausencias por ir con sus selecciones de Machís y Sergio Peña en las ventanas de septiembre y octubre-, el actual entrenador sólo ha lamentado la baja de un solo futbolista cuando había alcanzado la titularidad. Se trata de Rodri, que salió en el 'once' en la jornada dos ante el Lugo, pero que tuvo que ser reemplazado tras el descanso de ese partido por un dolor en su tobillo. Este le mantuvo aquejado en los dos siguientes compromisos, ante Osasuna y Extremadura.

El resto de compañeros excluidos de convocatorias que han dado tarea a los recuperadores del club en la camilla estaba teniendo, en general, un protagonismo secundario. En otros casos, la habilidad del equipo de trabajo que dirige ahora Dioni González -fisioterapeuta de la casa durante años que ha ascendido a jefe de los servicios médicos desde este verano- ha permitido que futbolistas importantes, como Álvaro Vadillo (molestias en el tobillo tras una entrada ante el Extremadura), Ángel Montoro (elongación en el aductor derecho ante el Rayo Majadahonda) o Adrián Ramos (bloqueo iliolumbar agudo frente a los majariegos también), lleguen a disputar los partidos siguientes con la formación de salida, estando sólo renqueantes durante los días previos, con entrenamientos selectivos aparte del grupo.

Sólo Rodri, en el 'once' en la jornada dos, se quedó fuera del siguiente compromiso

Las demás bajas generaron menos revuelo: Alberto Martín no llegó al partido en Almendralejo por una tendinopatía en la rodilla izquierda habiendo aparecido en la alineación previa ante Osasuna, si bien ya tocaba a la puerta Fede San Emeterio, indiscutible desde entonces. Nico Aguirre quedó fuera del viaje a Coruña por una contractura muscular, aunque salvo en la jornada uno siempre ha ejercido de suplente. Los canteranos José Antonio González y recientemente Juancho también han tenido un paso obligado por la enfermería. La única lesión de consideración la sufrió otro chico subido del filial, Adri Castellano, con un esguince en la rodilla derecha durante un entrenamiento, con un periodo de recuperación de ocho semanas en el que se encuentra sumido todavía.

El panorama favorecedor contrasta con la dinámica de la temporada pasada por estas fechas. Oltra tuvo bastantes sobresaltos. En su segundo partido, en Zaragoza, Germán se fracturó el quinto metatarsiano del pie izquierdo y estuvo tres meses parado. Machís se esfumó del tercer encuentro, frente al Barça B, al ir con Venezuela. Ese día Montoro sintió un dolor en el isquiotibial. Fue sustituido y se tuvo que quedar fuera de la lista final de la jornada inmediata, ante el Tenerife. Saltando a la jornada seis, la de la primera victoria del curso anterior, ante el Córdoba, fue Ramos el que se hizo una rotura en el rector anterior del muslo izquierdo del cuádriceps de la pierna izquierda, que le postró durante ocho semanas. Sergio Peña, por su parte, acudió con Perú tras la victoria la jornada siete ante el Alcorcón y tuvo el mal fario de sufrir un esguince acromioclavicular en un empujón durante un duelo que le midió a Argentina. Deparó tres semanas en el barbecho para el mediapunta. El último en caer en esa secuencia de doce partidos rojiblancos fue Raúl Baena. En la jornada once, ante el Numancia en Soria, sufrió una rotura fibrilar en el sóleo izquierdo, que le tuvo un mes fuera de combate.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos