Granada CF

«Diego ha sabido llegarle al equipo»

Ramos, tras el entrenamiento de este miércoles en la ciudad deportiva del Granada/Raúl Constan
Ramos, tras el entrenamiento de este miércoles en la ciudad deportiva del Granada / Raúl Constan

El colombiano reconoce que está en su mejor momento desde que llegó a la ciudad y espera seguir ayudando con su trabajo y experiencia

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGranada

Llegó a la ciudad bajo la vitola de estrella hace dos años procedente del Borussia Dortmund, en una extraña operación en torno a la cual siempre se habló de cifras mareantes, con intervención del proyecto chino del presidente John Jiang. Ramos tenía que ser el goleador que rescatara a aquel Granada de Primera que caía en barrena, pero la situación no se enderezó. Siguió en el proyecto, pero no aterrizó bien en Segunda. Las lesiones le persiguieron y pareció desmotivado, con el pensamiento de marcharse. Pero las cosas han cambiado este verano. Su implicación es indiscutible y está rindiendo en plenitud, de la mano de un cuerpo técnico que le ha conquistado, como a sus compañeros.

¿Está en su mejor momento desde que llegó al Granada?

–Sí, la verdad. He podido estar con el equipo desde el principio, me he preparado bien y he cogido ritmo de juego, con continuidad. Me siento bien y estoy contento porque trabajo con este afán, para poder jugar. Creo que ahora sí estoy en buena forma. El fútbol es esto, fases buenas y malas. He de disfrutar de este momento, de la mejor manera, y seguir así.

¿Qué ha cambiado en Adrián Ramos?

–Varias cosas y todo ayuda. Fue importante completar la pretemporada, estar en todos los entrenamientos, prepararme de la mejor manera. Al final esto te sirve para encarar el curso.

En verano solucionó su relación contractual y firmó por el Granada. ¿Esta normalización le asienta en esta ciudad?

–Claro. El año anterior fue para olvidar, pero ya pasó. Lo mejor de todo es que hay tranquilidad, se trabaja a diario muy fuerte para estar a la altura los fines de semana y esto se está transmitiendo por parte de todos.

–Antes habló de cambios. ¿A qué se refería?

–Se han mejorado muchas cosas en todos los aspectos. Es lo que genera que miremos hacia el mismo lado. Lo importante es que sigamos así, sumando, con calma.

¿Esos cambios son los que llevan al equipo a transmitir esa convicción cuando actúa, la capacidad de lucha, la resistencia, el afán por ganar?

–Este es un equipo que transmite una gran energía, buenas sensaciones, y se ha creado así desde el inicio. El cuerpo técnico ha sido muy claro en esto. Ha convencido al equipo y el equipo le ha seguido. Esto se está demostrando en el día a día, no sólo en los partidos sino también en los entrenamientos. Ha sido algo fundamental para que compitamos como lo hacemos.

No sé si estará de acuerdo, pero su fútbol recuerda al de Benzema. Un delantero centro que a veces parece llevar el diez y no el nueve.

–Es lo que siempre he hecho, tratar de jugar bien al fútbol. Como delantero hay que marcar goles obviamente, porque sabes que la gente va a hablar si no los anotas, pero yo siempre estoy tranquilo porque trato de hacer lo que he intentado en mi carrera. Luego se puede opinar, pero para mí lo importante siempre es mantener la ambición por mejorar, estar a un buen nivel y sumar al equipo.

Ha tenido altibajos en el rendimiento. Empezó de titular, pasó a la suplencia, Rodri se lesionó y volvió, luego entró de nuevo él y ahora lleva tres titularidades.

–Estoy contento, las cosas están saliendo mejor, he trabajado mucho para ello desde el principio. Me han respetado las lesiones y esto contribuye al rendimiento. Pero al final mi rendimiento es un mérito de todos: de lo que yo haya puesto de mi parte y del cuerpo técnico que me ha ayudado con confianza. Agradezco esto y espero que sigamos así. Esto se refleja en la cancha.

¿Cómo es su relación con Diego Martínez? ¿Le ha sorprendido?

–Diego ha sabido llegarle al equipo. Se identifica y hace que los jugadores reflejemos su forma de ver el fútbol en el terreno de juego. Lo más importante son las ganas y su conocimiento, que ha sabido trasladar al grupo. El equipo ha confiado en él y se lo está demostrando.

¿El vestuario está tan unido como parece?

–Sí, por esto no ha habido problemas. Hemos tenido un vestuario de buenas personas y futbolistas, más allá de las situaciones que se puedan vivir. Gracias a Dios los resultados lo reflejan aún más.

Me imagino que sabrá que la televisión emitió la arenga de David Tenorio antes del partido. ¿Ese tipo de mensajes calan y sensibilizan a los jugadores?

–Claro, este cuerpo técnico ha sabido llegarnos. Nos han convencido con su mensaje. Cuando salimos a entrenar con esa motivación, con ese deseo de superación, se refleja en los partidos. Es muy bueno para nosotros. En Málaga también notamos el calor de los aficionados.

¿Ha sido duro, durante estos tres años, el estigma que le ha perseguido de que usted es el que más cobra y que, por ello, su rendimiento tiene que estar a la altura?

–Sé que la gente puede decir muchas cosas, pero he tratado de hacer lo mejor. Intento ser sincero conmigo mismo, estar en buena forma. Más allá de las críticas, sean buenas o malas, pienso en el esfuerzo y creo en que así se mejora.

Los mensajes de los que le paran por la calle habrán cambiado. Ahora hay otro aire.

–Claro, la gente está ilusionada y es por las sensaciones que ofrece el equipo. Nosotros estamos en el partido a partido, sabemos que esto es largo. Estamos en un buen momento y hay que seguir.

¿Sigue siendo un consejero de los más jóvenes, como hacía con Machís o Peña la temporada pasada?

–Uno trata de aportar cuando uno ve la ocasión. Todo depende de cómo lo reciban los compañeros. Hay que saber que cuando uno habla lo hace para sumar, no para molestar. En este sentido las cosas van bien, pero no sólo lo hago yo. También otros jugadores que tienen mucha experiencia. Los más jóvenes saben escuchar y lo bonito es ver que luego se produce un cambio en los entrenos o en el partido. Que eso que les decimos les ha llegado.

¿Por qué no es capitán? Por estancia en el club, ya le toca.

–(Sonríe) Nunca he sido capitán y no es algo que me afane.

Pero hay capitanes sin brazelete...

–Sí, sí, lo sé. Uno intenta ayudar al equipo en todo lo que puede. Más allá de la experiencia, dando ánimo a todos, aportando trabajo. Si algún día toca, lo seré.

¿Se marca algún objetivo individual en cuanto a goles o piensa sólo en lo colectivo?

–Como jugador, mi objetivo es dar lo mejor en el día a día. Es la manera de ayudar a sacar los partidos con fuerza y mentalidad. Nos acercará a la victoria. Queremos continuar así.

¿Quién le ha parecido el rival más complicado?

–Ha habido contrarios muy difíciles. Algunos son fuertes con el balón. Otros defendiéndose nos han puesto las cosas complicadas. Todo ha costado mucho. Por ejemplo, en el partido en Extremadura se peleó muchísimo, más allá de si el rival jugaba mejor o peor con el balón. O el Sporting, que nos complicó la vida. Siempre hemos competido de tú a tú, pero en ese partido se nos escapó el empate que ya teníamos en el bolsillo. Se nos ha complicado resolver muchos partidos.

¿No hablar de ascenso os ha liberado?

–Nosotros tenemos que estar en el día a día. El hincha tiene todo el derecho de soñar. Nuestro trabajo es darles alegrías. El tiempo hablará.

 

Fotos

Vídeos