Granada CF

Diego Martínez prueba distintos enfoques de cara a Zaragoza

Diego Martínez prueba distintos enfoques de cara a Zaragoza
PEPE MARÍN

El pontevedrés hizo ajustes en su sistema y probó un téorico once, aunque ningún cambio será en firme hasta las sesiones del viernes y el sábado, ambas a puerta cerrada

FRAN RODRÍGUEZGRANADA

El entrenamiento de este jueves, que contó con la presencia de casi 200 aficionados por ser a puerta abierta, dejó varias lecturas con respecto al once que se podría ver de inicio en La Romareda y el sistema a dibujar por los rojiblancos sobre el césped zaragocista. Ninguna, eso sí, será inamovible, pues Diego Martínez no reveló sus cartas sabedor de que la sesión era de libre contemplación. Será en las sesiones de mañana, viernes, y el sábado cuando el pontevedrés escriba con tinta indeleble su plan de partido para visitar el recinto maño.

La mañana comenzó con los habituales rondos de calentamiento y un ejercicio en el que el grupo se dividió en dos. Por un lado, los atacantes haciendo distintas triangulaciones para seguir construyendo en base a los automatismos y alimentar sus conceptos en la circulación de balón para finalizar ante los porteros. En la otra división, los defensores entrenaban distintos despejes y salidas con el balón.

Poco después llegó el ejercicio que más ocupó la mañana y, sin duda, el más esperado por los asistentes a la sesión. Un partidillo en el que Diego Martínez alineó un presumible once inicial, con la salvedad de Montoro. No obstante, es tradición en los entrenamientos (al menos en los que son abiertos a prensa) que Montoro y San Emeterio se enfrenten durante un tramo del partido. La mayor novedad fue la presencia de Vadillo con los que menos minutos suelen jugar, entrando Pozo en ese teórico equipo titular. Este estaba formado por: Rui Silva, Víctor Díaz, Germán, Martínez, Álex Martínez, Aguirre, San Emeterio, Puertas, Pozo, Fede Vico y Rodri. Estos dos últimos, que se ganaron la titularidad ante el Almería, la mantendrían a tenor de lo visto en la sesión.

Más tarde, cuando quedaban unos 10 minutos de entrenamiento, el técnico varió el sistema e hizo un cambio señalado. El de Quini, que formó como lateral diestro, desplazando a Víctor al central e instaurándose una defensa de cinco con Pozo como carrilero zurdo. El propio Quini estuvo jugando de lateral zurdo durante su participación en el equipo del peto azul. El técnico sigue ajustando su sistema y trabajando alternativas, sobre todo con respecto a la defensa y ese flanco izquierdo, el que más problemas ha generado y en el que con menos soluciones cuenta si Álex Martínez tiene una mala tarde y es expulsado o se lesiona.

Tras el pitido final que dio el propio Martínez, los jugadores se acercaron a la grada para hacerse fotos y regalar algunas de las prendas con las que entrenaron a los aficionados que aguantaron el frío y dedicaron la mañana del festivo a alentar a su equipo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos