Análisis

Detalles que deja la resaca del mercado en el Granada CF

Antonio Fernández Monterrubio y Paula de la Peña, en su último desayuno informativo. /A. AGUILAR
Antonio Fernández Monterrubio y Paula de la Peña, en su último desayuno informativo. / A. AGUILAR

El enquistamiento con Varas, la vuelta de Fran Rico y la falta de patrocinador han condicionado al Granada| La bajada presupuestaria se compensó con salidas forzosas y las ventas de Saunier, Krhin y Carcela, pero apenas quedó un margen tras salir Baena

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

Sólo una solución rápida en días anteriores y favorable en lo económico para el club en la enquistada negociación con Javi Varas para disolver su contrato habría colocado al Granada en posición de adquirir algún refuerzo antes del cierre de mercado, pero la dirección ya sabía que esto no sería así. Viejas tentaciones, como el extremo Nacho Gil –que al final sigue en el Valencia–, ya había sido descartado hacía tiempo, sobre todo al llegar Pozo. Lo mismo ocurrió con el central Rodrigo Tarín –sigue a su vez en el Leganés–. Nunca se llegó a considerar como opción real al mediapunta Borja Lasso, con una cotización inalcanzable. Llegaron ofrecimientos, algunos exóticos, pero no terminaron de llamar la atención. Hubo previsiones por si se producía una huida inesperada. Se percibió un amago con Adrián Ramos que no se culminó. El equipo queda con tres fichas libres (dorsales 2, 12 y 18 al cambiar San Emeterio al 8), pero el club no buscará entre jugadores que hayan quedado en paro como ocurrió con Chico Flores. El ahorro por Raúl Baena, una parte del salario, queda guardado, con posible uso en invierno.

La caída presupuestaria es un hecho. Aunque el Granada no suele difundir cifras, el director general Antonio Fernández Monterrubio calculó en su aterrizaje unos 26 millones para la pasada temporada, con la potente ayuda al descenso. Sí se difundió después el anterior tope salarial, que fue de 17,9 'kilos', el más alto si se sacaba al Barça B. Pero Monterrubio ya advirtió en un desayuno informativo en junio de que el club ya no ingresaría los 14 millones de ayuda esta campaña y que perdería 800.000 euros de la televisión al quedar décimo en la clasificación (quedarían 7,2 millones de ingresos por este concepto). Si el presupuesto se va a la mitad –por aproximación– el actual tope, que se conocerá durante este mes, podría rondar los 9 millones, quizás algo más, en función del resto de ingresos (y gastos) para el cálculo.

Se han recogido 2,5 millones por Carcela (el club tenía el 75% de los derechos), que amortizan su compra previa por lo mismo, al igual que los 400.000 de Krhin soportan el último plazo del pago de su llegada desde el Inter. Sí suponen ambos un ahorro en salarios, como ocurrió luego con Menosse y Pedro, que no contaban bajo criterios deportivos; y Joselu o Saunier, por lo económico. Este último, vendido por 200.000. El Granada sigue sin percibir lo acordado por Rochina –4 millones–, y mantiene bloqueado lo de 'Tin' Angulo –entre 3 y 4 por si pierden el pleito–, operaciones de la etapa de Sergi Vieta y Piru. Sí ha obtenido parte de lo del anterior patrocinador, Energy King, sin concretarse la cantidad. De un patrocinador principal ahora, nada aún.

Los avatares de la jornada

El Granada contaba con que Baena firmaría su cesión al Melbourne Victory al haber principio de acuerdo, aunque los rojiblancos sufragan una parte de lo del malagueño, con billete de vuelta. Varas, sin embargo, mantuvo una posición inflexible todo el verano y la conservó. Rechazó las ofertas que surgieron de otros equipos, algunas vagas y otras más sólidas, como la del Extremadura, a menos de dos horas de su casa.

El de Pino Montano quería seguir o cobrar el salario del año que le resta y ya buscarse la vida. Los dirigentes, al parecer, le habrían ofrecido tres cuartas partes de golpe y dejar el otro 25% como un variable en función de consecuciones del equipo. Según esta versión, tampoco le pareció suficiente, así que el Granada mantuvo su inscripción, lo que conlleva que no pueda firmar por ningún conjunto del fútbol profesional español hasta enero en caso de irse ahora. Su intención es que siga entrenándose –le mantienen el dorsal 13–, pero continuar hablando para pactar la salida. No ocurrirá como con Saunier, que fue 'indultado' cuando finalmente no se marchó y acabó de titular. Ni el agente de Varas, al que se ha llamado reiteradamente desde IDEAL, ni el propio jugador han contado su visión.

La de Varas ha sido una de las negociaciones más duras a la que se han enfrentado tanto Monterrubio como el gerente deportivo Fran Sánchez, la pareja que ha estado en el día a día con la coordinación de Antonio Cordón y el grupo Hope, que ha marcado algunas pautas y aportado informes acerca de los futbolistas captados. Su filosofía es «crear valor».

En propiedad, y a coste cero, llegaron Vadillo (23 años) y Aguirre (28, con ficha baja y compensación desde China). Con el pago de 70.000 euros aterrizó Rodri (28). Hay cedidos con opción de compra, como Fede Vico (24), por 250.000 euros en caso de ascenso, y Fede San Emeterio (21), por 2 millones si hay salto;y préstamos por sólo un año como Martínez (25) y Pozo (19). Rojiblancos plenos son los chicos llegados del filial: Aarón (22), Pablo (23), Adri Castellano (24) y José Antonio (22), a los que se añade Juancho (22) aunque siga con licencia del 'Recre'. También es nazarí Ramos, bajo una fórmula similar a la de Aguirre, aunque más bonificado.

Desde un principio se asumieron 'cargas'. La vuelta de Fran Rico, que ronda los 800.000 euros –un contrato de la época 'preJiang'–, suponía un problema respecto a salarios medios de Segunda, pero la entidad ha respetado al que fuera capitán y su ilusión de volver a jugar en menos de cinco meses, cuando venza el plazo de recuperación teórico de su rodilla. Le queda este y otro año, lo va a intentar y no ha habido alternativa para variar las formas en las que se le paga.

Los restos del fondo

Monterrubio y Sánchez taponaron la herida con Hongla, jugador del fondo de inversión que no contaba pero que pasó a considerarse cuando observaron que no traerían un central. Mantendrá, aunque no quería, la ficha del filial. Romper con el fondo está costando. Conflictiva fue la solución con Corozo, que acabó en despido y que se resolverá en los tribunales. El lateral cambió de criterio durante las conversaciones estivales, varió hasta dos veces de agente y en última instancia se le puso sobre la mesa la disolución de su vínculo pero que pudiera seguir recuperándose en la ciudad deportiva. Tampoco aceptó y llevó al escenario final.

Quedan pocos así. Hay dos juveniles. Juerguen se fue cedido al Marbella –el Granada le paga una parte aún– y a Franklin lo quieren colocar en un Tercera. Más 'fácil' para Pozzo fue la repesca de Machís rumbo al Udinese, operación de la que se desconoce si el Granada saca algo. Algo testimonial, como mucho, por el mejor futbolista de la pasada temporada. Una fórmula en extinción.

Espónsor y la ciudad deportiva, los visibles incumplimientos de Jiang

El discurso de John Jiang está hipotecado ante sus dos más visibles incumplimientos. Uno es no captar un patrocinador principal como había prometido, que habría reportado un porcentaje para salarios de futbolistas. El otro asunto pendiente es la ampliación de la ciudad deportiva. Tras cambiar el proyecto inicial, priorizando las necesidades básicas para la base, se espera que el presidente sea capaz de enviar el dinero que permita el arranque, que dijo que pagaría, convirtiendo lo que abone en acciones. El club por sí solo no podría acometer esta segunda fase.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos