Una defensa sin amarrar

A partir del 1 de enero tres futbolistas titulares en el Granada podrán negociar libremente su futuro salvo que reciban una oferta de renovación del club, que ya estudia cada caso. Son Germán Sánchez, Víctor Díaz y Álex Martínez, todos zagueros

Una defensa sin amarrar
PEPE MARÍN
Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

El Granada tiene a su defensa sin amarrar. Aunque todavía es pronto, ninguno de sus habituales titulares tiene el futuro asegurado como rojiblanco. El que menos es José Antonio Martínez, que está cedido por el Eibar sin opción de compra, pero tampoco los otros tres inquilinos, que ya llevan una temporada en la entidad, siendo capitanes dos de ellos.

Víctor Díaz y Germán Sánchez –que lucen cuando les toca el brazalete–, así como Álex Martínez, acaban contrato el 30 de junio de 2019, por lo que serán libres para negociar su futuro a partir del próximo 1 de enero. El club lógicamente es consciente de esta circunstancia, pero por ahora no ha establecido ningún tipo de contacto para extender el vínculo. En esta tesitura también se encuentran el primer capitán, Alberto Martín, y Quini, que empezó la campaña entre los elegidos habituales.

De ese 'once' tipo que ha montado Diego Martínez en las últimas tres jornadas, sólo Rui Silva, Ángel Montoro, Antonio Puertas, Álvaro Vadillo y Adrián Ramos tienen prolongada su estancia más allá del verano. El mencionado Martínez, Fede San Emeterio y Fede Vico se encuentran en préstamo, aunque con los dos últimos existe opción de compra en caso de ascenso, poderosa la del pivote (2 millones) y asequible la del mediapunta (250.000).

No hay temor a que alguno de estos valores abandone el equipo en invierno. Hoy por hoy, los futbolistas en propiedad más revalorizados son Rui Silva y Vadillo, y ambos están blindados. Cualquier conjunto que viniera a por ellos tendría que pasar por caja, porque en estos momentos el Granada no tiene problemas de tesorería. El portero luso tiene 15 millones de cláusula de rescisión. La de Vadillo no ha trascendido, aunque un dirigente, bromeando, disuade diciendo que «el Madrid y el Barcelona podrían pagarla».

El gaditano estuvo entre las pretensiones nazaríes hace dos veranos, con la llegada de Manolo Salvador. Venía de hacer siete goles. Los oscenses no le dejaron salir en aquel momento, pero tras ascender decidieron no renovarle, oportunidad que aprovechó el Granada. Rompiendo la tendencia de los últimos tiempos, de momento le están respetando las lesiones.

Los rojiblancos aguardan a la Navidad por si tienen que dar algún golpe en la mesa con los 400.000 euros de remanente que quedaron tras la salida de Varas y la cesión de Raúl Baena. El análisis cruzado entre los miembros del grupo Hope y los ejecutivos locales prosigue con independencia del buen rendimiento que están ofreciendo las diferentes apuestas de este año.

El presidente John Jiang ve este éxito desde la distancia. Al parecer, ha estado a punto de venir a Europa en un par de ocasiones desde que arrancó la Liga, aunque sin determinar si sería a España, Italia o ambas. Ni la afición del Granada ni la del Parma lo ven en su palco y se extrañan, pero él sigue todas las evoluciones. Enfrascado en varios proyectos profesionales de su empresa de márketing Desports, en lo deportivo está centrado en contribuir a la salvación del Chongqing Lifan, al que su actual entrenador, Jordi Cruyff, ha sacado del descenso a falta de seis jornadas. Hoy tiene un partido difícil en esta pugna. Del patrocinador principal para los nazaríes y de la ampliación de la ciudad deportiva no hay novedades. Difícil que vuelva sin atar esto, aunque aseguran que, tras tanto tumbo, por fin confía a tope en sus actuales asesores. Ellos tendrán que decidir si se renueva a la actual retaguardia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos