La crónica

Decepción en el último kilómetro antes de llegar a la meta

LALIGA

El Granada peca de excesivo conformismo en Tenerife y consigue un empate que le sabe a poco después de ir por delante en el marcador durante más de 80 minutos

ANTONIO NAVARRO GRANADA

El Tenerife confirmó su condición de bestia negra de Diego Martínez y empató ante el Granada un duelo que tuvo perdido hasta el minuto 92. El técnico rojiblanco nunca había podido ganar un partido de Liga al cuadro tinerfeño y aunque esta vez lo rozó con la punta de los dedos, un gol de Joao Rodríguez en el tiempo de prolongación convirtió un punto que en otras circunstancias sería positivo en un premio descafeinado. El Granada inicia unas merecidas vacaciones tras un primer tramo de Liga extraordinario, con indepencia de lo que suceda en las dos jornadas que quedan de la primera vuelta, pero lo hace con la desilusión de haber tenido los 40 puntos agarrados durante tantos minutos que ahora los 38 que refleja su casillero parecen poquita cosa.

El equipo de Oltra quiso mandar desde el inicio, pero el Granada creó y aprovechó la primera ocasión clara del partido. Nico Aguirre robó un balón mal sacado por parte del portero local, Dani Hernández, sirvió a Víctor Díaz y este abrió para Fede Vico, que vio a su socio Antonio Puertas bien desmarcado en el área, por lo que le puso el balón en los pies. El futbolista almeriense estaba en una excelente posición para controlar y cruzar el esférico al lado contrario del portero, y eso fue lo que hizo (0-1). El gol fue todo un mazazo para el Tenerife, que quiso seguir controlando el juego, pero con los nervios que suelen atemorizar a aquellos equipos que viven instalados en la zona baja de la tabla. Esto dio lugar a que los acercamientos al área de Rui Silva fueran tímidos y las oportunidades escasas, pues ambos equipos se marcharon al descanso con un tiro a puerta en su curriculum.

1 CD Tenerife

Dani Hernández, Raúl Cámara (Tyronne, m.64), Jorge Saénz, Alberto, Camille, Undabarraena 8Chilunda, m.80), Montañés, Suso Santana, Acosta, Naranjo y Nano Mesa (Joao Rodríguez, m.18).

1 Granada CF

Rui Silva, Víctor Díaz, Germán, Martínez, Quini, Fede San Emeterio, Nico Aguirre (Alberto Martín, m.77), Vadillo (Pozo, m.70), Vico, Puertas (Montoro, m.60) y Adrián Ramos.

GOLES
0-1, m.10: Puertas; 1-1, m.92: Joao Rodríguez.
ÁRBITRO
Pizarro Gómez (colegio madrileño). Amonestó a los locales Jorge Saénz y Joao Rodríguez así como a los visitantes Quini, Adrián Ramos y Antonio Puertas.
INCIDENCIAS
Partido de Liga disputado en el estadio Heliodoro Rodríguez López ante 8952 espectadores (cifra oficial).

En la segunda parte Joao Rodríguez saltó al terreno de juego con una marcha más que el resto y eso se notó. El colombiano, tan revoltoso como si supiera el número que va a salir del bombo en el sorteo de mañana, fue el primero en inquietar a Rui Silva a los dos minutos de la reanudación, cuando se plantó solo ante el portero luso pero no estuvo lo suficientemente acertado como para batirlo. Más tarde una internada suya no la aprovechó Suso Santana en una excelente posición, mandando el balón ligeramente desviado con todo a su favor para marcar el tanto del empate (m.67).

Los minutos fueron pasando y el encuentro se fue abriendo. La entrada de Montoro y Alberto Martín no anestesió el partido como habría deseado la expedición rojiblanca y aunque antes del noventa las contras del Granada generaron más peligro que los balones bombeados del Tenerife, quedó la duda de qué habría pasado si en algunas jugadas los futbolistas rojiblancos hubiesen centrado más sus esfuerzos en buscar la portería contraria que en intentar perder tiempo. Sucedió especialmente en una jugada con Adrián Ramos con protagonista, que acabó con el balón junto al córner y un posterior saque de puerta cuando el atacante rojiblanco podría haber decidido entrar al área y probar suerte. En el descuento llegó la desgracia. Joao Rodríguez también marcó con un disparo cruzado que Rui Silva no pudo interceptar, pese a que el balón tocó en él. Finalmente, unos y otros tuvieron que conformarse con un punto que tiene un sabor más rico para los tinerfeños que para los granadinos aunque no conviene olvidar que el Granada, en el peor de los escenarios, llegará al parón invernal con los mismos puntos que el líder y a 12 del objetivo marcado para esta temporada. Que no es poca cosa.