GRANADA CF

Casi una década superando los 10.000 espectadores en el estreno

Casi una década superando los 10.000 espectadores en el estreno
/ALFREDO AGUILAR

Si el Granada-Lugo tiene una cifra de asistencia inferior será el primero con este registro desde el año 2009

A. NAVARRO GRANADA

Cuando el Granada abandonó la Segunda B en mayo del 2010 y regresó al fútbol profesional la ilusión por el equipo rojiblanco se desbordó a los pies de La Alhambra y cada campeonato de Liga que comenzaba era un acontecimiento que se vivía con la máxima expectación. Desde que los rojiblancos iniciaran su andadura en la categoría de plata durante la temporada 2010/11 la asistencia al Nuevo Los Cármenes en el primer partido de Liga que el Granada ha disputado como local siempre ha sido superior a los 10.000 espectadores. Por el recorte de presupuesto del equipo y la cifra de abonados que acumula la entidad rojiblanca a día de hoy se corre el riesgo de que este domingo la afición no responda y se rompa esta tendencia.

La última vez que eso sucedió fue en el debut del equipo en el curso 2009/10. El Granada-Estepona disputado por aquel entonces (3-2) fue el primer encuentro oficial de la era Pina y se disputó en Los Cármenes ante unos nueve mil espectadores, una cifra espectacular si se tiene en cuenta que era un partido del Grupo IV de Segunda B. Con el ascenso a Segunda el crecimiento de la masa social se hizo notar y el Granada-Valladolid de la segunda jornada con el que los granadinos se presentaron ante su público la campaña siguiente (0-1) fue presenciado por 14.000 espectadores, casi lleno en un estadio cuyo aforo era de 16.500.

En el regreso a Primera tras 35 años de ausencia los altos precios impidieron que se llenara el estadio en el debut ante el Real Betis, pero también hubo un gran ambiente (15.000 espectadores) para presenciar un partido que se decidió con un solitario gol de Rubén Castro a dos minutos para el final (0-1).

El Granada de Anquela empezó el curso 2012/13 jugando bien en Vallecas y cuando le llegó la hora de presentarse ante su parroquia en partido oficial la respuesta no defraudó: 18.000 personas presenciaron en directo un Granada-Sevilla que concluyó con 1-1 gracias a los goles de Mikel Rico para los locales y de Álvaro Negredo para los visitantes.

Era una época ésta en la que el estadio contaba con gradas supletorias y el aforo máximo ya podía ser de 22.500 espectadores. Lo más cercano que estuvo el Nuevo Los Cármenes del lleno absoluto fue en el estreno de la campaña 2013/14. El equipo de Lucas Alcaraz venció a domicilio a Osasuna en la primera jornada (1-2) y en casa el primer rival al que se tuvo que enfrentar fue el Real Madrid de Carlo Ancelotti. Más de 20.000 espectadores vieron a un Granada voluntarioso perder por la mínima ante los blancos a causa de un tempranero tanto de Karim Benema (0-1).

Aquella temporada precedió a la llegada de Joaquín Caparrós al banquillo rojiblanco. El utrerano se estrenó en agosto de 2014 venciendo al Deportivo (2-1) ante 14.908 espectadores. Aquella victoria lograda gracias a los goles de Rochina y Babin fue la primera y la última que firmó como local en su etapa como técnico del equipo granadino. La campaña siguiente volvió a abrirse en casa de manera ilusionante, con Sandoval en el banquillo tras haber logrado una milagrosa salvación en el curso anterior. Teniendo en cuenta que el Granada-Eibar (1-3) se disputó un lunes por la noche, la cifra de 14.975 espectadores que se registró aquel 24 de agosto de 2015 no puede considerarse mala.

El estreno en el año 2016 fue también del John Jiang en la presidencia y el de Paco Jémez en el banquillo. Fueron 15.101 los espectadores que, oficialmente, acudieron a ver un Granada-Villarreal que acabó con el marcador igualado (1-1) gracias a que un tanto del rojiblanco Ponce compensó el que previamente había marcado Samu Castillejo.

Después de una temporada infame, el Granada fichó futbolistas ilusionantes de cara a su nueva aventura en Segunda y el estreno del equipo de Oltra ante el Albacete (0-0) fue presenciado por 10.911 espectadores. El Granada-Lugo de este domingo puede seguir surfeando sobre esa cifra de los diez mil espectadores o, en el peor de los casos para la entidad, marcar una nuevo comienzo. El aficionado de a pie tendrá la última palabra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos