Granada CF

Un cuerpo técnico en el que confiar el proyecto

Diego Martínez gesticula mirando a su banquillo, donde sus ayudantes atienden sus indicaciones/Fermín Rodríguez
Diego Martínez gesticula mirando a su banquillo, donde sus ayudantes atienden sus indicaciones / Fermín Rodríguez

La arenga de David Tenorio antes del derbi, una muestra más del peso de los ayudantes de Diego Martínez

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

Las palabras que David Tenorio antes del partido ante el Málaga, emitidas por Movistar Partidazo, circularon por las redes rápidamente. El mensaje del ayudante de Diego Martínez caló en los jugadores, que completaron un gran partido en el escenario más exigente, y en el aficionado, identificado por fin con su equipo y con lo que transmite. «De Granada a Málaga hay 120 kilómetros de distancia, pero hay muchas diferencias históricas. Nosotros venimos del fango, 30 años metidos en la miseria. Hemos luchado por salir de ese fango. Hoy estamos a su nivel gracias a vosotros. Podemos competir con ellos al mismo nivel. Vais a tener a 300 granadinos –en realidad fueron 1.500– contra 25.000. No van a parar de animar todo el partido y habrá momentos en los que los escucharéis porque son invencibles, y siguen y pelean. Cada vez que los escuchéis pelead un poquito más por ellos. Si ellos pueden nosotros también. El rebaño unido dejó al león sin cena».

En el círculo granadinista este discurso se ha hecho muy famoso en las últimas horas, pero el protagonista reconoce que «no fue el mejor» que ha realizado. Ni el primero, pues «llevo siete años haciendo este tipo de discursos o arengas motivacionales», explica David Tenorio. Igual que «vídeos de motivación, mensajes puntuales. Soy un enamorado de la psicología deportiva. Tengo formación en eso y es una parte del entrenador. Un técnico tiene que dominar muchas áreas y esta es una de ellas», explica el entrenador granadino.

Su mensaje ha trascendido, eso es evidente. «Me lo decía ayer Antonio Fernández Monterrubio (director general del club), que la arenga no era importante solo a nivel del primer equipo, va mucho más allá porque crea un vínculo con la afición. Llevaba mucho tiempo responsabilizado de ser el enlace entre el club y la ciudad». Su sentimiento se transmite porque «he mamado esto desde que tenía tres meses y me llevaban mis padres al antiguo Los Cármenes».

Parte del discurso estaba pensado, pero hubo detalles previos al partido que le hicieron incorporar elementos sentimentales para apelar al orgullo. «Lo que digo en la arenga final tiene que ver con el hilo argumental que he creado, pero por ejemplo a Málaga yo no viajé con el equipo, lo hice en la furgoneta con el utillero. Tuvimos que dar la vuelta para poder entrar porque estaba todo colapsado de aficionados del Granada animando a las 4.15 de la tarde. Eso me emocionó. Cuando salimos a calentar y los escuchamos ese fue un estímulo definitivo para citarlos en mi discurso», relata.

El ayudante de Diego Martínez desgrana que «lo que se ve en la charla viene de una previa. Normalmente suelo preparar un vídeo previo de no más de 30 o 40 segundos que se le manda de manera individual a los jugadores, con el consentimiento de Diego (Martínez), muy partidario de este tipo de iniciativas. La idea es que cuando salen del hotel de concentración y van en el autobús a cada uno le llega un vídeo al móvil. Lo de La Rosaleda era una especie de cuento, de ahí la frase final de 'el rebaño unido dejó al león sin cena'. Mezclo imágenes nuestras con dibujos animados. Si obtenemos el éxito se le manda una imagen final donde aludo al agradecimiento, en este caso un león llorando», amplía.

El día del partido se ve el resultado de un trabajo previo elaborado durante la semana, «algo que hago desde hace siete años, cuando empecé en el filial». No siempre sigue el mismo guion «para no hacerlo monótono. Les pregunto a los jugadores para hacerlos partícipes.

Un trabajo en equipo

Tenorio es ahora la voz del vestuario, la cara más visible al lado de Diego Martínez. Pero el equipo de trabajo del gallego es mucho más amplio y todos, por el momento, están cumpliendo una labor sobresaliente. «Durante la semana vamos hablando con los jugadores de manera individual. Lo hace el preparador físico, Víctor Lafuente, Raúl Espínola como segundo entrenador, Álvaro García como analista, Juan Carlos, el entrenador del porteros, y el que lo encabeza todo es Diego».

La labor de cada uno está dando sus frutos, es evidente viendo los resultados. Las lesiones musculares están siendo mínimas, un punto a favor del servicio médico y un ejemplo más de que la motivación está ayudando a superar las molestias. Es el trabajo del día a día, «son mensajes en el vestuario, son las charlas, preocuparse por cómo están los jugadores, que son los protagonistas de todo. Tratamos de ofrecerle el contexto necesario para que ellos exploten su talento al servicio del colectivo», señala Tenorio. Las dinámicas de las que siempre se hablan, el aprovechar la ola positiva. «No hago más cosas ni trabajo más que el año pasado, pero hay una delgadísima línea entre el éxito y el fracaso», asegura el técnico.

David Tenorio ha encajado en el organigrama de Diego Martínez como si llevaran años trabajando juntos, pero solo colaboran desde hace unos meses. El club, viendo la progresión del granadino, puso como condición al entrenador que se hiciera cargo del primer equipo que lo admitiera como parte de su cuerpo técnico. «Es una satisfacción porque me hace sentirme persona de club y agradecimiento a las personas que lo dirigen y a todos mis compañeros. Es un reconocimiento al trabajo». Admite que «hemos empatizado muy bien. Vamos en una línea futbolística y metodológica muy parecida. También dependes de que te den margen y espacio en el que puedas desarrollar tu labor. Todos los integrantes del cuerpo técnico participamos en esa mesa redonda, aunque luego es él (Diego) el que toma las decisiones». Desde hace años trabaja en la sombra pero siempre se hace notar. Y es granadino, por fin.

El Granada recorta al líder y concluye la jornada tercero

El Deportivo regresó al segundo puesto tras empatar en Majadahonda. Ese resultado le hace empatar con el Granada a puntos (31), pero le supera por el mejor diferencial de goles a favor y en contra (+16 frente a +12). El Granada se queda tercero pero recorta puntos al líder, el Alcorcón, que perdió en Albacete y se queda a dos. Precisamente el conjunto manchego le sigue en la tabla.

 

Fotos

Vídeos