Granada CF

Cuatro goles encajados entre los dos últimos partidos y una doble punta que no solucionó

Cuatro goles encajados entre los dos últimos partidos y una doble punta que no solucionó
P. MARÍN

Diego juntó a Rodri y Ramos como hizo en la segunda mitad en Las Palmas pero el equipo acabó deslavazado, permitiendo muchas llegadas del Sporting

RAFAEL LAMELASGRANADA

El Granada pasa por su peor momento de la temporada en cuanto a resultados. Encadena tres jornadas sin ganar y el viernes perdió la imbatibilidad en Los Cármenes, estadio en el que sólo había cedido un par de empates. A seis partidos para el final de la primera vuelta, los rojiblancos se han topado con problemas que les han hecho perder fuelle en la clasificación. La lidera el Dépor con 30 puntos tras su victoria ante Osasuna, con los mismos datos que el Alcorcón, segundo, y uno más que el Málaga, tercero. Juegan hoy ante el Zaragoza en casa y ante el Extremadura fuera, respectivamente. El Granada tendrá que tener un ojo puesto también en los partidos del Albacete y Las Palmas para ver si también se ciernen sobre su cuarta plaza.

Por encima del puesto, lo que conviene evaluar al cuerpo técnico es el porqué de estas fechas sin victorias. Cada cual tiene su análisis. Ante el Numancia (0-0) hubo una tendencia a la precipitación en el área contraria y falta de puntería, aunque las sensaciones no fueron del todo malas. En Las Palmas (2-2) hubo varias fases. Una inicial de dominio, chafada con el gol en fuera de juego de Rubén Castro que sí subió al marcador. Una segunda mitad de insistencia, en la que el Granada igualó pronto. Un lapso de cierta contención, que permitió que los locales se volvieran a adelantar. Un final en el que los rojiblancos se volcaron, fallaron un penalti y empataron.

Esa recta frenética llegó con una situación táctica de riesgo. Diego empleó a dos delanteros, cuando incorporó a Rodri junto a Adrián Ramos, bajo un sistema 3-5-2 con carrileros. El preparador gallego se felicitó de que sus dos puntas marcaran, si bien el colombiano lo hizo cuando aún estaba solo, tras un córner de Vadillo, y Rodri lo hizo gracias a una conexión con el cafetero.

Empleo del 4-4-2

Con este recuerdo en mente, el técnico quiso dar recorrido a este planteamiento frente al Sporting, que se adelantó pronto en el luminoso. Escoró a Fede Vico para que oficiara de extremo por Puertas, el sustituido, dejando por primera vez un 4-4-2 bastante definido. El equipo compitió como suele, intentó construir, pero los intercambios no fluyeron como en otras ocasiones. Mérito del sistema defensivo de los gijoneses, pero también a causa de cierto desorden en la circulación. Costó que aparecieran futbolistas entre líneas y las pérdidas individuales en algunos malos pases permitieron contragolpes que no les penalizaron por la pericia de Rui.

La doble punta no fue productiva esta vez y la defensa sufrió más embates que de costumbre. La escuadra ha encajado cuatro goles en las dos últimas jornadas, cuando venía de una racha de cuatro partidos sin encajar y otro en medio, en Alcorcón, en el que recibió de penalti. En Las Palmas el blindaje se resintió, sobre todo en el provisional 2-1, en el que Víctor Díaz pudo despejar mejor. Al sevillano se le vio algo tibio en el 0-1 del Sporting también, aunque en general está jugando bien. El 1-2 de Traver llegó de falta, que Rui no atacó bien.

La coraza tendrá una dura prueba el sábado. Y lo de los dos puntas es probable que siga siendo un recurso más que una solución de origen. Debilitar la medular tiene consecuencias arriba y abajo.

 

Fotos

Vídeos