Granada CF

Las convocatorias y descartes reflejan la importancia de la experiencia en Segunda

Once inicial del amistoso ante Marruecos, con los menos habituales en liga. /GCF | P.Villoslada
Once inicial del amistoso ante Marruecos, con los menos habituales en liga. / GCF | P.Villoslada

En la grada suelen quedarse aquellos jugadores que promocionaron del filial este verano

FRAN RODRÍGUEZGRANADA

El salto entre la categoría de bronce y la de plata es significativo. Un cambio competitivo que está pesando en los jugadores más jóvenes del plantel rojiblancos y que están siendo los habituales descartados en las convocatorias del gallego Diego Martínez. Los dos jugadores que más están pasando por el amargo trago de quedarse en la grada son el central Pablo Vázquez y José Antonio González.

El caso del defensor es uno de los más evidentes, no entrando el que fuera jugador del Alcorcón en la segunda vuelta del pasado curso, a pesar del déficit numérico con el que parte el Granada en esa posición. El central ha llegado a viajar fuera con la expedición rojiblanca en la lista de 19, como ocurrió en Alcorcón. Pero Vázquez ha sido, a la hora definitiva, el descartado.

Más complicado parecía tenerlo José Antonio González, otro de los habituales descartes por su juventud y, sobre todo, la presencia de Alberto Martín y Nico Aguirre en el banquillo nazarí cuando el doble pivote titular parece asentado con los apellidos San Emeterio y Montoro. Aún así, el cordobés ha contado con más minutos en Segunda que su compañero zaguero. De hecho, apenas hace unas semanas de sus minutos ante el Numancia, en un partido donde no estuvo resolutivo pero contó con la confianza de Diego Martínez.

Otro de los promocionados del filial que ha sido un habitual en la lista de descartes por decisión técnica ha sido el lateral Adri Castellano, ahora lesionado. Mientras que Aarón o Juancho sí son habituales en el banquillo rojiblanco.

Las ausencias de los más jóvenes en las convocatorias ejemplifican la dureza de una categoría que exige experiencia además de calidad. Por ello, los pesos pesados del vestuario, jugadores contrastados en la categoría, suelen ser fijos en las listas de 18 ó 19 en las que por lo general se presentan pocas novedades.

Diego Martínez no habitúa a dejar en la grada a Víctor Díaz, Alberto Martín, Nico Aguirre, Adrian Ramos o Álex Martínez si no es por motivo obligado, de lesión o sanción. Alberto Martín, capitán del equipo, es uno de los más asiduos aunque no esté sumando muchos minutos este curso, por su jerarquía en el vestuario. Por su parte, los más jóvenes siguen adquieriendo experiencias competitivas en entrenamientos y partidos como el de Copa, esperando oportunidades mientras el fin de semana quedan relegados a la grada.

 

Fotos

Vídeos