La Resaca

'Conspiraciones' arbitrales

'Conspiraciones' arbitrales
P. MARÍN

Pensar en tramas oscuras detrás de los colegiados parece absurdo pero la cadena de errores que afectan al Granada es extensa | A Álex Martínez le pueden caer dos partidos de sanción por decir «sois malísimos» a uno de los asistentes

RAFAEL LAMELASGRANADA

1. Parece absurdo creer en conspiraciones arbitrales o que un colegiado actúe con premeditación. Los del silbato y sus ayudantes son humanos y, como tales, se equivocan. Y a veces, mucho. Pero resulta llamativo la cantidad de errores de apreciación que está sufriendo el Granada en las últimas jornadas y que le ha penalizado, aunque no siempre le llevara a la derrota.

2. Otras han sido acciones al límite que se han dictaminado en su contra. Penaltis no cobrados o fueras de juego dudosos, acabando muchos de ellos en gol. La aplicación del VAR, inexistente en Segunda, habría solventado algunos dictámenes. Otros, no, porque entran en la subjetividad del que evalúa.

3. Por ejemplo, esas faltas a favor en las inmediaciones del área del contrario que no se pitan y esas supuestas infracciones que se suceden en torno a la portería propia y que sí se indican. Todas estas cosas que formaron parte de la actuación del árbitro Ocón Arráiz y que sacaron de quicio a los futbolistas del Granada. A uno de ellos, Álex Martínez, se le fue la lengua gritando a uno de sus asistentes: «¡Sois malísimos!». Sus palabras se reflejaron en el acta, por lo que es probable que le sancionen por desconsideración arbitral, que va de dos a cuatro partidos. Lo normal sería la más leve. Competición lo establecerá a mitad de la semana.

4. Si se confirma la sanción a Álex Martínez, el Granada tiene un problema en el lateral izquierdo porque su sustituto natural, Adri Castellano, está lesionado de la rodilla y le queda algo menos de un mes para estar a punto. La solución para Diego sería desplazar allí a Víctor Díaz, aprovechando su polivalencia, y colocar a Quini como lateral derecho. La otra posibilidad, más remota, es que el equipo actúe con tres centrales y carrileros. Pozo o Puertas han hecho esta función en algunas citas en las que les tocó arriesgar.

5. El acta reflejó otras polémicas. Repartió amarillas a Ramos y Peybernes tras un rifirrafe en el que el francés acabó dándole un manotazo en la cara y derribando al colombiano. Una secuencia que Ocón contempló a pocos metros, mientras se dirigía a resolver el enfrentamiento. Su criterio, sin embargo, se aplicó por «discutir con un adversario sin llegar a insultos y amenazas». Nada de la agresión.

6. Durante la segunda parte el riojano también enseñó tarjeta a Germán y Pozo por protestar algunas de sus decisiones. En el caso del joven sevillano, tras la dudosa falta que permitió el segundo tanto gijonés. Nico Aguirre, en el banquillo, también recibió castigo por airear sus discrepancias y por echar «un balón al terreno de juego».

7. Vadillo, en declaraciones en zona mixta, hizo autocrítica general por la derrota pero puso en la picota al colegiado. «Después del partido casi se mete en nuestro vestuario a pedir explicaciones, a decir que quién estaba chillando, que él mandaba aquí... Y todo eso sobra. Si fuera al revés, que los jugadores casi nos fuéramos a su vestuario a pedirle explicaciones, imagínense... Creo que eso no está bien con independencia del arbitraje, porque él se puede equivocar igual que nosotros», añadió.

8. Los lamentos rojiblancos retroceden a hace varias jornadas. En la diez, 1-0 en Alcorcón, más allá de si la entrada de Víctor Díaz tras un resbalón mereció o no la roja –lo pareció–, está el penalti de Álex Martínez por mano, cuando justo antes había sido objeto de falta, empujado por Víctor Casadesús. En la once, ante el Almería, Puertas sufrió un penalti de Owona en la primera parte. Los nazaríes salvaron aquel partido con un tanto de Pozo en el minuto 89.

9. En la doce, en la que ganaron en Zaragoza (0-2), pudieron beneficiarse de un penalti por mano de Verdasca. Vicandi Garrido no apreció voluntariedad. En la trece, 0-0 ante el Numancia, los asistentes de Javier Iglesias Villanueva anularon tres tantos por fuera de juego, aunque en este caso sí acertaron, por pocos centímetros en algunos casos. En la 14, 2-2 en Las Palmas, Ares Franco dio validez a un tanto en fuera de juego de Rubén Castro y anuló un acercamiento de Ramos por supuesta posición ilegal que acabó en la red. En la quince, llegó el controvertido Ocón.

10. Dicen que al final todo se equilibra, hasta el balance de 'ayudas' y castigos arbitrales. En lo que se lleva, no se recuerda otro 'regalo' que aquel penalti escamoteado a Enric Gallego en Extremadura cuando todavía imperaba el 1-1 en el marcador. Desde entonces, ninguna 'facilidad' y sí muchas sentencias severas.

 

Fotos

Vídeos