Granada CF

El césped de Reus, otro problema añadido

La hierba ya se levantó en el último partido que el Reus disputó en casa ante el Nástic. //LAIA SONALELLAS
La hierba ya se levantó en el último partido que el Reus disputó en casa ante el Nástic. / /LAIA SONALELLAS

El Reus-Granada se jugará en un verde que no está permitiendo ver buen fútbol en el Municipal pese a haber sido resembrado hace poco más de diez meses

ANTONIO NAVARRO GRANADA

El Reus recibirá al Granada en la mañana del domingo con el deber pendiente de estrenar su casillero de victorias en casa –los catalanes acumulan dos empates y una derrota en los tres encuentros que han jugado en su feudo– y se espera que con un césped en malas condiciones, como también lo estaba a comienzos del pasado campeonato liguero. Desde la localidad catalana se certifica que el terreno de juego está en mal estado, en una situación irregular y que presenta 'calvas'. A la hora de disputar un partido de fútbol, el inconveniente de jugar sobre una mala superficie es para ambos conjuntos, aunque si durante la disputa del mismo un jugador se lesiona por este motivo, está claro que este equipo habrá sido más perjudicado que su adversario. La situación supone un problema añadido para ambos equipos.

En relación a las características que presenta el Municipal de Reus, se corre el riesgo de pensar que es un estadio muy pequeño. Ciertamente el graderío es el que menos aforo tiene de la categoría (hay asientos para 4.300 espectadores), pero las dimensiones del terreno de juego (105x65 metros) son, por ejemplo, mayores que las del Ramón de Carranza (105x64) y ligeramente inferiores a las de otros campos con muchos años de experiencia en Primera como El Sadar (104x67) o El Molinón (105x68).

Cambio tras el Granada

La temporada pasada el Reus-Granada se jugó el 16 de diciembre de 2017 y tan solo dos días más tarde se iniciaron los trabajos de sustitución del césped. De este modo, el Reus pudo beneficiarse de las tres semanas que el calendario le otorgaba sin partidos en casa para hacer este cambio.

Durante el transcurso de ese encuentro se evidenció que el césped estaba en malas condiciones, lo que sin duda influyó en que ambas escuadras estuvieran lejos de disputar su mejor fútbol en un encuentro nada vistoso, que acabó 0-0. A la finalización del mismo el técnico local entonces, López Garai, expuso que «el mal estado del césped no nos ayuda porque siempre intentamos subir la pelota y hacer un juego combinativo». Al equipo que por entonces dirigía José Luis Oltra también le afectó. Así pues, está por ver si este fin de semana el estado del verde vuelve a ser protagonista de lo que suceda en el estadio reusense o si, por fortuna, lo acaban siendo los jugadores entrenados por Xavi Bartolo y Diego Martínez.

 

Fotos

Vídeos