Granada CF

«Borja Lasso siempre ha jugado con Diego Martínez y con él le ha ido muy bien»

«Borja Lasso siempre ha jugado con Diego Martínez y con él le ha ido muy bien»

El joven mediapunta tiene previsto salir del Sevilla en el mercado de invierno y su entorno vería con buenos ojos que volviera a coincidir con el entrenador gallego

RAFAEL LAMELAS

Borja Lasso está en un momento crucial de su carrera. El talentoso centrocampista formado en la cantera del Sevilla cuenta con ficha del primer equipo hispalense, pero está participando muy poco. Tuvo minutos en verano, durante la fase previa de la Europa League, y fue titular en Copa del Rey ante el Villanovense a comienzos de este mes, en un partido resuelto con un insulso 0-0 en Extremadura. Lasso cumplirá 25 en enero y su próximo cumpleaños podría celebrarlo lejos de casa. Se quedó en el club de su vida con afán de protagonismo, avalado por la apuesta por la base que quiere aplicar su director de fútbol, Joaquín Caparrós. Pero Pablo Machín, el entrenador, es el que luego dispone y a Lasso no le está dando muchas oportunidades. Su idea es salir y el Granada está al acecho.

«El jugador no quiere ir a cualquier sitio. De hecho, tuvo en agosto y todavía mantiene una posibilidad de Primera división que está valorando», alega una fuente de su entorno que prefiere ocultar su identidad. Esa tentativa podría ser la del Valladolid, con el que ya se le relacionó en el periodo estival y cuyo director deportivo, Miguel Ángel Gómez, pasó por las oficinas del conjunto del Pizjuán, aunque no hay nada confirmado. Sin embargo, los rojiblancos pesan también por su entrenador. «Mejor que Diego Martínez, pocos le conocen», aporta esta persona relacionada con Lasso.

La sentencia es irrefutable debido a que el técnico vigués y el mediapunta han compartido vestuario desde 2014, cuando Martínez agarró la dirección del Sevilla Atlético. Lasso, que tenía 20 años, se convirtió en uno de sus futbolistas predilectos. Disputó 35 partidos en aquella primera temporada y 34 la siguiente, la 2015-16, que acabó con el ascenso del filial a Segunda división, sumando cinco goles. La campaña siguiente lograron la permanencia en la categoría. En 35 citas hizo tres dianas. «Una realidad es que con él siempre ha jugado y le ha ido bien», recalca la misma fuente.

A partir de ese momento, las puertas del primer equipo parecían abrirse para Lasso. Desoyó posibilidades de irse cedido por triunfar con los 'mayores', pero los minutos no llegaron como esperaba y, durante el pasado enero, Diego le llamó para llevárselo a Osasuna, la escuadra que comandaba entonces. A pesar de llegar sin ritmo, enseguida le fue dando entrada desde el banquillo, debutando el 18 de enero ante el Nástic. Unos problemas físicos retrasaron su reaparición hasta la jornada 23, ante la Cultural, ya como titular y marcando un tanto. Se convirtió en un indiscutible con los rojillos hasta final de curso, apuntando otro gol más aunque sin conseguir el objetivo colectivo de llevar a los navarros a la fase de ascenso a Primera división.

El hecho de que Diego participara en la apuesta del Granada por varios 'cachorros' sevillistas como Martínez, San Emeterio o Pozo (este último, aún propiedad del cuadro de Nervión) elevaron la especulación sobre si Lasso también acabaría en suelo nazarí. Pero este fue terco y quiso intentar convencer a Machín. No le ha salido bien y ahora observa su futuro de otra manera, tal vez junto a su gran mentor. «Veremos qué pasa. Este mes y medio es largo», vaticina este miembro de su círculo.

 

Fotos

Vídeos