Entrevista a Diego Martínez (segunda parte)

«El barco ya ha zarpado y el que se quiera subir ya sabe lo que somos»

Diego y su cuerpo técnico brindan por la Navidad con la prensa. /P. M.
Diego y su cuerpo técnico brindan por la Navidad con la prensa. / P. M.

«Todo lo que sea incorporar jugadores que nos ayuden a crecer, bienvenido sea. Yo me centro en lo que tengo», fundamenta el preparador gallego

RAFAEL LAMELAS

Segunda parte de la entrevista a Diego Martínez, entrenador del Granada CF tras una primera en la que asegura que el equipo «puede ganar a cualquiera».

–¿Cómo se mejora este equipo?

Primero debemos conseguirlo nosotros, dando pasos adelante, con ese puzle semanal que es la alineación, desarrollando a los jugadores que tenemos. Unos en una vertiente, como es recuperar su confianza. Así nos pasó a principios de temporada con Germán, Puertas o Rui. Otros, por su condición de jóvenes. Y no digo sólo los que subieron del filial, sino por Pozo, Martínez, Fede Vico, San Emeterio o incluso Vadillo, que aunque lleve mucho tiempo en el fútbol es aún un chaval. Cada uno tiene su proceso. Por último, todo lo que sea incorporar futbolistas que nos puedan ayudar a mejorar y crecer, bienvenido sea. Yo me centro, como entrenador, en implementar las primeras. El club tiene gente que se dedica a la captación y ojalá que podamos acertar en el mercado de invierno. Lo que está claro es que vamos a necesitar las tres facetas.

Primera parte

–¿Plantilla corta o larga?

–A los jugadores que tenga les intento sacar rendimiento. Ayer leí una frase que decía, 'las circunstancias no siempre son las ideales; la actitud, sí'. Me centro en esto. Lo que sí está claro es que en una temporada tan larga, cuantos más recursos puedas tener mejor para el equipo.

–¿En qué puestos cree que hacen falta refuerzos?

–El mejor fichaje es que no se vaya nadie, que estén todos disponibles. Seguro que hasta podríamos encontrar coincidencias si opinamos, pero vayamos poco a poco. Económicamente tenemos que hacer encaje de bolillos. Encontrar gente en el mercado de invierno no es fácil. Luego, que quieran venir y que armonicen con los roles de la plantilla y la idea de juego. Son tantas cosas...

–¿Ha charlado con Borja Lasso o Ivi?

–Me parece una barbaridad hablar de otros jugadores a esta altura que no son nuestros. Además, hasta los que han jugado menos se merecen tanta consideración como los demás, pues han elevado el nivel del resto. Es injusto hablar de otros. La ventaja que tenemos con respecto al verano es que el barco ya ha zarpado y el que se quiera subir sabe lo que somos y lo que queremos ser.

–Le quiero pedir opinión sobre ciertos jugadores. Rui Silva.

–Ha sabido esperar su momento, y ahí no estaba yo. Su oportunidad la está aprovechando con trabajo, y ahí tengo que alabar a Juan Carlos Fernández (el entrenador de porteros). Además tenemos otro jugador de futuro como es Aarón, que le pone las cosas difíciles. Tienen mucho potencial y cada uno está en un proceso distinto de su evolución. Las buenas actuaciones de Rui ayudan al equipo y viceversa. También superó un momento que pudo generar desconfianza tras aquel gol en Reus. Es un portero que puede estar en un nivel más alto.

–En la defensa ha fijado como líder a Germán Sánchez.

–No podemos comparar esto con lo del año pasado. El fútbol es un deporte de confianza, pero esta no sólo la da el entrenador, sino que se la trabaja el jugador. En ese sentido, Germán ha hecho las cosas bien. Intentamos generar unos funcionamientos con los que sacar lo mejor de él, con gente que le ayude. Al final es todo el concepto de equipo, va de la mano. Tiene que haber un procedimiento que le haga sentir cómodo. Él trabaja duro. Le transmitimos que creíamos en que dominaría su posición y que nos aportaría muchísimo. El contexto y las sinergias con sus compañeros de línea nos han llevado a ello.

–Ahora es fácil sumarse a los elogios, visto su rendimiento, de Martínez o San Emeterio, pero ambos llegaron bajo el estigma de haber descendido con sus equipos.

–¿Y cómo venían ellos de confianza?, que sería la otra pregunta. Venían de un palo. Como entrenador trato de sacar el máximo jugo de lo que tengo. Lo puedes hacer si el jugador tiene talento, materia prima. A ambos los conocía bien y sabía que podían progresar. Se trataba de darles ánimo y ajustar algunas cosas, aunque esto no quita que puedan tener fases malas. A mí no me ha sorprendido ninguno, tampoco lo de Pozo; estaba seguro. A lo mejor han tenido picos muy altos que no esperaba, pero que iban a ayudarnos, estaba convencido.

–En la mediapunta, cuatro futbolistas para tres puestos.

–Y hay que añadir a Ramos, Rodri y Juancho, en las veces que hemos jugado con uno de ellos más atrás o con dos puntas. Incluso con un 4-3-3, que no habría venido mal con el Oviedo, aunque aposté por un segundo delantero. El fútbol es muy abierto. Si ganas, parece que el resultado te da la razón. Pero la competencia interna es amplia. Sé que de las botas de esos futbolistas pueden aparecer cosas buenas, pero tenemos que intentar que surjan cuando deben, que tomen buenas decisiones y ayuden a la organización. Han dado un paso adelante en ello.

–Ramos dijo que usted les había hecho creer, que ha convencido al grupo. ¿El mejor halago posible?

–Pues sí, sobre todo de alguien con un currículum como el suyo. Es algo que se hace extensivo al cuerpo técnico. Se me ha preguntado mucho por Adrián y sólo puedo decir que ha tenido una predisposición enorme, ganas de mejorar y que es un futbolista que nos ha dado mucho y nos dará, más allá del juego. Ese es el Ramos que he conocido. Me alegro si le hemos ayudado a sacar lo mejor de sí mismo. Él se lo ha currado. Nosotros somos facilitadores.