Granada CF

Álex Martínez, un 'ironman' en la escena del 'crimen'

Álex Martínez, un 'ironman' en la escena del 'crimen'
J. M. B.

El lateral sevillano ha cometido dos penaltis desde que empezó la Liga; lleva 52 partidos seguidos como titular

RAFAEL LAMELAS

No cabe duda de que la capacidad de resistencia de Álex Martínez es prodigiosa. Lleva 52 partidos seguidos en Liga como titular, un registro usual en su carrera pues se lesiona muy poco. Tampoco es especialmente agresivo. Desde que está en el fútbol profesional apenas ha visto dos expulsiones, ambas en la temporada 13-14, con el Real Murcia. Ni siquiera es habitual que acumule amarillas. Aquella campaña vio seis. En el resto ni siquiera ha llegado a cumplir el primer ciclo de sanciones.

Este dato tiene doble lectura. Indica que sabe defender con eficacia, pero que puede que le falte contundencia. Suele proyectarse mucho en ataque, tiene un buen lanzamiento de falta, pero no siempre es un candado. En estos diez partidos ha tenido la mala fortuna de salir en las fotos de la escena del 'crimen': situaciones que han acabado en gol ajeno.

El primer despiste suyo llegó en la jornada dos, ante el Lugo. El Granada mandaba en su estreno como local, pero en un rápido contragolpe los gallegos se plantaron en el sector contrario, percutiendo por el lado diestro, el que protegía Quini. Un centro al segundo palo pilló despistados a los defensas. Germán no pudo abortar el envío y Álex Martínez perdió la marca de Lazo, que colocó el balón en la red. Los nazaríes no pasaron del 1-1 aquella tarde.

Tras ganar aOsasuna por 2-0, llegó la salida a Almendralejo. Los extremeños consiguieron igualar durante el encuentro el tanto inicial de Puertas. Lo hicieron gracias a una llegada por banda. El lateral Álex Díez centró con mucha comodidad, sin que Álex Martínez le acotara el espacio, y esto supuso que la acción acabara en una peinada en el área que terminó de introducir Enric Gallego.

El sevillano tuvo faena aquel día, pero al final el duelo salió adelante, al igual que el de la jornada siguiente. La primera derrota llegó en Riazor, en la que Álex tuvo un error garrafal. Vadillo le dejó el balón atrás para que despejara, pero controló mal la pelota y se le fue lo justo. Quique le presionó y Álex le zancadilleó sin querer. Pocos minutos después tampoco ayudó a interceptar un centro de Edu Expósito, al que siguió San Emeterio, con posterior giro y disparo de Quique en el área pequeña.

Fue testigo del trallazo de Bambock para el Córdoba, como el resto. Ninguno le achicó el espacio para evitar el lanzamiento, anecdótico en el 4-2 final. Sólido en Reus, pasó algún apuro para frenar a Lago Júnior ante el Mallorca. En un despeje errado suyo estuvo a punto de nacer el empate bermellón. En Alcorcón cometió el penalti por mano, alzada tras un empujón previo que no vio el árbitro o que le pareció poca cosa. Era la segunda pena máxima de Álex en el curso.

Ahora tendrá que recuperar su mejor versión. A diferencia de Víctor Díaz, que tiene a Quini como alternativa experimentada, a Álex le pelea el puesto el canterano Adri Castellano, más bisoño y ahora lesionado las próximas siete semanas. El sevillano ha de seguir en su sitio, pero seguro que puede dar más de sí.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos