Granada CF

Pozo, San Emeterio y José Antonio amplían el abanico de Diego Martínez

Vadillo se retiró antes de tiempo. /R.L.
Vadillo se retiró antes de tiempo. / R.L.

Diego Martínez volvió a incidir en el repliegue defensivo y la finalización

FRAN RODRÍGUEZGRANADA

El Granada volvió ayer al trabajo tras disfrutar el pasado miércoles de su día de asueto. En la mañana de ayer, y ya con el encuentro del domingo ante el Lugo entre ceja y ceja, Diego Martínez y sus pupilos saltaron al césped de la ciudad deportiva para completar una sesión intensa y algo accidentada en la que participaron todos los efectivos salvo Aarón y Fran Rico.

El cuerpo técnico tocó todos los palos, poniendo a tono el ataque con ejercicios de creación y finalización. También se incidió en el trabajo defensivo y el repliegue una vez perdido el balón. El entrenador rojiblanco no tendrá ya sólo que preocuparse por los conceptos a desarrollar en el terreno de juego, sino también por los once jugadores con los que llevarlos a término. Diego Martínez ha sumado dos piezas importantes que amplían su abanico por su polivalencia y su rápida adaptación. Hablamos de los dos últimos en llegar, un Alejandro Pozo que se destapa con celeridad como el talento diferencial de este Granada, y San Emeterio, un jugador capaz de multiplicarse en la medular y ofrecer orden en defensa y acierto en ofensiva. A ellos hay que sumar a José Antonio Martínez, a quién ya se le ha dado el alta. Con el central, el técnico recupera efectivos en la zona más endeble del plantel.

Fue una sesión accidentada, ya que Álvaro Vadillo y Alberto Martín dieron el susto en el transcurso del partidillo con el que se culminó el entrenamiento. El jugador gaditano notó un tirón y se retiró antes de tiempo por simple precaución, mientras que el capitán extremeño se llevó un golpe en el último lance de la mañana y se retiró cojeando ostensiblemente, aunque ninguno de los dos presenta una lesión relevante y no serían baja para el domingo.

Con la llegada de los dos exsevillistas, el técnico cuenta ahora con una variedad táctica en la medular que no tuvo en Elche. También el regreso de Martínez da varias posibilidades al entrenador para formar la zaga y el once, un 'problema' que se antoja por fin una bendición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos