El Zaragoza despide de la Copa a un Granada depresivo

El Zaragoza despide de la Copa a un Granada depresivo
AGENCIA LOF

El conjunto maño vuelve a mostrarse superior a un equipo andaluz que no disparó a puerta en todo el partido y que tampoco acabó nada contento con la actuación arbitral

ANTONIO NAVARRO

Lo del Granada en la Copa del Rey empieza a ser un caso digno de estudio. Si la pasada campaña los rojiblancos fueron apeados del torneo del KO por un débil Osasuna, en esta ocasión la segunda unidad puesta sobre el tapete por José Luis Oltra demostró no estar a la altura de un Zaragoza muy superior, que le pasó por encima por segunda vez en apenas dos semanas.

Comparar el estado de Febas, Toquero y -sobre todo- Borja Iglesias con el de Licá, Rey Manaj y compañía se antoja bastante osado a día de hoy. Desde los primeros minutos el conjunto de Natxo González fue muy superior a un Granada en el que tres jugadores de once rindieron a buen nivel: Hongla tuvo una actuación bastante aseada, frenando con éxito varias llegadas rivales y sacando el balón con criterio; Pierre Kunde fue el único jugador del conjunto andaluz que dio sensación de verdadero peligro ante la meta de Cristian Álvarez y Rui Silva demostró buenos reflejos al evitar dos tantos de Febas y Borja Iglesias, que probaron suerte desde una posición similar en la frontal del área y encontraron buenas respuestas en las manos del guardameta luso.

Anteriormente había avisado Buff con un disparo cruzado, pero lo cierto es que el Granada no dio la talla prácticamente en ningún momento del partido y, por tanto, de la eliminatoria. En el 35 tuvieron los rojiblancos su mejor ocasión de todo el encuentro pero Kunde no estuvo preciso en un disparo junto a la corona del área tras una buena jugada personal de Antonio Puertas.

En la segunda mitad el encuentro pudo cambiar su destino si Cristian Álvarez no llega a estar lo suficientemente atento para despejar a córner un explosivo despeje de Grippo, que convirtió en ocasión de gol un disparo poco potente de Pierre Kunde. Sin embargo, la siguiente llegada del cuadro maño al área visitante sí que cambiaría el rumbo del partido. Toquero fue derribado por Quini en el interior del área granadinista y el colegiado pitó penalti. Borja Iglesias no desaprovechó la oportunidad para inaugurar al marcador con el segundo tanto que le marca al Granada de penalti en los últimos diez días. La poca mordiente que estaba demostrando el Granada en ataque y el resultado desfavorable llevaron a Oltra a mover el banquillo, dando entrada a Ramos y Joselu por unos desaparecidos Licá y Rey Manaj. No obstante, antes de que los dos puntas titulares del cuadro granadino tuvieran tiempo de asentarse sobre el terreno de juego Alberto Benito marcó el 2-0 entrando solo por la banda zurda, poniendo mucha tierra de por medio a falta de veinticinco minutos para alcanzar el noventa.

3 REAL ZARAGOZA

Cristian Álvarez, Alberto Benito, Verdasca, Grippo, Ángel, Eguaras (Alain, m.75), Zapater, Buff (Pombo, m.46), Febas, Toquero (Papu, m.72) y Borja Iglesias.

0 GRANADA CF

Rui Silva, Quini, Charlie, Hongla, Iriondo, Alberto Martín, Puertas, Espinosa, Lica (Ramos, m. 61), Kunde y Rey Manaj (Joselu, m. 61).

Goles
1-0, minuto 59: Borja Iglesias (de penalti); 2-0, minuto 66: Alberto Benito; 3-0, minuto 85: Pombo (de penalti).
Árbitro
Eiriz Mata (colegio gallego). Amonestó a Eguaras por el Real Zaragoza, y a Manaj, Iriondo y Hongla por el Granada.
Incidencias:
Partido correspondiente a la segunda ronda de la Copa del Rey disputado en el estadio La Romareda ante algo más de 10.000 espectadores en las gradas.

El Granada quiso meterse en el partido pero no pudo ante un Real Zaragoza aplicado en defensa, consciente de que el trabajo más complicado ya lo había hecho. A cinco para el final Iriondo cometió un penalti muy dudoso que llegaba precedido de un fuera de juego de Borja Iglesias, que fue el jugador derribado en el área. Pombo no desaprovechó la oportunidad de subir el 3-0 al marcador y terminar de hundir a un Granada que aún no ha encontrado la manera de competir. Un gol no debió subir al marcador, pero después de perder por 3-0 y no rematar a puerta en noventa minutos mirar al árbitro es desviar la atención de lo verdaderamente importante, que para el Granada pasa a ser su próximo partido de liga ante el CD Tenerife.

Fotos

Vídeos