Granada CF

La zaga puede quedar en cuadro

Víctor Díaz golpea la pelota ante Saunier, dos de las posibles bajas este verano/Pepe Villoslada/GCF
Víctor Díaz golpea la pelota ante Saunier, dos de las posibles bajas este verano / Pepe Villoslada/GCF

Saunier no descarta su salida y desde el club meditan también buscar acomodo a alguno de los dos laterales derechos, así como a Menosse

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

Lo de conformar una plantilla a base de talonario como la pasada temporada ya es historia. El Granada esta temporada tendrá que pelear con las mismas armas que el resto y eso se traducirá en que el tope salarial que le marque la Liga, aún por definir, estará por debajo de los casi 18 millones del curso anterior. Ya advirtió el director general del Granada, Antonio Fernández Monterrubio, que eso obligará a hacer recortes para ajustarse a esta nueva realidad. La continuidad confirmada desde la entidad granadinista de futbolistas importantes como los delanteros Joselu o Adrián Ramos, con sueldos muy altos que repercuten directamente en el máximo a gastar en la plantilla que impone la Liga, condiciona el resto de líneas, donde habrá que llevar a cabo recortes para evitar superar los límites marcados. También los refuerzos que deben llegar para elevar el nivel del grupo se llevarán una buena parte del pastel.

La línea que puede sufrir más cambios es la defensa, la que paradójicamente parecía más estable con la mayoría de sus miembros con contrato. Chico Flores e Iriondo eran los únicos que se desvinculaban este mes de junio. Sin embargo, no serán los únicos en marcharse. El Granada cuenta con un problema serio en el lateral derecho, donde cuenta con dos representantes de nivel parecido y salario similar como Víctor Díaz y Quini, algo insostenible. Eso le va a obligar a elegir entre uno de los dos y buscar salida al otro, a pesar de que le gustaría que ambos siguieran. El sevillano tiene un año más de contrato; el cordobés, dos. Ambos llegaron libres en el pasado mercado de verano, como lo mayoría, por eso pudieron negociar contratos al alza.

No son los únicos que cuentan con una ficha alta. Saunier es uno de los futbolistas que más cobra de la actual plantilla –alrededor de 600.000 euros–. Una cantidad excesiva en Segunda división y sin el presupuesto de esta última campaña, en la que contaban con el colchón de la ayuda por el descenso que concede a la Liga (14 millones). El club ya le ha comunicado que esa cantidad a pagar al galo es una gran carga y desde su entorno aseguran que ya le buscan alternativas en Primera división, aunque reconocen que no será fácil desatascar esta situación. El futbolista francés tiene un año más de contrato, por lo que no ve con malos ojos cumplirlo en el Granada si no aparece una alternativa mejor.

Saunier ya intentó buscar un equipo de Primera el verano pasado, pero al final no encontró salida. Por eso tomó la decisión de cambiar de representante, para que no se volviera a repetir la situación. Al Granada le interesa un traspaso para conseguir algo por su salida, ya que con solo un año más de vinculación en junio de 2019 se iría gratis si finalmente sigue siendo rojiblanco.

También en el centro de la defensa juega Menosse, mucho más económico pero cuyo rendimiento no ha sido el esperado, por lo que es previsible que tampoco continúe. El uruguayo, además, fue petición expresa de José Luis Oltra, que le dio mucha cancha en las primeras jornadas pero quien se vio obligado a dejarlo fuera de sus alineaciones viendo el bajo nivel que estaba exhibiendo.

A estas alturas solo Germán parece contar con una plaza asegurada para la temporada que viene de entre la nómina de centrales. Y eso que el de San Fernando no tuvo muy claro su futuro en mitad de curso, cuando apenas contaba. Su buen rendimiento siempre que ha jugado y el tramo final de la temporada, en el que se ha convertido en un hombre fuerte dentro y fuera del campo han jugado en su favor para allanarle el camino. A él se le suma ahora otro central que ha jugado en Segunda, pero en el Alcorcón. Pablo Vázquez comenzó la temporada en el Granada B pero en enero se marchó cedido al conjunto madrileño. Desde el club han asegurado que se incorporará para hacer la pretemporada con el primer equipo como uno más, a la espera de que convenza para otorgarle una de las plazas en la plantilla principal.

El lateral izquierdo es por el momento el más equilibrado, ya que cuenta con un primer espada como Álex Martínez y un aspirante de perfil más bajo como Adri Castellano, que sube del filial tras su buen papel en Segunda B. Pero ni siquiera Álex puede asegurar su continuidad habida cuenta de que cuenta con una ficha bastante alta el sevillano también, aunque su rendimiento ha sido de los más altos del grupo y en el club están muy contentos con su rendimiento.

Un central zurdo

Con tantos puestos por cubrir, la línea a seguir a partir de ahora es contar con un titular de nivel muy alto y una alternativa en el puesto con un perfil más ajustado al de futbolista revelación, joven y con ganas de demostrar pero con un sueldo menos pretencioso. En la defensa muchas serán las caras nuevas con tantas salidas previstas. El club ya busca en el mercado un central zurdo, algo con lo que no ha contado esta última temporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos