Segunda Femenina

Yurena mantiene las esperanzas del Granada

Oviedo conduce el balón. /Ramón L. Pérez
Oviedo conduce el balón. / Ramón L. Pérez

Su gol del minuto 83 da tres puntos más a las rojiblancas tras un partido donde lo mejor fue el resultado

OLEAMÁLAGA

El Granada CF terminaba imponiéndose a un recién ascendido, el CD Puerto de la Torre, por la mínima y con un postrero gol de Yurena, en el minuto 83, cuando parecía que el empate iba a ser el resultado con el que las jugadoras de Valverde volverían a casa.

Partido trabado, en el que las locales hicieron un gran trabajo defensivo, asfixiando a las rojiblancas, que chocaban una y otra vez con la defensa, mostrándose poco creativas, con faltas de ideas e inoperantes. Conforme los minutos fueron pasando, los nervios se iban apoderando del equipo, que quería solventar rápidamente el partido, lo que le llevaba a desplazar balones en largo, hacia las delanteras, aunque sin crear demasiado peligro, y poniéndoselo muy fácil a la defensa local, que tenía perfectamente claro qué era lo que tenían que hacer.

Se notó en el terreno de juego la falta de la creatividad de Lauri, que estaba viendo el encuentro en la grada, cumpliendo así con el partido de sanción, ya que vio doble tarjeta amarilla en el último partido jugado en casa.

La estela malagueña

Sin lugar a dudas, lo mejor del encuentro fue el resultado. Tres puntos para seguir en la estela del Málaga, que se imponía con contundencia en Plasencia, ganando por cero a siete al San Miguel. Las de Valverde siguen a cinco puntos de las costasoleñas, y no les queda otra que intentar ganarlo todo, y después esperar el fallo del rival, que además tendrá que caer por partida doble. En el Granada CF son conscientes de la dificultad de la tarea, no obstante, nadie está dispuesto a tirar la toalla. Si existe una única posibilidad de conseguir finalmente llegar a disputar la fase de ascenso, las rojiblancas quieren estar al quite, para no dejarla pasar.

Unos minutos después de la una de la tarde los equipos saltaban al terreno de juego. Desde los compases iniciales las porteñas dejaron claro que iban a pelear con uñas y dientes, con una defensa de cinco jugadoras en línea, justo delante de su portera, lo que hacía muy difícil que las nazaríes pudieran generar ocasiones por las bandas. De hecho, la primera ocasión clara fue para el Puerto que, con un tremendo trallazo, obligó a Andrea Romero a hacer una estirada espectacular para poder atajar el balón. Valverde tuvo que cambiar a Elo, que se retiró lesionada. Recibió un pelotazo fortuito que le generó molestias en un ojo que le impidieron finalizar el encuentro. Yurena salió en su puesto, haciendo un buen papel.

El primer tiempo finalizó con empate a cero. Sin dominio claro de ninguno de los equipos, y sin generar ocasiones claras. A los puntos casi que las locales fueron las ganadoras de la primera parte de la contienda.

Agresividad

El segundo tiempo comenzó con un Granada mucho más agresivo. Volcado en el ataque. Jugando más el balón, triangulando, generando espacios y dejando de lado los envíos en largo del primer tiempo que tan poco resultado le habían otorgado. Las rojiblancas dominaban, generaban peligro, pero no terminaban de conseguir abrir la lata.

Los minutos pasaban, los nervios afloraban y, cuando parecía que se iba a volver a tener un tropiezo, apareció Yurena. La exmalaguista que ya había avisado con anterioridad, enganchaba en la frontal del área un balón, y sin pensárselo, lanzaba un tremendo trallazo, imposible para Natalia, la guardameta del Puerto de la Torre.

En los minutos finales, las locales intentaron el empate, por todos los medios, pero el marcador ya no se movería. Valverde hizo debutar a Vilar, otra jugadora del filial que ha tenido su oportunidad con el primer equipo, y que seguro que seguirá teniendo oportunidades.

Con esta victoria no hay cambios en la clasificación y a las chicas de Valverde sólo les queda esperar y seguir sumando de tres en tres. La próxima jornada reciben en casa a La Rambla cordobesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos