Granada CF

«Vamos a tener una base importante para el principio de la pretemporada»

Fran Sánchez posa desde la terraza que hay junto a los despachos de la ciudad deportiva. /A. AGUILAR
Fran Sánchez posa desde la terraza que hay junto a los despachos de la ciudad deportiva. / A. AGUILAR
Fran Sánchez Gerente deportivo del Granada CF

El joven dirigente es ahora el responsable del equipo de trabajo local que, en coordinación con el grupo Hope, construye la plantilla del Granada

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

Fran Sánchez tiene sólo 29 años. Se casó el pasado sábado, pero no podrá irse de viaje de novios hasta septiembre. Está a tope en lo laboral, con nuevas responsabilidades. Nació en Orihuela, donde se crió su padre, hijo de bastetanos. En la feria de Baza, su progenitor conoció a la madre de sus hijos. Uno de ellos volvió a esta provincia, pero no a disfrutar del Cascamorras, sino a trabajar en su equipo de fútbol más representativo. No quiere dar nombres de fichajes pero sí claves de la organización.

–¿Qué hace un gerente deportivo?

–Comencé en la parte de gestión cuando salió David Navarro, en enero de 2017. Ahora mi papel ha cambiado. El año pasado estaba Manolo Salvador como director deportivo y este, no. Seré yo la persona que lidere la parte deportiva aquí, el equipo de trabajo que pertenece al Granada y que se coordina con el grupo Hope, que comanda Antonio Cordón, con otras personas. Vamos a llevar a cabo la confección de la plantilla.

–¿Se va a dilatar la confección de la plantilla?

–Vamos a tener una base importante de jugadores para el principio de la pretemporada. No sé decir números o porcentajes, pero creo que entre los días 10 y 12 de julio, que son las fechas previstas para el regreso, tendremos un grupo más o menos definido. Estamos trabajando para ello. Serán cuatro, cinco o seis, pero en estas semanas iremos viendo quiénes formarán la plantilla.

–¿Le toca lidiar con el día a día?

–Sí, ya participé esta pasada temporada. Lo que cambia en realidad es la exposición mediática (risas). El resto es prácticamente igual. He tenido contacto con los capitanes para la negociación de primas, relación con los jugadores en el vestuario... En los problemas que haya habido que subsanar, las decisiones se han tomado en equipo. Nadie ha alzado la voz, sino que todo se hizo desde el consenso y con un análisis previo y profesional, con independencia de que luego salieran bien o no. Yo he estado en ello.

–¿Qué balance hace?

–Me gusta pensar que el pasado es la historia que tú te cuentas. Podemos verlo como algo muy malo que nos pasó, o bien sacar el aprendizaje de ello. El presidente, que es la voz más autorizada, ya habló y reconoció los errores. Nosotros tenemos que intentar trabajar de la mejor manera. Ser un proyecto con gente fiable, digna de confianza, con jugadores que compitan, que nos permitan ser más contundentes en ambas áreas, que nos ha faltado. Ser agresivos, ganar la segunda jugada... Cosas que son más del entrenador, que creemos que es la persona ideal.  

–¿Cómo es trabajar con Hope?

–Lo principal es la coordinación, hablar las cosas. Establecer un protocolo de comunicación para tratar con agentes y clubes. Hay directores deportivos que lo acaparan todo, pero si el Granada cuenta con la posibilidad de un trabajo adicional, con alguien que lidera como Cordón, que viene del Mónaco y que lo ha querido el Sevilla, me parece muy interesante. Gente como Alberto Benito y o José Ignacio Navarro, en el grupo, con los que tengo trato diario. Se analizan jugadores en nuestra secretaría técnica y nos los ofrecen; ellos hacen lo mismo, les vamos informando y no hay ningún problema en que las llamadas las hagamos unos u otros. Si Cordón, por ejemplo, conoce a un futbolista de su etapa en el Villarreal, el contacto lo hace él. Vamos viendo cada caso a diario. A cada hora hablamos varias veces y lo enfocamos con normalidad, en equipo.

–¿Qué pasa con los miembros de la estructura técnica local?

–El club pronto hará un comunicado al respecto. Morilla volverá a estar en el filial. Varios futbolistas harán la pretemporada con el primer equipo y algunos tendrán ficha con el 'A'. Hay que dar continuidad al trabajo del 'B', junto a David Peláez y Javi Sanz, la gente que está en nuestras oficinas, un grupo fantástico.

–¿Qué canteranos suben con el 'A' seguro, a parte del lateral zurdo Adri Castellano y el portero Aarón Escandell?

–Está por decidir, hay que hablarlo con el míster. Adri sí estará y Aarón, en principio, también. Hay otros que sopesamos que entren con licencia, aunque no hayan participado en el primer equipo. Tenemos que ser valientes. Este año hemos tenido cuatro mediocentros que son primeros espadas, pero a lo mejor la temporada que viene, por ejemplo, hay un hueco y este puede ser para un chaval de la cantera. Tenemos que verlo. Si al entrenador le convencen, vamos a ir a muerte con nuestros chicos.

–¿Cree que se valora bien no sólo los 20 fichajes que hizo el club en las dos ventanas de contratación, sino también la salida de gran parte de los futbolistas del fondo de inversión?

–Fue tremendo. Me encanta el fútbol, conocía el Granada B y la situación que tenía con jugadores de fuera, pero cuando llegué me quedé alucinado. Futbolistas que pertenecían al club pero que no estaban, que con algunos se pagaba parte de su salario o amortizaciones, pagos a agentes... Cuestiones que el Granada asumía en sus cuentas y que no son sencillas de encajar. No quiero ser exagerado, pero sacamos dos o tres operaciones por día el verano pasado. Requiere mucho trabajo. No sé si se ha valorado fuera. La propiedad y la dirección general saben lo que se ha hecho. Ahora prácticamente todos los jugadores ligados al 'B' son propiedad del Granada. Estamos intentando crear un club con identidad, con futbolistas nuestros, que se desarrollen aquí. Que el rendimiento deportivo y económico sea para el equipo.

–¿El tope salarial estará en torno a nueve millones de euros?

–Esa pregunta es para Antonio Fernández Monterrubio, el director general. Él nos aprieta y nos pide que vayamos con cautela para hacer un equipo competitivo, pero sin pasarnos del techo que tengamos.

–Pero ustedes trabajarán bajo un escenario aproximado, ¿no?

–Tenemos una estimación, pero la cantidad exacta no la sabemos. No la puedo decir y varía según entradas y salidas. Por ejemplo, ahora mismo tenemos en nómina a Rubén Pérez, con un contrato alto. Si sale, con ese dinero se pueden firmar a jugadores; si no lo hiciera, tendríamos que asumirlo, aunque no creo que pase.

–Pero si mañana tuvieran que salir a competir, con los futbolistas que forman parte del Granada, ¿se podría inscribir a todos?

–Creo que sí. Podríamos asumirlo en un momento dado, aunque relacionados con el 'B' (la llamada plantilla 'no inscribible') tenemos muchos jugadores aún. Cuadraría en un momento dado, aunque ahora mismo no podríamos ir a por una primerísima opción. Pero se van a producir cosas: salidas y entradas que vendrán en los próximos días, de las que ya hablaremos. Lo encajaremos todo.

–¿Cómo se arregla lo de Fran Rico, que vuelve con una lesión preocupantes tras sus dos años en el Eibar?

–Tuvimos una toma de contacto con él. Él tiene contrato por dos temporadas más. Le respeto: ha sido capitán del Granada y me parece un chico excepcional. Intentaremos darle una solución, ya sea en Granada o fuera, está por ver. Esperamos llegar a un acuerdo, sea para continuar o no. Sí queremos hacer las cosas bien con él, porque ha tenido la desgracia de las lesiones, pero no sabemos el final. Queremos tratarlo con delicadeza.

–El presidente y el entrenador no llegan a los 40 años. Usted no llega ni a 30. ¿Este es un Granada que apuesta por la juventud?

–(Risas). Pues sí. Además apostamos por la base. Tenemos la suerte de contar con dos grandes directores de cantera: Javi Sanz en la gestión y Luis Fradua en la metodología. Queremos que la cantera tenga peso. Sin demagogia, con realidades. De ahí viene el acuerdo con el Huétor Vega, para que los juveniles que estén firmados por el 'B' tengan la posibilidad de foguearse en otro escalón antes del filial. En principio en División de Honor. Veremos si en Tercera, pues han presentado un recurso.

La posibilidad de que lleguen más chinos a la cantera

Uno de los temas que tendrá que abordar el club es la probable llegada de jugadores chinos a sus categorías inferiores o al filial, sin bien es un tema que se lleva con bastante sigilo. Fran Sánchez tampoco aclaró las dudas: «Esto es una cuestión de Hope. Tenemos que esperar. De momento no tenemos información de que vaya a venir alguien en concreto. Sé que están trabajando, que están siguiendo futbolistas dentro del ámbito internacional y también chino, pero no sé aún. Si vienen, los recibiremos de la mejor manera posible e intentaremos que se adapten».

Sánchez ha tenido cuatro 'jefes' desde su llegada a Granada –Piru, Adams, Salvador y, ahora, Cordón–, aunque ya le había pasado algo parecido en el Elche. «Me llamó Piru a instancias de otras personas, pues no le conocía. Sólo estuve un mes con él. Ha sido una suerte trabajar con todos porque me supone un aprendizaje brutal. Anduve tres años en el Elche. Allí conocí a Víctor Orta, que ahora está en el Leeds, pero que acompañó a Monchi en el Sevilla; Emilio Vega, que acaba de subir con el Huesca; Luis Casas, que acaba de firmar con el Albacete; o Luis Planes, que ha fichado por el Barcelona. Tengo la fortuna de haber trabajado con algunos de los mejores. La inestabilidad en los clubes me ha hecho conocer a mucha gente», reflexiona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos