Granada CF

Última bala para Pedro Morilla

Última bala para Pedro Morilla

Se la juega ante el Huesca. Antonio Cordón puede ser tentado por el Sevilla para asumir su dirección deportiva

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

La última bala que le queda a Pedro Morilla en la cartuchera en caso de otro mal resultado la tiene ante el Huesca. El entrenador mantiene su cargo al frente del Granada tras otro arranque convulso de semana en la que poco a poco se ha ido digiriendo lo sucedido ante la Cultural. Las oficinas también se están viendo alteradas por la posibilidad de que el Sevilla, según El Desmarque, ofrezca el puesto de director deportivo –tras cesar a Óscar Arias– a Antonio Cordón, el ejecutivo principal para todos los clubes de John Jiang, que ayer mismo estaba en la ciudad deportiva del Granada. Sus altos emolumentos hacen complicada esta operación, a pesar de lo tentador que puede ser un puesto así en un club de Primera.

Respecto al análisis del partido ante la Cultural que se hace de puertas para dentro, en el seno de la cúpula de mando se descarga de responsabilidad a Morilla en la mayoría de los acontecimientos que se suceden a raíz de la expulsión de Víctor Díaz y que dan pie al 3-3. Señalan más a los futbolistas que a él, que ya tenía agotados los cambios y que tenía poco margen táctico.

La remontada del conjunto visitante abona la teoría del bloqueo entre los futbolistas, incapaces pese a la inferioridad numérica de preservar una renta holgada de 3-1. El equipo no hizo un partido preciosista pero la superioridad en cuanto a oportunidades de gol fue notoria.

La cúpula observa que la recuperación de futbolistas como Machís, Ramos o Agra, unido al buen hacer de Kunde cuando se suma al ataque, deparan que los nazaríes recuperen mucha pólvora perdida, por lo que toca afinar las prestaciones en el centro del campo y en la defensa. En la medular está pesando el hecho de la poca recuperación de balones. No se asienta en el eje nadie que establezca su ley. Sacrificado Alberto Martín con respecto al partido en Sevilla, Morilla se decantó por Montoro y Kunde. El valenciano participa en la distribución pero sufre más a la hora del robo. Kunde es más expansivo pero también tiene lagunas tácticas que a veces suponen un lío en la fase de protección.

Los principales debates quedan para la retaguardia. Ninguno de los centrales estuvo a su mejor nivel. Saunier tuvo la mala suerte de colar un gol en propia meta, mientras que Chico Flores aparece con un papel relevante en los mayores desbarajustes atrás. Tampoco ayudó mucho en esos minutos finales de locura Álex Martínez, muy frágil. Javi Varas no logró interponer resistencia en los lanzamientos de Sergio Marcos y Moutinho.

Morilla cuenta con una bola extra, extensible en caso de triunfo, sin saber si le valdría con un empate en una jornada en la que habrá otro buen puñado de duelos directos entre los conjuntos de arriba. El Zaragoza abre la jornada en Reus. El sábado hay un Valladolid-Cádiz y un Osasuna-Lugo, estos dos más descolgados, antes del Huesca-Granada. El domingo, Numancia-Oviedo y Rayo-Tenerife. El Sporting recibe en El Molinón al Albacete.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos