Granada B

El temporal aplaza a hoy el partido Las Palmas Atlético-Granada B

Los jugadores almuerzan en el hotel, todo fue normal pese a la amenaza de huracán./R.I.
Los jugadores almuerzan en el hotel, todo fue normal pese a la amenaza de huracán. / R.I.

La amenaza climatológica en la isla canaria obligó a suspender todas las actividades deportivas previstas del domingo El filial rojiblanco vive la jornada con normalidad y tranquilidad en el hotel

ANTONIO NAVARROGRANADA

El partido del Grupo IV de Segunda B que debían disputar en la mañana de ayer el filial de la Unión Deportiva Las Palmas y el del Granada CF fue suspendido por «la amenaza de temporal» que las previsiones meteorológicas anunciaron en Las Palmas de Gran Canaria, según informó a media mañana el club rojiblanco a través de sus perfiles oficiales en redes sociales.

El encuentro, que estaba previsto que se jugara a las 12:00 horas y que finalmente ha quedado aplazado para esta tarde a las 18:00, hora peninsular (las 17:00 en Canarias), no se pudo celebrar debido a que un comunicado de la Subdelegación del Gobierno obligó a los trabajadores de las instalaciones deportivas a no abrir durante el domingo, obligando así a suspender todas las actividades deportivas previstas para este día, según informaron a IDEAL fuentes del Granada desplazadas hasta la isla canaria. De hecho, el Cabildo de Gran Canaria activó un 'Plan Insular de Emergencias' para afrontar las fuertes trombas de agua y vientos de hasta 100 kilómetros por hora anunciados para este domingo. En un comunicado, la institución insular insistió en que la población debía seguir las «recomendaciones para no aumentar los peligros» y que, de esa forma, los servicios de emergencias podrían ocuparse en atender solo las incidencias inevitables.

Sin peligro

A pesar de la amenaza de temporal la mañana del Granada B fue de lo más tranquila. El equipo despertó y desayunó con total normalidad, pensando en la importancia de los tres puntos que iba a haber en juego hasta que, al llegar al anexo del estadio Gran Canaria, se comunicó a la expedición rojiblanca que el partido no podría disputarse. Ni el equipo local ni el árbitro podían actuar en contra de lo que, desde el gobierno canario, se consideró una medida destinada a garantizar el bienestar general. De hecho, en los alrededores de la instalación canaria estaba previsto que se disputase un encuentro de hockey patines en el que los participantes también tuvieron que dar media vuelta, sin llegar a empezar el enfrentamiento.

Lo más sorprendente del caso es que el tiempo en el momento en el que la plantilla del filial granadino llegó a la instalación era idóneo, pues se rozaban los 20 grados de temperatura, hacía sol y poco viento. Ahora bien, desde la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) se había anunciado previamente que se esperaban fuertes precipitaciones durante las primeras horas de la tarde y rachas que «podrían superar localmente los 110 km/h en medianías y cumbres», lo que motivó que las autoridades tomasen una decisión que terminó por afectar a miles de deportistas.

Estas previsiones y las medidas de seguridad citadas anteriormente obligaron a la expedición a regresar a su hotel sin que se produjese ningún problema durante el camino, quedando los jugadores alojados en sus habitaciones a la espera de bajar al comedor para tomar el almuerzo. Mientras tanto, parte del cuerpo técnico rojiblanco tuvo que desplazarse hasta el aeropuerto para resolver los trámites aéreos que obligarán al filial rojiblanco a regresar a casa mañana martes. La tarde fue transcurriendo con los problemas previstos. La lluvia hizo acto de presencia, las rachas de viento aumentaron y se produjeron desprendimientos, caídas de ramas y un largo etcétera de problemas relacionados con el tendido y el fluido eléctrico. Hoy lunes se espera que todo haya pasado y que la meteorología deje paso al fútbol.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos