Granada CF

Otra temporada tirada a la basura

Otra temporada tirada a la basura
LOF

El Granada se borra de la pelea por el ascenso después de perder en El Molinón ante el Sporting, pese a que los resultados en otros campos le habrían permitido llegar vivo a la última jornada

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

Otra última jornada que sobra. Otro proyecto que fracasa. Otra vez que la afición del Granada despide una temporada cruzando sentimientos negativos como la frustración, la decepción y el enfado. Quizá también la añoranza. Porque el Granada pudo pelear por estar con los mejores, pero en los momentos clave -sobre todo en partidos jugados fuera de casa- no tuvo la personalidad necesaria como para demostrar que lo de ser candidato al ascenso iba en serio. Pasó en Lorca, en Sevilla, en Almería y volvió a pasar en Gijón. A los granadinos les acompañaron los resultados en otros campos durante casi toda la tarde, pero el único resultado que no les favoreció fue el suyo. Como siempre.

En el Sporting-Granada se vio a un equipo que prácticamente mordía cuando tenía que recuperar un balón y a otro lúgubre, sombrío, derrotado antes incluso de encajar los dos goles. El partido comenzó con mucho respeto entre ambos contendientes, pero en la primera llegada clara del equipo sportinguista los asturianos sacaron el revólver. Fue en una formidable internada de Michael Santos por la banda izquierda. El delantero uruguayo, que había sido duda por lesión para este encuentro, dejó atrás a Chico Flores antes de ejecutar un pase de la muerte hacia Lora, que apareció solo en el segundo palo para empujar a gol (1-0). Rui Silva quizá pudo hacer más, pero la actuación del guardameta luso no fue para nada convincente, sobre todo en el primer acto. El Granada quiso mostrar síntomas de reacción, pero el centro del campo rojiblanco ha sido un agujero negro durante toda la temporada. Apenas nacen jugadas de peligro desde la media, solo inquieta el Granada en acciones aisladas en las que sus jugadores demuestran que atesoran calidad individual. Ramos estuvo cerca de empatar con una volea en el área tras un centro desde la derecha que desvió bien Mariño a saque de esquina (m.26). Espinosa y Machís también lo intentaron con remates desde fuera del área que no tomaron el rumbo deseado y acabron lejos de la portería local.

2 Sporting de Gijón

Mariño; Lora (Calavera, m.86), Álex Pérez, Barba, Canella; Bergantiños, Sergio Álvarez; Carmona, Rubén García (Pablo Pérez, m.66), Jony; y Michael Santos (Álex López, m.82).

1 Granada CF

Rui Silva; Víctor Díaz, Chico Flores, Germán, Álex Martínez; Alberto Martín (Pedro, m.65), Raúl Baena, Montoro; Espinosa (Joselu, m.73), Machís (Puertas, m.76) y Adrián Ramos.

Goles
1-0, m.18: Lora; 1-1, m.53: Germán; 2-1, m.60: Barba.
Árbitro
Díaz de Mera Escuderos (colegio castellano-manchego). Amonestó al local Michael Santos, así como a los visitantes Montoro y Raúl Baena.
Incidencias
Partido correspondiente a la 41ª jornada de La Liga 1|2|3 disputado en el estadio El Molinón ante 19.846 espectadores (cifra oficial).

En la reanudación, y con la plantilla del Granada posiblemente sabiendo que tenía opciones de seguir luchando en caso de victoria, los de Miguel Ángel Portugal salieron con algo más de desparpajo al terreno de juego. Germán voló por encima de la defensa rival para subir de cabeza el 1-1 al marcador tras un saque de esquina y el Granada pareció renacer. Fue un espejismo, que duró siete minutos exactamente. Barba marcó el 2-1 de cabeza en un saque de esquina en el que hizo una falta a Chico Flores que el colegiado no apreció y en el que Rui Silva estaba mal colocado, pues el futbolista del equipo asturiano cabeceó a gol sin oposición en el primer palo. Las ideas empezaron a cotizarse al alza en el equipo granadino, nuevamente hundido tras el segundo varapalo de la tarde. Portugal intentó que su equipo no arrojara la toalla dando entrada a hombres de ataque como Pedro, Joselu y Antonio Puertas, pero todo esfuerzo fue estéril. El Sporting dio un paso atrás, le cedió el balón a su rival y éste no supo que hacer con él, como ya había sucedido en capítulos anteriores. En los últimos minutos Rui Silva tuvo que salvar dos goles cantados a Pablo Pérez y a Carmona, para evitar que el marcador terminase reflejando una goleada. Recordó a Ochoa la temporada anterior, cuando sus paradas evitaban sonrojos, pero no derrotas. Las matemáticas ya le dan la espalda al Granada. No hay solución para este equipo sin alma, que deberá cerrar el curso ante el Cádiz sin nada en juego salvo su propio honor. El castigo: otro año en Segunda. Lo positivo: que hay tiempo para planificar la próxima temporada. Y cimientos para que en la 2018/19 no sea necesario empezar de cero.

Información relacionada

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos