Granada CF

Sergio Peña se abona al banquillo o la grada tras su regreso con el equipo

Peña, apoyado en el asiento del banquillo ante el Huesca./A. AGUILAR
Peña, apoyado en el asiento del banquillo ante el Huesca. / A. AGUILAR

Volvió a ser el descarte de Oltra en Vallecas, un caso que empieza a recordar al de Saunier a principio de curso

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGranada

Tanto peleó el club por retener a Sergio Peña que sorprende el poco protagonismo que está teniendo este curso el peruano. Buena parte de sus ausencias responden a sus compromisos internacionales. Uno de ellos derivó en una lesión que le apartó de la dinámica del equipo varias semanas. Pudo haber jugado en Pamplona tras superar su esguince de hombro. Sin embargo fue el descarte de Oltra de última hora en la lista de 19. Y volvió a marchar con Perú.

La semana pasada ante el Huesca ocupó una plaza en el banquillo. No tuvo ni un solo minuto. A Vallecas viajaron 20 (tres porteros), con lo cual dos debían quedarse en la grada. Varas se marchó de la concentración por un asunto personal. Peña se sentó en la tribuna del estadio madrileño.

Su escasa participación sorprende, sobre todo porque Espinosa, el futbolista que ocupa su posición en el campo, está rindiendo por debajo de lo esperado. Quizá alargar los días de retraso para regresar a Granada para celebrar la clasificación de Perú para el Mundial -hecho que le impidió estar disponible ante la Cultural Leonesa-, le esté pasando factura, a pesar de que tenía permiso.

Su caso empieza a recordar al de Saunier, un futbolista de mucha valía que tuvo que cumplir un tiempo de penitencia antes de ser titular indiscutible por no hacer una buena pretemporada mientras buscaba algún pretendiente en Primera. Oltra lo tuvo varias semanas en la sombra hasta que se convenció de que lo necesitaba para el centro de la defensa. Peña debe recorrer ese mismo camino. En ciertos partidos, como el de Vallecas, faltaron recursos ofensivos y él puede aportar, y mucho, en esa parcela.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos