Granada CF | Mercado

Las salidas de Krhin y Foulquier liberan 1,5 millones para fichar

ALFREDO AGUILAR

Se enfría la llegada de Ortuño y sigue viva la opción de Koné mientras Peña se marcha con su selección sin haber aclarado aún su futuro

N. SANTANAGRANADA

El Granada ya dispone de cierto margen para moverse por el mercado. Las bajas de Dimitri Foulquier y de Rene Krhin, no oficial aún al cierre de esta edición, suponen un ahorro de un millón y medio de euros brutos en sueldos para el club rojiblanco, que podrá acudir a la ventana de traspasos con aire en su control financiero.

La salida del lateral francés ha llegado a modo de 'autotraspaso' de Gino Pozzo, propietario de sus derechos, que mueve al jugador al Watford, equipo de su red, si bien saldrá cedido al Estrasburgo, de Francia. El Granada no recibe ninguna cantidad, sino que evita los emolumentos del galo, 500.000 euros brutos. La ruptura con la red de Pozzo es casi total. Restan Machís y Hongla, que no las tiene todas consigo para continuar, más dos chicos que llegarán al juvenil: Jurgen y Franklin.

La salida de Krhin tampoco traerá dinero a corto plazo, al irse en préstamo. En caso de que el esloveno juegue 20 encuentros, el Nantes tendrá que activar una opción de compra. Especulando, andaría por los 1,3 millones, la cifra que se pagó al Inter de Milán por su pase. Sí eleva el techo de gasto para las arcas rojiblancas al salvar el salario. El del centrocampista es concretamente de un millón brutos. Con el esloveno, para entenderlo bien, se incluía en su coste neto el sueldo (650.000 con las retenciones) y un plazo de su traspaso, que en su día el presidente Pina demoró a la temporada pasada: 650.000 euros. El Granada tiene que imputar el segundo plazo este mismo curso, otros 650.000.

El jugador se encuentra ya en Nantes para firmar el contrato, como corroboró con una imagen de la ciudad en su Instagram. Con el reconocimiento médico, quedará cerrado el acuerdo. Mientras tanto, no hay novedades aparentemente en torno a la salida de Matthieu Saunier, que liberaría otro medio millón brutos.

Otro frente abierto es el de Sergio Peña, que tendría que salir -presumiblemente como cedido-, puesto que Ramos y Machís copan las plazas de extracomunitarios y no se espera que el último obtenga la doble nacionalidad de forma inmediata. El peruano se ha marchado a su país para incorporarse a su selección y el Granada quiere renovarle, pues acaba contrato en junio de 2018. Su futuro está abierto.

En cuanto a refuerzos de ataque, dada la posibilidad de que Ortuño recale en un Primera -suena fuerte el Alavés-, el club mantiene vivas otras opciones como Koné, aunque fuentes cercanas al jugador dicen que «no hay avances» por el momento. El club no cierra ninguna puerta. Tampoco la de Chuli, que también tiene el afán de quedarse en el Getafe.

Fotos

Vídeos