La resaca

Ritmo sostenido

El Granada tiene que ser capaz de disipar dudas de juego aupado por su racha de victorias. Kunde tiene una oportunidad de reivindicarse en ausencia de Peña

 Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGRANADA

1. En el Granada se respira mejor, o haya conquistas bajo cerco más allá de estas dos meras misiones consecutivas. Están muy bien para el inventario, para pulverizar acumulados desagradables, pero aún queda mucho en esta competición maratoniana. La escuadra ni siquiera se instala todavía en las plazas de privilegio. No cabe duda de que ganar aloja las mejores lecciones y permite crecer sobre ellas, sin perder la prudencia.

2. La dinámica invita a la adaptación de aquellos que no se montaron en el carro desde el principio o que han tenido alguna dificultad para ofrecer su mejor versión. La eliminación temprana en la Copa del Rey privó de que algunos experimentos continuaran. Ahora que empieza a haber un bloque fiable parece más factible subir a alguno nuevo en la ola. La baja de Sergio Peña, que se ha marchado con la selección peruana, deja un nuevo hueco en el once de Oltra al menos para dos partidos.

3. Pierre Kunde es quien parece abocado a ser el reemplazo del sudamericano. Las diferencias con Peña son visibles, no sólo estructurales. Kunde es un jugador brioso, potente y duro, todo músculo, que se anima más a buscar la portería contraria con su contundente disparo. Estas virtudes resultan atractivas cuando de lo que se trata es de remontar un marcador o conservar el brío en ataque. La cuestión es si ante el panorama de disputar 90 minutos completos será capaz de suavizar los acontecimientos sin perder su esencia febril.

4. Aunque el Granada ha mejorado bastante su línea –no sólo de resultados– desde que incorporó un nuevo volante al centro del campo con el que conectar con el ataque –como resaltó el propio míster rival, Julio Velázquez–, todavía le quedan algunas fases por cubrir para encontrar el equilibrio perfecto en ese triángulo que ha montado en la parcela meridiana.

5. El Santo Domingo no es el mejor campo precisamente para examinar la circulación de balón. El asunto ha de cambiar en Los Cármenes ante el Lugo, contrario que viene como un tiro, aunque quede por ver quién estará en el vértice alto nazarí, cerca del delantero. Por similitud, quizás sería Espinosa quien se aproxima más a lo que ofrece el peruano en teoría, pero la cotización del talaverano ha bajado. Tiene que poner de su parte.

6. Puertas es otra alternativa. Aunque nunca ha abandonado las listas de convocados, lleva desde Tenerife sin recibir minutos, algo que le lastra. Más delantero que medio, el almeriense ha de intentar buscar su propio sitio desde la calma, ya sea en la banda o cuestionando la posición de Kunde.

7. El aprovechamiento del fondo de armario es clave para sobrevivir en Segunda división. 42 intensas jornadas dan para mucho y también hay encuentros entre semana, como sucede la que viene, que pueden obligar a las cacareadas rotaciones. Si el Granada va a disponer de siete días plenos entre la cita en Alcorcón y la que le espera con el Lugo, la siguiente concentrará esfuerzos, pues el miércoles a las 20 horas también visitará al Nàstic de Tarragona y tres días después, a las 18 horas, recibirá al Oviedo en Los Cármenes. Lapsos de 72 horas que dan para reponerse regular.

8. A esta situación hay que unir que la defensa tiene apercibido a Menosse y que Chico Flores acaba de iniciar su puesta a punto, por lo que es probable que Charlie Dean tenga que ser recuperado para la causa en alguno de los partidos inminentes. Quizás el hecho de actuar con Saunier, cada vez más crecido, proporcione al inglés ‘malagueño’ la solidez de la que careció cuando tuvo que sustituir a Germán Sánchez.

9. La eficacia y el oficio son rasgos de carácter a los que aspira cualquier conjunto. El Granada está desarrollando estas facultades mientras busca la velocidad de crucero prevista por su cúpula de mando. Oltra insiste en que su plan maestro ha variado poco, más allá del regreso a un sistema, el 4-2-3-1, que aplicó en pretemporada y que alteró ante la intención de simultanear a Ramos y Joselu.

10. Superado esto ante el Córdoba, rebasada la difícil frontera de Alcorcón, el siguiente nivel es ponerse a la altura de otros contrarios que quizás no están escapados en cuanto a puntos, pues ya están todos a unas pocas pedaladas, pero sí han sido capaces de mantener un ritmo de juego con mayor continuidad. Aquel que permite distinguir la solvencia de una racha pasajera.

Fotos

Vídeos