RENOVACIÓN AL 'TAPADO' DE LA GIRA

LA PLAZOLETA

El club quiere ampliar el contrato de Sergio Peña antes de decidir si lo cede unos meses, hasta que Machís sea 'nacional', o lo mantiene en su filial. El club quiere ampliar el contrato de Sergio Peña antes de decidir si lo cede unos meses, hasta que Machís sea 'nacional', o lo mantiene en su filial

RAFAEL LAMELAS

En la programación de un jugador, a veces se descodifican ciertos archivos de repente que le transportan a otro nivel. Eclosiona bruscamente tras un tiempo buscando su identidad. Sucede con Sergio Peña, uno de tantos latinoamericanos enrolados en las categorías inferiores del Granada durante los años de Pozzo. Apareció en el juvenil en 2014, para irse al Alianza de Lima de su país como cedido. Retornó a la casa rojiblanca y en su filial anduvo, confuso aún. De nuevo se fue en préstamo, al San Martín. La estancia se cerró esta pasada Navidad, a pesar de que sus compatriotas querrían haberle retenido. Ya no era un chaval apocado. Viró a un proyecto más que interesante, haciéndose fijo en el 'B'. Metió goles y lanzó hasta la permanencia al conjunto entonces dirigido por Planagumá.

Estaba destinado a tener una oportunidad a prueba con un primer equipo en el que tuvo cerradas las puertas por su condición de extracomunitario. Lucas Alcaraz prefirió apostar por un lateral izquierdo, el ecuatoriano Pervis Estupiñán, antes que por Peña, al considerar cubierta su posición con Andreas Pereira. Su problema ahora es el descenso de categoría. Si antes cabían tres extracomunitarios en Primera, ahora todo se restringe a dos y el club ya tiene depositada su confianza en el colombiano Ramos, mientras que apostaron por la vuelta del venezolano Machís, aún siendo de Pozzo. Peña, sin embargo, figura en los registros como plenamente del Granada. Una de las pocas herencias del italiano.

Su andadura en Holanda ha maravillado al cuerpo técnico. Es rápido, decide pronto y bien, con suma capacidad para generar peligro y añadir imaginación. Tiene todos los ingredientes para triunfar, pero su propio equipo no le puede reservar un espacio, de momento.

Conscientes de sus posibilidades, lo primero que quiere hacer el Granada con Sergio Peña es renovarle, pues concluye su vinculación el año próximo. Una mejora en sus condiciones para un elemento que puede valer millones como acabe de romper. Con ello ya empezará a debatirse sobre su inminente futuro, que puede tener las siguientes bifurcaciones. Para los nazaríes, lo ideal es que se fuera cedido sólo seis meses, aunque fuera a un rival en Segunda -siempre con 'cláusula del miedo'-, pero es complicado que alguien acepte la fórmula de perderlo en diciembre, cuando ya se espera que Machís tenga la doble nacionalidad. La otra vertiente es aguantar a que suceda esto en el 'B', pero Peña no quiere perder su condición de internacional con Perú en el intento de clasificación para el Mundial de Rusia. La decisión se sabrá pronto pero lo principal para los rojiblancos es atarlo en corto.

Las impresiones

Julio es el mes de las primeras impresiones. De valorar sin concluir. La de los cimientos de la convivencia, la nueva disciplina de entrenos y los pilares de la táctica. El Granada ha germinado lejos de casa, con pocos ojos amigos como testigos, más allá de los propios miembros de la expedición, el público ajeno, algún aficionado curioso en tierras extranjeras y el enviado especial de este periódico, César Guisado. Así es difícil que en el entorno existan análisis profundos. En cualquier caso será en agosto cuando se empiece a demostrar hacia dónde se inclina este equipo. Con el cierre de la plantilla y la cercanía de la competición.

Holanda ha permitido comprobar algunos de los registros de su plantilla a los técnicos. Las primeras sensaciones les dicen que el grupo es afable y comprometido, si bien esta condición se calibra realmente cuando empiece la Liga, con las convocatorias y descartes, que prueban la paciencia. En cuanto al nivel, parece que hay satisfacción con el despliegue del algunos que están recalcando desde pronto que quieren ser importantes. En algunos puestos, la competencia es feroz. En otros, faltan cosas para solidificar las opciones de ascenso. Uno de ellos será un mediapunta. Podría haber sido Peña. Tendrá que ser paciente.

Fotos

Vídeos