Granada CF

La relación amor-odio del gaditano Chico Flores con parte de la afición del Cádiz

La relación amor-odio del gaditano Chico Flores con parte de la afición del Cádiz

José Ignacio Cejudo
JOSÉ IGNACIO CEJUDOGranada

Chico Flores volverá el sábado a la que él considera su casa, el estadio Ramón de Carranza. Gaditano y canterano del Cádiz, pudo debutar en su primer equipo pero se marchó demasiado pronto, contra su voluntad. Así se defiende él a capa y espada contra parte de la afición cadista, que considera aquel y otros hechos como infidelidades.

La historia de Chico Flores no es nueva y suele vivirse ante aficiones tan pasionales y fieles como la del Cádiz. El central se marchó cedido hace diez años, con veinte, al filial del FC Barcelona por petición de Pep Guardiola. Luego lo compró el Almería. «Me quería quedar en el equipo de mi tierra pero no me dieron otra opción, me fui por la puerta de atrás», observó, hace años. «Me echaron porque nunca quise irme, pero fue lo mejor que me pasó», añadiría más tarde.

Chico Flores ha respondido a muchos de los comentarios que recibe en redes sociales asegurando que él es «el jugador que más dinero ha dejado en el Cádiz en su historia». Le duelen las insinuaciones y las contesta con rabia, debiendo rectificar luego. El pasado verano aseveró que no iría al Cádiz «ni el año que viene ni los próximos». A las pocas horas enmendó su error prometiendo que sí lo haría.

Medios gaditanos informaron en el pasado mercado de verano del interés del Cádiz por Chico. El futbolista esperó hasta el final una oportunidad en Primera y los amarillos cerraron la nómina de centrales. Antes de acabar septiembre firmó por el Granada y las críticas de los cadistas se desataron una vez más.

Duelo de hermanos

Está por ver cómo recibe el Carranza a Chico Flores, que mantiene su amor por el club, pero también a Germán Sánchez. El central gaditano del Granada, canterano cadista también, es hermano de Servando, capitán de los amarillos. Lejos de las muestras de cariño que sí ha tenido Chico Flores desde que abandonara el club, las palabras de Germán son más bien de resentimiento. «No me dieron continuidad», se resignó una vez.

Germán Sánchez, de San Fernando, jugó varios años en la cantera y en el equipo filial del Cádiz pero nunca con los mayores. Alternó cesiones en el equipo de su ciudad local hasta que el técnico Raúl Agné se lo llevó al Olot catalán de Segunda B. Este técnico volvió a ser su gran valedor al permitirle debutar en Segunda al reclamar al central en el Tenerife, donde se asentó hasta pelear por el ascenso a Primera y firmar por el Granada.

Los hermanos Germán y Servando, curiosamente patronos de la ciudad de Cádiz, se han enfrentado desde que eran alevines. La última vez fue en los pasados 'play offs' de ascenso, en los que pasó el Tenerife para luego caer con el Getafe. Servando, dos años mayor, ofreció siempre consejos al hoy granadinista. El del Cádiz es más rápido y expeditivo, mientras que Germán posee más calidad y poderío en el juego aéreo. Lo más probable es que esta vez el menor lo vea desde el banquillo, mientras que el capitán puede volver a reemplazar a Carpio en el lateral diestro como viene haciendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos