GRANADA CF

Rayos y truenos

Rayos y truenos
RAMÓN L. PÉREZ

Un lastimoso Granada deja escapar casi todas sus opciones de entrar en promoción de ascenso al perder con el Rayo Vallecano un encuentro en el que demostró no estar apto para pelear con los mejores

ANTONIO NAVARRO GRANADA

La segunda temporada de la era china en el Granada CF va camino de acabar peor que la primera, que ya es mucho decir. Este equipo rojiblanco, sin alma y sin fe en las posibilidades de éxito que las matemáticas le conceden, da la impresión de que podría descender a Segunda B si la liga durase un poco más. No cabe duda de que el Granada de Oltra era 'galáctico' en comparación con lo que ha venido después. A la lista de despropósitos ante Lorca, Sevilla Atlético o Cultural Leonesa ahora hay que añadirle el protagonizado ante el Rayo Vallecano. Los de la franja fueron muy superiores a un conjunto granadino que lejos de mejorar con el último cambió de inquilino en el banquillo, empeoró. Y bastante.

La primera parte no fue especialmente vistosa. Empezaron los rojiblancos serios en defensa y con una clara intención de agradar a su hinchada, pero con el paso de los minutos su juego se fue haciendo cada vez más previsible. Las primeras llegadas con peligro fueron de los pupilos de Miguel Ángel Portugal pero Kunde, que volvió a ocupar la posición de mediapunta, no estuvo acertado ni a la hora de colocarse ante un incisivo remate de Adrián Ramos (que rebotó en él y acabó ahorrándole trabajo a Alberto García en el minuto 7) ni de finalizar una estupenda jugada en la que recibió un balón largo que lo dejó solo ante Alberto García, pero le pegó fatal al esférico y éste se marchó desviado por poco (m.11). La respuesta del Rayo no se hizo esperar y Unai López ejecutó un disparo desde la frontal del área que Javi Varas despejó a córner con algunos apuros. El propio Unai volvió a intentarlo cuatro minutos después con un chut que se estrelló en la zaga y que Varas, nuevamente providencial, tocó lo suficiente como para desviar a córner.

El Granada era un equipo mucho más disperso y anárquico que su rival, un Rayo que movía el balón con criterio y sin ninguna prisa, como si estuviera madurando el partido hasta que llegase el momento de asestarle a su rival una puñalada mortal.

Ese momento llegaría, pero cuando ya estaba bien entrada una segunda parte que comenzó con una exagerada tormenta. Sobre el césped la tormenta futbolística fue del equipo madrileño pues el Granada se limitó a aguantar el chaparrón y a intentar capear el temporal sin ningún éxito. La anarquía de los rojiblancos los ha acabado conduciendo al caos. Nadie lidera, nadie levanta la moral de sus compañeros, nadie inquieta al guardameta rival si Machís y Adrián Ramos están bien vigilados. Varas sacó con los pies un peligroso disparo de Embarba (m.50) y tras otro buen rato de dominio rayista Bebé adelantó a los suyos con un disparo desde fuera del área que se envenenó después de tocar en un defensa local (0-1). Espinosa, que había entrado para sustituir a un desacertado Pierre Kunde, tuvo el empate con un disparo a bocajarro que Alberto sacó con los pies cuando la grada ya se disponía a celebrar el gol (m.65). Los granadinos pagaron caro ese acto de clemencia en el área enemiga. Trejo no tuvo tanta compasión al finalizar en el interior del área una buena jugada de Embarba por la banda zurda, en la que terminó regalándole el 0-2. Fue un castigo demasiado severo para la hinchada local, que acudió a Los Cármenes con la ilusión de reengancharse a una pelea por el ascenso que parece prohibida para este equipo de cáracter lúgubre. Raúl de Tomás y Javi Guerra estuvieron cerca de anotar el 0-3 con un disparo desde 40 metros y un remate solo en el área respectivamente, pero el equipo franjirrojo no necesitó un 100% de efectividad para agradar a los suyos y poner pie y medio en Primera.

Por su parte, los pocos aficionados locales que aguantaron hasta el final del partido lo hicieron para pitar a sus jugadores y agitar sus pañuelos blancos en dirección al palco. Y es que mientras que el clásico himno de 'campeón, campeón' atronaba en el coliseo del Zaidín la afición rojiblanca no pudo evitar demostrar su enfado y su hartazgo ante una situación indigna de un club con la historia y el prestigio del Granada.

FICHA TÉCNICA

Granada CF: Javi Varas; Víctor Díaz, Chico Flores, Saunier, Álex Martínez; Alberto Martín, Montoro (Joselu, m.77), Salvador Agra (Pedro, m.70), Machís; Kunde (Espinosa, m.58); y Adrián Ramos.

Rayo Vallecano: Alberto García; Baiano, Abdoulaye Ba, Dorado, Álex Moreno; Fran Beltrán, Trejo (Javi Guerra, m.88), Unai López; Embarba (Armenteros, m.72), Bebé (Gorka, m.82) y Raúl de Tomás.

Goles: 0-1, m.61: Bebé; 0-2, m.67: Trejo.

Árbitro: Eiriz Mata (colegio castellanoleonés). Amonestó a los visitantes Raúl De Tomás, Abdoulaye Ba y Baiano.

Incidencias: Partido de liga disputado en el estadio Nuevo Los Cármenes ante 11.243 espectadores (cifra oficial).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos