Granada B

Un punto de consolación

Juancho es agarrado por un jugador del Jumilla tras superarlo en carrera./ALFREDO AGUILAR
Juancho es agarrado por un jugador del Jumilla tras superarlo en carrera. / ALFREDO AGUILAR

El filial tuvo más ocasiones, aunque casi siempre fue por debajo en el marcador | Los 'nueves' de ambos equipos hicieron bien su trabajo y marcaron los dos goles que se vieron en el encuentro

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARROGRANADA

El punto que consiguieron en la mañana de ayer el Granada B y el Jumilla no era el premio deseado por ambos equipos para acercarse a la promoción de ascenso o a la permanencia respectivamente, aunque sabe mucho mejor que una derrota que por momentos estuvieron cerca de lamentar. Esa fue la lectura final de ambas plantillas tras la disputa de un encuentro complicado por el rival y también por el clima, un duelo en el que el Granada B mandó sobre el césped durante muchas fases del mismo mientras que el Jumilla estuvo por delante en el marcador durante casi una hora.

Las previsiones meteorológicas se cumplieron y la intensa lluvia caída durante buena parte de la mañana sobre la Ciudad Deportiva provocó que la asistencia de público fuera la peor de la temporada, acercándose hasta la instalación de la zona norte de la capital algo más de sesenta personas, aunque cuando el colegiado decretó el inicio del encuentro tan solo eran 26 espectadores las que habían decidido desafiar a la lluvia. El césped aguantó bien el chaparrón, aunque lógicamente estuvo muy rápido para ambos equipos, que al menos tuvieron la fortuna de que en esta ocasión el viento que sopló en la instalación rojiblanca no fue lo suficientemente intenso como para alterar el transcurso del partido.

Los granadinos parecieron salir con más ganas y tuvieron mayor presencia en el área rival hasta que un exrojiblanco como Titi adelantó al Jumilla en la que fue la primera ocasión clara del partido. El delantero murciano enganchó en el área un centro de Andrés Sánchez y cruzó el balón, junto al punto de penalti, al palo contrario del guardameta Aarón, que no pudo hacer nada por salvar el gol. El 0-1 no alteró el dibujo del encuentro y los locales continuaron teniendo el balón en su poder y acumulando llegadas al área, aunque sin llegar a intimidar a Jaume Valens unas veces por errores propios y otras por el acierto de la defensa murciana. Juancho fue el futbolista más peligroso del filial rojiblanco durante todo el primer acto pero aunque sus entradas por banda siempre llevaban peligro, ninguna llegó a buen puerto, ya fuera porque sus centros no encontraron rematador o porque no tomó buenas decisiones en los últimos metros. El Jumilla, cómodo con el marcador y con el juego directo del Granada B, no asumió riesgos y por eso tampoco logró darle más trabajo al meta Aarón durante los últimos compases del primer tiempo.

Grande crece

En la reanudación los minutos fueron pasando sin noticias en las áreas hasta que David Grande empezó a cobrar protagonismo con un disparo cruzado que se marchó rozando el poste de la portería rival. El trabajo del delantero del Granada B estaba pasando desapercibido pero poco a poco empezó a entrar más en contacto con el balón , lo que se tradujo en oportunidades de gol para un equipo granadino que dominaba pero no conseguía igualar el tempranero tanto de Titi.

David Grande acarició de nuevo el gol al cabecear en el área un servicio recibido desde la banda izquierda, aunque el balón terminó siendo escupido por el poste (m. 67).

Eran los mejores minutos de los granadinos y a la tercera fue la vencida para el 'nueve' granadinista. Un nuevo centro de Juancho desde la banda derecha fue cabeceado por Grande en el corazón del área y el guardameta rival no pudo hacer nada por evitar el tanto (1-1).

El empate dejó descolocado a un Jumilla que soñaba con mantener su ventaja hasta el noventa y al que aún le quedaban veinte minutos por delante. El técnico murciano, José Francisco Grao, refrescó a su equipo en busca de una victoria que acercase al cuadro vinícola a la zona de salvación, pero la defensa rojiblanca se mostró ordenada y en los últimos minutos fueron los granadinos los que disfrutaron de una ocasión que pudo terminar por ser la que decidiese el encuentro. Isi rozó el tanto del triunfo con un disparo desde la frontal que se marchó desviado tras una gran dejada de Nacho Buil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos