Puerta grande para Rober Ibáñez en su vuelta a los terrenos de juego

Un año después de su lesión en la rodilla derecha contribuyó con un gol de gran valor simbólico a la clasificación del Valencia para los cuartos de final de la Copa del Rey

SERGIO YEPES

El antiguo extremo del Granada CF Rober Ibáñez volvió ayer por la puerta grande a los rectángulos de juego después de que el pasado 21 de noviembre de 2016, que es cuando estaba a préstamo en el CD Leganés, sufriera una lesión en el ligamento cruzado anterior y al ligamento colateral interno de la rodilla derecha. Y es que no sólo pudo participar en el encuentro de vuelta de los dieciseisavos de final anoche celebrado en el estadio de Mestalla frente al Zaragoza, sino que encima pudo marcar uno de los cuatro goles con los que el Valencia se impuso (4-1) y pasó a los octavos de final.

Cuando corría el minuto 62 del encuentro, el técnico Marcelino García Toral decidió que sustituyera al también exnazarí Andreas Pereira. Y sólo cinco después estableció el 3-0 después de hacerse con el balón y mostrar su habitual dominio del regate.

Lo cierto es que al fin de la pesadilla de Ibáñez se unió el igualmente exrojiblanco Rubén Vezo, quien en el 86 estableció el 4-0 tras cabecear un saque de esquina en el que se adelantó a sus oponentes.

Tras el partido, Rober Ibáñez reconoció que se sentía "muy emocionado. Ha sido un año de calvario, pero ya he demostrado que estoy recuperado. He marcado un gol y el equipo se ha clasificado. Estoy muy contento". Igualmente, el valenciano comentó al respecto de su tanto, y de la coral celebración con sus compañeros, que "me encontré un balón ahí, me fui hacia dentro, recorté al defensa y marqué. Estoy muy agradecido a los que me han apoyado y muy feliz. Me he emocionado mucho porque he visto a todos mis compañeros muy contentos".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos