Granada CF

«Al presidente John Jiang le engañaron el año pasado»

La sombra de un escudo de la puerta acristalada se refleja en el chaleco de Antonio Fernández Monterrubio. / ALFREDO AGUILAR

Antonio Fernández Monterrubio, director general del Granada | «Su proyecto es tan ambicioso que algunas veces nos sorprende a nosotros mismos», asegura el sevillano

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELASGranada

El sevillano Antonio Fernández Monterrubio se prodiga muy poco ante los medios de comunicación. Prácticamente nada. De hecho, no había vuelto a hablar sobre el club del que es director general en público y con profundidad desde los encuentros que tuvo con la prensa a su llegada al equipo.

Monterrubio está centrado en la transformación de un Granada que radiografió con crudeza y que trata de dirigir a un futuro que augura esperanzador. En el camino, un crecimiento en todas las áreas, desde lo deportivo a las infraestructuras, consolidando la visión del proyecto del presidente John Jiang, al que considera que engañaron el año pasado, pero del que percibe una ambición enorme y un cuidado en el detalle más allá del primer equipo, a través de la cantera.

-¿En qué momento se encuentra el Granada en lo estructural?

-Estamos en una situación de cambio. Creo que las cosas se están haciendo razonablemente bien. Es mejorable, pues soy exigente, conmigo mismo y con quien me rodea, y no descarto más cambios de cara a la próxima temporada.

-Usted dibujó un panorama muy sombrío cuando aterrizó.

-Era la percepción que tenía y creo que no era errónea. Detecté poco compromiso y desunión. Algunos reinos de taifas. Concibo el trabajo y el grupo de una forma diferente. Intento transmitir que el trabajo en equipo es imprescindible; que lo hacemos para el Granada, no para el director general ni para alguien en particular. Funcionamos por el bien del club. Hay gente que lo ha captado a la primera y otra a la que le cuesta más. Yo soy claro, no voy a decir nada que no haya comunicado en otros despachos: o se rema en la dirección y ritmo que necesita el club o hay que bajarse del barco. Tengo claro qué Granada tenemos que conseguir, qué Granada queremos, cuál es el proyecto del presidente y de su grupo. Necesito rodearme de esa gente. Mucha ya estaba en el club. Y otra, estará. Quien no quiera formar parte o no entienda esta filosofía tendrá que marcharse y será sustituido.

-¿Cuál es ese Granada?

-Es un Granada en Primera, un proyecto serio, que no sufra en lo deportivo y se consolide. Un club estructurado, con un plan estratégico a cinco años. Con unas instalaciones que sigan creciendo, que ya son buenas, y un patrimonio en jugadores que no teníamos por el modelo previo. Tenemos unas instalaciones que no estamos vendiendo bien porque hay pocas en España como las que tenemos. No sólo la ciudad deportiva, sino el propio estadio.

-Todo esto implica un crecimiento económico para superar los controles de la propia competición.

-Podemos crecer. El ingreso principal de un club de la dimensión del Granada es la televisión, pero nosotros podemos tener margen en patrocinios, en lo que estamos dando los primeros pasos. También en 'ticketing', en cómo trabajar con nuestros abonados. Todo esto no garantiza unos ingresos que den mucha más solidez al proyecto pero sí ayuda. El Granada pertenece a un grupo importante y podemos beneficiarnos de sus sinergias. El caso de Adrián Ramos es una de ellas. Nos puede dar ese plus. Me hace gracia cuando leo algunos comentarios para que el presidente ponga dinero para ser más competitivos, algo que prohibe el 'fair play' financiero. Es una posibilidad que no existe. Si no, lo hubiera hecho ya. Los clubes se tienen que 'autofinanciar', generar esos ingresos. Pero hay alternativas aprovechando esos equipos 'hermanos'.

-Siempre está la escapatoria de la ampliación de capital.

-Tiene muchas limitaciones. En el techo de gasto, la incidencia es pequeña. Al estar en Segunda, el Granada este año no podría hacer una inversión en la ciudad deportiva, por ejemplo. Sin embargo, lo va a hacer el presidente. No puede poner en la plantilla pero sí en esto.

-¿Esa promesa del presidente se mantiene entonces? Liberar una cantidad personal para la ampliación de la ciudad deportiva.

-Sí, sigue vigente. Se va a utilizar para la segunda fase.

-¿Usted cree que engañaron al presidente Jiang el año pasado?

-Sí.

-¿Pero en todos los sentidos?

-En la amplitud de la palabra. Lo dejamos ahí. Él no tenía información. Ahora me atrevo a decir que la tiene casi del día a día, de las cosas importantes. Prácticamente hablo a diario, con un reporte semanal. Él me transmite sus opiniones y sensaciones. No puedo decir órdenes porque él siempre pregunta cómo podemos hacer algo, en cualquier área. Él está contento con contar con esa información, que no tenía.

-¿El Granada es un club solvente hoy? ¿Sería problemático estancarse un año más en Segunda?

- Es solvente, no sería un problema económico ese escenario. El Granada tuvo beneficios el año pasado y este, si sigue todo igual y no hay ningún desastre deportivo, también los obtendrá. No tenemos deuda a corto. El equipo está saneado.

-Tengo entendido que el equipo tiene 2,5 millones en el control.

-No, tenemos menos.

-Manolo Salvador declaró en IDEAL que no era muy partidario de ir al mercado de invierno.

-Lógicamente esto tiene que partir de la dirección deportiva. Ahora mismo es prematuro, no hemos comentado nada. En las próximas semanas hablaremos de estos temas, contando con la opinión del entrenador. Si se toma alguna decisión, yo trabajaré, junto al resto de la estructura. Ahora mismo tenemos un margen pequeño después de la incorporación de Chico Flores, pero tenemos herramientas para ampliarlo. En función de los ingresos, irá aumentando. La idea es que haya siempre una bolsa disponible para acometer esfuerzos. Creo que es evidente que no haremos grandes cosas en el caso de tener movimientos, pero lógicamente la decisión no la tomo yo.

-¿Cuándo va a comenzar la obra de ampliación de la ciudad deportiva?

-No podría darle una fecha porque estamos pendientes de unas últimas modificaciones y de algunos temas administrativos. Esperamos que pronto. La idea inicial es hacer dos campos de césped artificial de forma inmediata, con una grada, vestuarios y edificios de servicios, con cafetería, tienda y aseos para el público. A partir de ahí, en otra fase, la residencia. Incluso nos hemos planteado una tercera fase, porque estas cosas hay que planificarlas con tiempo. Nuestro presidente nos planteó que quería ver ideas para ello.

-¿Pueden tener actividad comercial en la ciudad deportiva? Hasta la fecha había sido considerado como suelo deportivo.

-En los metros actuales, no. En una futura ampliación sí podría haber. Pero el plano comercial no es el eje central. Esta parte la queremos trabajar en el estadio.

-¿Qué quieren emprender exactamente en el estadio, del que pronto tendrán la gestión íntegra?

-Vamos a encargar un proyecto de explotación. Llevará reformas. Lo de las esquinas es un tema a plantear a corto plazo, sobre todo si ascendemos. Y después, porque el estadio tiene que ser también una fuente de ingresos. Ahora mismo es un gasto increíble. Nos cuesta trabajo en Segunda división, igual que le costaba antes al Ayuntamiento, hasta hace poco. Fuimos sensibles con esta situación. Era un agujero de tirar dinero y queremos que genere. No sólo que sufrague sus costes, sino algo más.

-Imagino que los tiros irán por lo que se ha mejorado en otros campos de España, como restauración o tiendas.

-No está definido todo pero va en la idea de Inglaterra. El 'día de partido': que la gente venga a pasar el día en el estadio y activar todo lo que le rodea. Tiene muchas posibilidades y espacio. Tenemos cuatro esquinas por rellenar y hay que empezar por ahí. Hay que cambiar la iluminación, obligados por LaLiga.

-¿Cuándo va a jugar el filial en la ciudad deportiva?

-Buena pregunta. Yo esperaba que este sábado pero parece que no. Hemos trabajado haciendo un esfuerzo brutal para que todo estuviera preparado. Esperábamos obtener la autorización de la Federación ya pero no va a poder ser. Esperemos que para el próximo en casa.

-¿Cómo valora la trayectoria del Granada B?

-Estamos muy esperanzados. Había preocupación al principio de temporada, no lo vamos a negar, porque tuvimos que hacer un equipo completamente nuevo, con nacionales. Asumíamos un riesgo fuerte pero se hizo un trabajo de confección estupendo en dirección deportiva, secretaría técnica y gerencia deportiva. No sólo era fichar, sino sacar un montón de jugadores que todavía teníamos de la etapa Pozzo. Parece que los resultados están llegando y estamos muy contentos con el equipo. Lo pude ver en Sevilla ante el Betis B y pienso que puede haber jugadores, que hay algunos que apuntan arriba. Ese es el patrimonio que queremos. De ahí que necesitemos la mejora en la ciudad deportiva, que ahora mismo no admite público, pero que esperamos poder utilizar en el siguiente partido. No habrá muchos campos en Segunda B como la ciudad deportiva del Granada. No entendemos que estemos todavía sin respuesta.

-¿Nos podría explicar cómo funciona la nueva empresa sobre la que gravita el club, que ya no es DDMC?

-Hay nombres ya que se sopesan pero permítame que no los desvele. Se está trabajando en una estructura. Jiang ha decidido que esté en Madrid. Se barajaron otros puntos. Se coordinará con los tres clubes (Granada, Chongqing Lifán y Parma) y ya está decidida esa figura de enlace en el área deportiva, que es Antonio Cordón, quien se coordina con los directores de cada equipo. Habrá más personas en todas las áreas: márketing, comunicación, reportes...

-¿Entiende que pueda haber conflicto entre Cordón y Salvador?

-No veo esa posibilidad porque ya conozco a los dos, veo cómo funcionan y las tareas están definidas. El Granada es independiente en sus decisiones y la idea es consensuar con el grupo.

-El grupo parte de tener una gran red de ojeadores por el mundo, ¿no?

-Es un trabajo que inicia Cordón para que todos nos podamos beneficiar. Se ha invertido en programas informáticos y de seguimiento de jugadores. De eso ya nos estamos aprovechando en el área deportiva. Llegamos a puntos que antes, por nuestra capacidad, no podíamos abarcar. Llegamos a otras partes del mercado.

-¿Qué rol tiene David Belenguer en todo esto? Todavía no ha salido a la luz pública.

-El grupo todavía no se ha presentado. David es una persona importantísima en este grupo, la más cercana a nuestro presidente, y es quien está organizando toda esta estructura. Creo que John Jiang hará una presentación del grupo a nivel internacional donde se definirán estos papeles. Tanto David (Belenguer) como Antonio (Cordón), así como otras personas que están en el grupo pero que no son tan conocidas, están sumando a todos los clubes. En este caso, también al Granada. Vamos haciendo cosas: por ejemplo, ya he hablado con el director general del Parma.

-¿Sigue Tony Adams en el proyecto?

-Creo que no pero no sabría responderle con certeza. Esta pregunta es para John Jiang.

-En la dirección, ¿a qué se dedican Kangning Wang e Ignacio Cuerva en la actualidad?

-Ellos son vicepresidente y consejero. Estoy en el consejo de administración con ellos, en permanente contacto. En el día a día lidio yo con los problemas. Tengo muy buena relación con ambos, cada uno con sus características. Aportan mucho al club y me ayudan mucho.

-¿Qué labor desempeña Pedro González Segura?

-Es un asesor externo del club, sobre todo para labores de márketing y relación con las peñas.

-¿Qué le traslada John Jiang?

-El presidente nos mete bastante presión. Cuando viene, y últimamente lo hace bastante, pues creo que somos su ojito derecho dentro del grupo, plantea un proyecto que aseguro que es tan ambicioso que algunas veces nos sorprende a nosotros mismos. Nos cuenta a dónde quiere llegar, pero repite que paso a paso. Él quiere que los pasos sean cortos pero sólidos. Está ilusionado con la ciudad deportiva y con la cantera; pregunta por sus resultados constantemente. No está centrado sólo en el primer equipo. Sabe que hay mucho más.

Fotos

Vídeos