GRANADA CF | HÉROES DEL ASCENSO

Premio al capitán de la tierra

Manolo Lucena en un partido ante el Rayo en 2010./
Manolo Lucena en un partido ante el Rayo en 2010.

Manolo Lucena admite que aquella temporada en Segunda fue «la más bonita de mi carrera». Tras muchos años de sufrimiento por campos de Tercera e impagos, fue el paso previo al fútbol de élite en el equipo de su ciudad. Ahora vive su segunda experiencia en la categoría con otro rol

CAMILO ÁLVAREZGRANADA

Para un futbolista que ha vivido los momentos más duros del equipo de su ciudad, lograr el ascenso para jugar en el fútbol profesional es un premio más que merecido. Cada día de partido en el minuto 18 se corea el nombre de Manolo Lucena, un futbolista granadino que ha conseguido jugar en Primera tras hacerlo en Tercera como rojiblanco. Aquella temporada de Segunda división «fue la más bonita de las que he jugado», admite el ahora delegado de campo del conjunto granadinista. «Llevábamos 23 años sin jugar en esta categoría y con lo que había costado el 'play off'», recuerda.

Aquel Granada se fue convenciendo en cada jornada que pasaba de que podía estar entre los mejores. Lucena admite que nadie se planteaba un objetivo ambicioso aquel año, aunque «es posible que Quique Pina y Juan Carlos Cordero tuvieran en mente pelear por el ascenso», asegura. Lo que sí tiene claro es que para superar el trance de Segunda con éxito es fundamental contar con un «buen vestuario», pues «hay tanta igualdad que todos ganan a todos».

Aunque eran conscientes en el vestuario de que «teníamos buen equipo», las cosas no empezaron bien. Recuerda que «perdimos los tres primeros partidos». Además, eran «unos recién ascendidos y teníamos los pies en la tierra». Sin embargo, con el paso de las jornadas el equipo rojiblanco fue encontrando mejores sensaciones, sobre todo en Los Cármenes. «En casa hicimos partidos espectaculares. Teníamos un vestuario increíble». Así se dieron cuenta de que «nuestro nivel era parejo al de los equipos punteros». Hasta que se metieron en el 'play off' de ascenso.

«Era un sueño» estar en la fase final del campeonato. Para Lucena la eliminatoria con el Celta «ha sido de las más bonitas que se han vivido desde que se pusieron en marcha los 'play offs'. Jugamos muy bien los dos equipos, cualquiera se merecía haber pasado a la final». Una vez que superaron aquel trance, «tenía la sensación de que lo conseguiríamos», reconoce el granadino. Era el premio a un carrera de fondo con competidores tan importantes como «el Rayo, el Betis, el propio Celta, el Valladolid...». El Granada, en parte, triunfó porque para muchos de los jugadores «fue la mejor temporada de su vida».

Lucena se vuelve a encontrar de frente con la Segunda división, aunque esta vez su papel es distinto. Se mantiene como delegado de campo y seguirá ayudando en los entrenamientos del primer equipo como parte del cuerpo técnico. Reconoce, como aficionado del Granada y no como empleado, que percibe «ilusión» en el granadinismo pese al duro descenso, sobre todo porque muchos aficionados aún recuerdan «lo bien que nos fue en Segunda». También el hecho de que el conjunto rojiblanco tuviera muy presente la pérdida de categoría varias jornadas antes del final restó dramatismo. «Hemos tenido tiempo de hacer el duelo y empezar a ilusionarnos de nuevo», explica.

Él, que lo vive desde dentro pero lo siente como un hincha más, está convencido de que el Granada se enfrenta a «un año importante» en el que «vamos a sufrir si queremos conseguir el objetivo», pero que se están poniendo encima de la mesa los argumentos suficientes para lograrlo. Como ocurrió en la campaña 2011/12, se está formando un grupo compacto en el que, por lo menos en sus primeros días juntos, reina el buen ambiente.

Fotos

Vídeos