El corazón del Granada CF

Cómo predicar granadinismo puro en territorio ajeno

Miembros de la pena, en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán. / R.I.

La peña del Granada CF en Sevilla surgió a raíz del enfrentamiento que tuvieron los nazaríes frente al conjunto hispalense en la 15/16, con resultado abultado a favor de los primeros. Hoy siguen creciendo y confían en el proyecto actual

GABRIEL S. CARACUELGRANADA

La rivalidad entre granadinos y sevillanos no representa una novedad para nadie. Detrás de la marabunta de chistes con intenciones desacreditables y bajo intensas pugnas por cuestionar quién elabora la mejor cerveza o posee una ciudad más escultural, se llega a un punto donde la intención es deslucir lo ajeno en vez de potenciar lo propio. Pero los chascarrillos de salón dejarán siempre hueco para la operancia de aquellos que se atreven a desmarcar los clichés, como Rafael Ruiz y y su peña granadinista en pleno corazón hispalense.

La idea de formar la agrupación se gestó bajo un marco futbolístico idóneo: en aquel enfrentamiento entre nervionenses y nazaríes de la 15/16, cuando se le endosó un 1-4 al cuadro de Unai Emery, a esas alturas con la cabeza más puesta en sus compromisos europeos que en superar a un Granada que o se imponía o sucumbía. Rafael, granadino de pleno derecho que reside en Sevilla por motivos laborales desde hace dos años, es del club de su tierra desde pequeño, y siempre bajo tutela de su padre, abonado al Granada desde la década de los 60.

Año de Fundación
2016.
Nº de peñistas
15.
Lugar de la sede
Sevilla.
Presidente
Rafael Ruiz Jiménez.
Ubicación en el campo
No residen en Granada.
·Mañana
Peña Clasificados X

Junto a un amigo, que ahora resulta ser el vicepresidente de la peña, se preguntó en su día si residía más gente en la capital andaluza que fuese afín al club de la Alhambra: «empezamos unos siete y ya estamos más del doble. Somos personas que ya sea por trabajo o porque la pareja es sevillana se ha unido para reivindicar el granadinismo por estas tierras», comenta entre carcajadas.

Hicieron la puesta en largo en el bar Tinta roja, al lado del recinto Sánchez Pizjuán, casi un año después del envite que alargó la vida de los entonces hombre de José González y que inspiró a Rafael para dar el paso de crear el círculo. Acudieron, entre otras personalidades, Ignacio Cuerva, antes vicepresidente y ahora consejero del Presidente de la entidad.

No son un número amplio, y como se encuentran en plena rampa de salida pues prácticamente se movilizan cada uno con su coche: «hemos hecho desplazamientos a al Nuevo Los Cármenes y a los dos campos de primera en Sevilla. Con el descenso a Segunda, se nos abren mucho más las opciones de viajar a otros campos, como Córdoba, Cádiz o Almería».

La confusión que acaba en risas

Suelen ir ataviados con las bufandas de la peña y una gran lona con su símbolo: encima del escudo del Granada incluyen el giraldillo, que es la escultura que corona la Giralda. Alguno los ha tenido que mirar dos veces, ya que en sus visitas al feudo granadino eran confundidos con sevillistas y no como forofos del plantel local: «los colores y nuestro emblema alternativo han confundido a más de uno, pero después de explicarles quiénes somos, todo son elogios y alabaciones, por aquello de la curiosidad que supone ser un granadino en Sevilla y encima predicar la palabra del Granada».

Esta campaña no podrán visitar ni al Betis ni al Sevilla, pero Rafael aprecia un punto positivo de la nefasta gestión del verano pasado: « por lo menos se dieron pasos en cuanto a la estructura de club y su profesionalización, adaptándose a los requerimientos de la Segunda, junto a un salto deportivo destacable». Seguirán en Segunda predicando el ejemplo de que el granadinismo no entiende de tópicos, si no de sentimiento independiente al escenario.

Fotos

Vídeos