la situación de Carcela preocupa en el club

La Plazoleta

El futbolista belga-marroquí, aún propiedad del Granada, estaba apartado en el Olympiakos. La hipótesis de un regreso inmediato no parece probable

Imagen de archivo de Carcela en un entrenamiento del pasado mes de marzo./IDEAL
Imagen de archivo de Carcela en un entrenamiento del pasado mes de marzo. / IDEAL
RAFAEL LAMELAS

El Granada busca, a contrarreloj, un futbolista en el mercado que juegue de extremo y aunque tiene a un activo de esas características como cedido, no está previsto que lo recupere. Se trata de Mehdi Carcela-González, el futbolista belga-marroquí que se fue en préstamo este verano, dentro de las operaciones para liberar masa salarial de cara al nuevo proyecto en Segunda. Carcela acabó en el Olympiakos griego y aunque tuvo bastante carrete en los primeros partidos del conjunto heleno en la Champions League, en el campeonato de aquel país apenas ha disputado seis encuentros. Las últimas informaciones venidas de allí resultaban alarmantes. Al parecer, estaría apartado. La situación ha empezado a cambiar desde este jueves, cuando el nuevo entrenador, el español Óscar García Junyent, le recuperó para la causa.

En el club rojiblanco preocupa esta situación. Para la entidad es necesario que deportistas así, a los que dejaron ir pero que siguen en propiedad, se revaloricen en los lugares donde han recalado para una posible venta. En el caso de Carcela, el Granada intentaría amortizar los 2,3 millones de euros pagados al Benfica por el 75% de sus derechos. La opción de compra del Olympiakos nunca salió a la luz (la prensa griega especuló con unos tres millones) pero no tiene pinta de que la ejecuten.

El Standard de Lieja ha sopesado su incorporación, en una escuadra en la que es muy apreciado. Sonó para el Alavés pero no dejó de ser una especulación. En el cuadro vasco se decantaron por Hernán Pérez, uno de los bandas por los que se interesó el Granada antes de arrancar el mercado, disuadido por su alta ficha: 2,4 'kilos' anuales (la mitad para el que lo quisiera por lo que restaba de campaña).

Carcela cobra algo más de un millón de euros por curso y fuentes rojiblancas alejan un retorno inmediato del jugador. Es más probable otra cesión a otro país que su vuelta, que sí sería obligatoria el próximo verano, como la de Rubén Pérez, el recién operado Fran Rico y Rene Krhin, salvo que el esloveno alcance los 20 partidos con el Nantes, de los que está lejos.

La situación de Puertas está en duda porque el futbolista quiere jugar más y no lo ve claro

Los nazaríes están trabajando en varios frentes para intentar encontrar el perfil buscado. Ahora los tiros parecen pendientes del Andrew Hjulsager, futbolista del Celta de Vigo. Desde Almería se insistió fuerte con un trueque entre Fidel y Puertas, aunque sería una operación de segundo nivel, de última hora. El primero coincidió con Oltra en el Córdoba y es de su confianza, aunque en su ejercicio esté teniendo luces y sombras. En cualquier caso, el principal impedimento es que el sueldo de Puertas, que ronda los 300.000 euros, aparece como inasumible para un Almería con unos 50.000 en caja, ante un Granada que no querría asumir parte de los emolumentos en caso de salida.

Todo dependerá también del parecer de Puertas. Si ve que el entrenador sigue contando poco con él o si la incorporación o incorporaciones, pues esto tampoco se puede concretar, le acaban dejando fuera de foco. El que tampoco volverá es Benítez, desestimado pese a una corriente favorable surgida en redes sociales por ciertos aficionados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos