Granada CF

«La plantilla está compensada. Compitiendo bien, acabará donde todos queremos al final»

Manolo Salvador, director deportivo del Granada, posa en la ciudad deportiva del club.
Manolo Salvador, director deportivo del Granada, posa en la ciudad deportiva del club. / FERMÍN RODRÍGUEZ

Manolo Salvador Director deportivo del Granada CF | El 'arquitecto' rojiblanco cree que el grupo irá a más, considera que el equipo ha podido sumar algo extra «aunque no estamos para que nos echen flores» y confía en que Adrián Ramos siga hasta junio

Rafael Lamelas
RAFAEL LAMELAS

Un entrenador que conoce bien la categoría y 18 fichajes nuevos, con cuatro cedidos (Iriondo, Kunde, Espinosa y Manaj; este con opción de compra). Disuadir a Adrián Ramos de su deseo de marcharse. La repesca de Darwin Machís y la subida al primer equipo de Sergio Peña, que ha conllevado un arduo trámite burocrático para que el venezolano pase a ser comunitario. La desvinculación de David Lombán y Entrena a voluntad de los jugadores. El traspaso de Tito (ya fijado), Atzili, Ingason y Foulquier (este en un movimiento del propietario de sus derechos, Gino Pozzo, sin beneficio para el club). Los préstamos de Rubén Pérez, Carcela y Krhin (para eludir los altos salarios de estos dos últimos). Todo esto, a grandes rasgos, enumera los movimientos de la dirección deportiva del Granada que capitanea Manolo Salvador.

El valenciano ha vuelto al ruedo tras un año sabático, después de su salida del Levante, con el que disfrutó de años de resurgir -desde estar al borde de la ruina- y del mejor momento histórico de los granotas, gracias a una política efectiva de contrataciones que dio saneamiento. La etapa se amargó al final con un descenso.

Quizás sea pronto para calificar fielmente su trabajo. No cabe duda de que ha sido un verano complejo en operaciones y que, al menos, se ha restablecido cierto criterio a la hora de configurar la plantilla. Otro debate es si tiene suficiente talento para alcanzar el objetivo fijado: la Primera división.

«Espero que cuando estemos más acoplados, rindamos. Son futbolistas que lo han demostrado»

-¿Qué le pareció el partido ante el Barça B y, en general, el arranque del equipo?

-Nos gustaría haber ganado, como es lógico. Tenemos más o menos los puntos que merecemos. Quizás pudo ser algo más con el Albacete y el Barça B. Necesitamos un periodo de adaptación ante una plantilla nueva, aunque no es ninguna justificación. Creo que el equipo irá a más. Espero eso. Que cuando estemos más acoplados, dará más rendimiento. Son futbolistas que lo han demostrado.

-Da la sensación de que al Granada se le está atragantando la gestión en el centro del campo.

-No me gusta generalizar así. Cuando un equipo ataca, lo hacen todos; cuando defiende, igual. El centro del campo se ve afectado por lo demás. Es un trabajo de grupo. A nivel individual podemos hablar de algún fallo pero una laguna de juego es colectiva. A veces no puedes construir bien si falta movilidad arriba, o al revés.

-¿Considera bien cubierta esta demarcación? ¿Quién es el sustituto natural de Ángel Montoro?

-Tenemos muchas variantes. Kunde acabó jugando de mediapunta pero en su selección y al principio con el Extremadura actuó hasta de mediocentro defensivo. Es polivalente. Sergio Peña es ofensivo pero se adapta bien ahí, tiene visión de juego y capacidad de trabajo. El mismo Hongla, aunque esté en el B. No es de calidad como Montoro pero se adapta. Alberto Martín y Baena cubren la posición. No veo el problema.

«Tenemos variantes en el centro. Kunde y Peña son polivalentes. Este tiene visión de juego y trabajo»

-¿Dónde cree que puede dar más el canterano Sergio Peña?

-Su posición natural es de enganche, porque tiene último pase y movilidad. También puede actuar de 'ocho', al lado de un centrocampista más defensivo. Es muy aplicado, sabe leer bien los partidos y va a mejorar. Tiene 21 años. Ha mostrado mucho en lo ofensivo pero por su físico se adapta a varios puestos. También puede caer a banda aunque no es específico. Él tiene más desborde por calidad que por velocidad. Requiere de más campo y tener una mirada más global.

-¿Esa característica, la velocidad, la ve bien cubierta con lo que hay?

-Hay de todo. Ha venido Licá, que es más rápido que los que teníamos, con la excepción de Machís. Pero la velocidad se ve en el juego. Un jugador rápido es Machís, pero veloces son todos, porque si tienen habilidad no hace falta que cojan el balón y se vayan solos corriendo hasta la línea de fondo. A veces se desborda por calidad. Tenemos mezcla.

-¿Por qué no ha agotado la ficha que se le queda libre?

-José Luis (Oltra) -y yo también- es partidario de que teniendo al filial en Segunda B es preferible dejar espacio y, a su vez, concentrar el presupuesto del primer equipo en menos futbolistas. Hemos jugado con esta variable y con la de las salidas, que han sido difíciles, porque sin ellas era imposible fichar. Hemos hecho un equipo a coste cero porque aunque pagamos algún pequeño traspaso (Menosse y Germán) es porque los jugadores han renunciado a cantidades cada año para poder abonarlos. Son traspasos 'ficticios', no pagamos como tal. Prefiero tener 22 o 23 jugadores con más calidad que te cuestan el mismo dinero, que 25 y a lo mejor tienes menos nivel. Los contratos son unos puntos más altos porque, a mi modo de entender, son mejores futbolistas, analizando su trayectoria. Sabemos que es una Liga larga pero también podemos tirar del 'B', donde se ha hecho un buen grupo y habrá sorpresas, con chavales que a nivel económico también han supuesto un ahorro. Ha bajado un 60% el presupuesto respecto a lo que había.

«Preferimos dejar espacio habiendo un filial y concentrar el presupuesto en menos futbolistas»

-No habla de cantidades concretas nunca pero, ¿le ha quedado holgura en el límite salarial como para actuar en invierno?

-Sí, estamos preparados para ello. Nos ha 'perjudicado' un poco lo que todavía pesaba del 'B' (jugadores ligados a Pozzo), con alguno aún colgado, pero queda algo. Pero no soy partidario de los refuerzos de invierno. Si fuéramos un equipo como Madrid o Barça, que pueden pagar por un titular de otro club, vale, pero para nosotros es difícil. Tenemos que ver bien a los jugadores y trabajar para ello desde ya, en caso de que nos interesen. Prefiero que estén ya con ritmo. En esa ventana es difícil encontrarlos así. Intentaremos que si viene alguien, lo haga preparado.

-¿Qué nota le pone a la plantilla que ha confeccionado?

-Me gusta mucho lo que hay. Lo paso mal en los partidos. No los puedo analizar hasta al día siguiente. Cambia mucho la percepción. Por ejemplo en Zaragoza. Lo vi diferente en la grabación.

«Queda dinero. Ha que ir viendo a jugadores y trabajar desde ya por si interesa. Que estén a ritmo»

-¿A cuánto cree que está de su mejor versión?

-Está a un 65%. El 100 es muy difícil llegar, así que si la aspiración es un 90-95%, estamos así, a un 30 de llegar. Todos están fuertes pero de acoplamiento, falta. Hay detalles por pulir. Por ejemplo, a Machís hay que decirle que tiene que hacer más desmarques de ruptura en lugar de pedirla al pie para aprovechar su velocidad y hacer daño. Esto, por seguir, provoca que a lo mejor Montoro no se la dé al espacio. Todo acaba afectando. Creo que en esta plantilla, sabiendo que en Segunda es muy difícil golear. El líder no le mete siete al último, como en Primera.

-¿Rey Manaj era su opción inicial como tercer punta?

-Es cierto que en su posición manejábamos otras posibilidades. No es que frustre, sino que ha sido imposible que otros salieran.

-¿Una de esas opciones fue Ortuño?

-Me creaba dudas. No a nivel deportivo por lo que hizo en Cádiz, pues también lo tuve en el Levante B en su día, pero me extrañó que un jugador con contrato en vigor con Las Palmas lo tuvieran en casa. Me equivoco, como cualquier persona, pero como director deportivo del Granada que soy esto me preocupaba. No lo entendía. Y no estoy hablando de que sea o no profesional, sino que esto no me cuadraba.

-¿Le habría gustado empezar antes a trabajar?

-Claro. Estuve meses viendo fútbol pero no es igual que cuando trabajas para un club. Si hubiera llegado un par de meses antes, habría tenido opciones atadas. La situación del Granada no invitaba a ello.

«Me creaba dudas. Me extrañó que un jugador con contrato en vigor con Las Palmas lo tuvieran en casa»

-¿Le perjudicó el caos del año pasado para convencer?

-Sí, aunque la mayoría conoce mi forma de trabajar y eso valió mucho para que se aceptaran este reto. La situación previa lastraba porque desde fuera se veía el lío. Pero cuando vieron el proyecto que había, con un entrenador nacional y que conocía bien la categoría, esto ayudó.

-¿Ve a Adrián Ramos hasta junio?

-Lo veo y espero que esté pero dependerá de todo: su situación, la del equipo... Le gusta que haya ambición y tiene contrato hasta diciembre, que espero alargar. Él va a trabajar y darlo todo, como ha hecho.

-¿Le ha trastocado mucho lo de Germán Sánchez?

-Todas las lesiones te perjudican y más con un titular, pero hay quien lo puede hacer bien, como Charlie Dean o Saunier. Son diferentes. Saunier es más de salida de balón, menos agresivo, por ejemplo.

-¿A quién teme más en esta Liga?

-Al Granada, es al que temerán. Si este equipo está al nivel que espero, no tendremos problemas de estar en disposición, al menos, de ganar todos los partidos. Está compensada y compitiendo bien, acabará donde todos queremos al final.

Eligió sus primeras opciones del mercado «al 90%»

Salvador resalta que sólo «alguna» de sus primeras opciones de mercado no ha llegado al Granada. «Se ha hecho una plantilla acorde, al 90%. Al principio lo pasamos mal porque es difícil partir de cero. Hay muchas necesidades y equipos. Hay clubes que tienen un bloque del año pasado, como pasa con Osasuna o Sporting, que pagan traspasos porque ya tenían esa base. Además, los sueldos de su plantilla se iban a la mitad por bajar y los míos se mantenían igual. No podía vender y negociar, sino que había que sacarlos sí o sí. No cuadraba si no», advierte.

Ahora está descansando hasta mitad de semana tras tanto trasiego, junto a su familia. «Me gustan los retos; ha sido un verano bonito pero jodido. Necesito unos días para dejarme caer en la tumbona, dormir y relajarme. Sólo unos pocos días», asume. El miércoles, vuelve para la Copa.

Fotos

Vídeos