Granada CF

El perfil de tercer delantero, complicado por lo cotizada de la posición de ariete

Adrián Ramos inicia una carrera en el partido ante la UD Las Palmas.
Adrián Ramos inicia una carrera en el partido ante la UD Las Palmas. / FERMÍN RODRÍGUEZ

En la zona noble del club lo saben, así como el cuerpo técnico y los propios jugadores, que ven a diario el desempeño de Joselu y Adrián Ramos

N. SANTANAGRANADA

El Granada cuenta con dos de los mejores delanteros que podría tener de cara a esta temporada. En la zona noble del club lo saben, así como el cuerpo técnico y los propios jugadores, que ven a diario el desempeño de Joselu y Adrián Ramos. Pese a la categoría de los dos jugadores, la operación a la que tuvo que ser sometido este último y la lesión de Rubén Sánchez -jugador del filial- ha evidenciado la necesidad de firmar un tercer punta que pueda suplir a ambos en caso de ser necesario.

Si ya de por sí es complicado encontrar un delantero, la operación se torna aún más difícil sabiendo que tiene que venir a un equipo cuyo objetivo es ascender, pues se pugna por algunos jugadores con conjuntos de Primera, que suelen ser los elegidos por el futbolista. Uno de los pretendidos es Ortuño, jugador que milita actualmente en la UD Las Palmas y de la que se espera que salga pronto.

El jugador murciano ha sido asociado con multitud de nombres en Segunda división, pues realizó una gran temporada en esta categoría con la camiseta del Cádiz y cuenta con un excelente cartel. Lugo, Albacete, Almería, Valladolid y Tenerife se han interesado por el delantero además del cuadro nazarí.

Ortuño se complica

Pese a las pretensiones granadinistas, el jugador parece alejarse, pues el propio presidente del Tenerife ha anunciado que ya hay un acuerdo con Las Palmas para que Ortuño se incorpore al equipo blanquiazul.

Ambos clubes ven con buenos ojos que el delantero pase otra temporada más en régimen de cesión, aunque la operación no cuenta aún con el visto bueno del propio futbolista, que espera ofertas de equipos de Primera.

En caso de que el acuerdo de cesión no fructifique y se opte por la fórmula del traspaso, el Granada percibiría la mitad de la suma económica del traspaso, pues cuenta con el 50% de los derechos económicos del jugador y tendrá que dar también el visto bueno a la operación.

Por otra parte, el club canario buscaría recuperar la cantidad invertida en el delantero, de en torno a un millón de euros. Por lo tanto, para que esto suceda, el club de Recogidas ingresaría también a sus arcas otro millón.

El inicio de la Liga se acerca y el Granada no encuentra aún un tercer punta, si bien sigue trabajando en ello para poder cerrar la plantilla cuanto antes.

Fotos

Vídeos