Preparador físico

Pepe Conde: De Rusia a Granada para evitar las lesiones

Pepe Conde: De Rusia a Granada para evitar las lesiones
DIARIO DE NAVARRA

El preparador físico de Diego Martínez está enrolado en el Mundial con la Selección española en estos momentos

Camilo Álvarez
CAMILO ÁLVAREZGRANADA

En Osasuna era el preparador físico principal y en la Selección ejerce de readaptador. Pepe Conde (Cádiz, 1977) es uno de los escuderos de Diego Martínez, al que conoció en Granada y con el que coincidió en el Sevilla, aunque su trabajo codo con codo comenzó esta última temporada en Pamplona. Con todo lo que está ocurriendo en Rusia con el combinado nacional seguro que no se está aburriendo. Pese a la salida de Lopetegui él sigue en su puesto hasta que termine la participación de La Roja en el Mundial.

Luego llegará a Granada para poner en forma a la plantilla rojiblanca. Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte y Doctor por la Universidad de Granada, es profesor asociado en la Universidad de Sevilla y se le reconoce por su trabajo en prevención y readaptación de lesiones.

Inspirado por el mítico preparador físico del Barcelona, Paco Seirulo, prima el trabajo individualizado porque «a lo mejor, lo que para ti te hace sentir que es bueno, a lo mejor para otro no», contaba en una entrevista para el Diario de Navarra esta pasada temporada. Su idea, explica, es escuchar a cada jugador y adaptarse a las sensaciones y el método que mejor se acomoden a cada uno, no imponer un sistema de trabajo sin más. También le gusta ser muy didáctico. Que los futbolistas sepan por qué hacen cada cosa.

También prima el trabajo físico pero enfocado a la evolución del futbolista dentro de un contexto táctico. Explica que antes «se hacía al atleta y luego al futbolista», algo que ha quedado obsoleto, como «el mito de correr en pretemporada para almacenar para la temporada».

Pepe Conde cuida todos los aspectos porque entiende al futbolista como «un todo, un sistema complejo». Por eso, además de adaptar el gimnasio de la ciudad deportiva de Tajonar, también implantó la ingesta de comida en el vestuario tras los partidos.

El preparador físico sevillano incide en personalizar las cargas de trabajo de sus jugadores al máximo para evitar lesiones. «No siempre más es mejor. A veces menos pero bien orientado es mejor que más», señala. Para medir los parámetros a seguir, lo primero que hace cada mañana es hablar con cada futbolista para saber su estado: si ha dormido bien, si nota alguna carga específica... A partir de ahí, ayudado por la tecnología (GPS) y la evolución en cada entrenamiento, ajusta su sistema de entrenamientos, tanto en el campo como en el gimnasio.

El día a día que implantó en Pamplona consistía en desayunar todos juntos en la ciudad deportiva, acudir a sesión de trabajo médico con trabajo individualizado antes de la sesión de vídeo o gimnasio, lo que toque cada día, previa a saltar al campo de entrenamiento. En Granada contará con unas instalaciones de primer nivel para implantar un modelo que ayude a conseguir el objetivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos