Granada CF

Un nuevo capítulo en la busqueda del 'nueve' perfecto

Adrián Ramos observa el balón./ALFREDO AGUILAR
Adrián Ramos observa el balón. / ALFREDO AGUILAR

Adrián Ramos parte como favorito para repetir en el 'once' como delantero ante el Barcelona B | Joselu también rindió a buen nivel con anterioridad, por lo que Oltra tendrá que decidir si actúan por separado o juntos

Antonio Navarro
ANTONIO NAVARRO

Uno de los grandes interrogantes del Granada de esta temporada quedó resuelto el pasado viernes. A Adrián Ramos se le ve implicado, está en mejor forma y a pesar de que ha tardado en ver puerta, sabe encontrar el camino hacia el gol. Un tanto y dos postes fueron sus principales avales para convencer al respetable del Nuevo Los Cármenes en el partido ante el Zaragoza, aunque sus movimientos y la sensación de que aún no ha mostrado el cien por cien de su nivel, ese que motivó que acabase jugando en el Borussia Dortmund desde 2014 hasta 2017, hacen pensar que el delantero colombiano aún puede ofrecer muchas tardes de gloria al granadinismo durante el resto de la temporada.

No obstante, su recuperación deportiva no zanja del todo el problema del 'nueve'. Lo normal sería que Oltra siguiera confiando en él en el choque ante el Barcelona B, pero Joselu ha rendido a buen nivel durante la primera vuelta, ha peleado todos y cada uno de los balones que ha podido y, aunque no ha entrado demasiado en contacto en la circulación de balón, ha terminado la primera parte del campeonato con nueve goles en su casillero. Una cifra nada despreciable.

Es por eso que surge la duda de si Ramos se afianzará como 'nueve' del equipo, si Joselu volverá a la titularidad en los próximos encuentros o si cuando jueguen lo harán en solitario o en sociedad. Hasta ahora se han probado todos los escenarios posibles y cada uno de ellos ha dejado diferentes resultados. Las dos jornadas iniciales Joselu fue el único punta del equipo y Ramos quedó fuera de la convocatoria porque aún era muy reciente el culebrón del verano, en el que había pedido salir del equipo y se había encontrado con la negativa de las altas esferas debido a que pocos meses antes se había realizado un importante desembolso económico para poder contar con sus servicios.

Tras dos partidos saldados con sendos empates, Ramos acompañó a Joselu en las tres siguientes jornadas y lo cierto es que el sistema con dos puntas (4-4-2 clásico) demostró carencias. Ya fuera porque el resto de sus compañeros aún no estaban acoplados y les llegaban pocos balones o por la falta de ensayos en pretemporada, pues no jugaron mucho juntos por diferentes motivos, la dupla Ramos-Joselu no cuajó y el día que se rompió (jornada 6) el Granada selló su primera victoria del campeonato.

La lesión del cafetero

El ariete colombiano fue el elegido de inicio para jugar ante el Córdoba, pero no debe guardar un recuerdo especialmente agradable de este encuentro. En la segunda mitad y con 2-0 en el marcador gracias a un doblete de Machís, Ramos falló un lanzamiento de penalti y posteriormente cayó lesionado, por lo que tuvo que ser sustituido por Joselu, que sí que marcó a ocho minutos para el final del partido.

El atacante onubense logró asentarse como hombre más adelantado durante las siguientes seis jornadas, marcando varios goles y siendo sustituido habitualmente por Rey Manaj. Ramos no volvió a entrar en una convocatoria hasta la jornada 13, pero Oltra ni lo alineó de inicio ni le dio entrada en la segunda parte de un Osasuna-Granada, cuyo resultado final (0-0) les valió a los rojiblancos para alcanzar el liderato.

El colombiano y el onubense compartieron titularidad a principio de temporada y en Reus

Otro malestar, por una gastroenteritis, dejó KO al colombiano en la previa del encuentro ante el Sevilla Atlético, en el que Joselu siguió jugando de titular. Marcó un gol, pero no pudo evitar la derrota de su equipo (1-2). El Granada echaba más de menos a Machís que a ningún otro jugador, y es por eso que cuando regresó el venezolano el equipo mejoró y Joselu, que no soltó la titularidad, consiguió ver puerta durante las dos siguientes jornadas: marcó el único tanto ante la Cultural Leonesa (1-1) y anotó el primero de los dos con los que el Granada aplastó al Huesca (2-0).

Era noviembre y su titularidad era indiscutible, pero en diciembre hubo malos resultados e imprevistos. Tras la sufrida victoria en casa ante el Almería (3-2), el Granada debía rendir visita a Reus sin poder contar con Machís por sanción. Oltra no confió en hombres de banda como Puertas o Licá y ubicó a Joselu en el costado izquierdo, quedando vacante el puesto de delantero centro, que fue ocupado por Adrián Ramos.

Al colombiano se le vio falto de ritmo y las ocasiones de gol brillaron por su ausencia, más allá de un cabezazo suyo que atrapó bien el guardameta rival Edgar Badía. Volvió Machís al 'once' y Joselu a ocupar el puesto de 'nueve', con Ramos y Rey Manaj esperando su oportunidad. Le llegó primero al punta albanés, que vio compensado su esfuerzo con una titularidad en Albacete durante el primer encuentro de la segunda vuelta. Joselu apenas había tocado la pelota en los dos partidos anteriores y Ramos estaba 'semicastigado' por haber llegado tarde de Colombia al finalizar sus vacaciones de Navidad, pero el ex del Borussia asumió su penitencia, trabajó con normalidad en los días previos al duelo y tuvo minutos en la recta final, en la que creó más peligro que un desacertado Rey Manaj, que fue sustituido en el minuto 64 de un enfrentamiento en el que recuperó la titularidad cuatro meses después de pasar desapercibido ante el Zaragoza en el único partido de Copa del Rey que el Granada ha disputado este curso (derrota 3-0). Ese desastre en tierras castellano-manchegas fue el precedente del Granada-Zaragoza en el que Ramos tuvo una nueva oportunidad y, esta vez sí, la aprovechó a la perfección. Ahora resta saber si va a ser capaz de hacer méritos para aguantar como titular y, si lo logra, conocer si terminará jugando solo en punta, acompañado de Joselu o de Rey Manaj.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos