Ideal

Granada CF
Un talento sin madurar

EXPEDIENTE 2016/17

Un talento sin madurar

  • Boga despertó mucha ilusión entre la afición al concretarse su cesión por parte del Chelsea. Su calidad para el juego ya se pudo comprobar en los entrenamientos desde la pretemporada, pero tras ser titular en las primeras jornadas fue presa después de su irregularidad y anarquía

Fue uno de los primeros fichajes de la pasada temporada. Jeremie Boga estaba considerado como uno de los jugadores de gran porvenir por el talento que atesoraba. En el Chelsea no tenía sitio por la enorme competencia que existe en el equipo que esta última temporada ha conquistado con autoridad la Premier. El Granada estuvo hábil en esas negociaciones y logró ser el club elegido por el conjunto inglés para acoger al mediapunta franco-marfileño. La entidad rojiblanca se las prometía felices en ese momento tras haber visionado imágenes de su juego.

En los entrenamientos llegó a encandilar por sus virtudes técnicas, pero pronto se pudo comprobar que era muy inconstante en sus acciones y con tendencia a la anarquía. No le gustaba presionar a la hora de recuperar el balón y su tendencia a las acciones individuales provocaron que no entrara demasiado en el juego asociativo. Eso fue bajando poco a poco la euforia que se había creado en un principio con su incorporación. Ya dio a entender que su inmadurez futbolística iba a impedir que se convirtiera en el jugador que diera un salto de calidad en el equipo.

El hecho de que se retardaran tanto la llegada de refuerzos durante el pasado verano, le llevaron a la titularidad en un principio. Estuvo de inicio en las tres primeras jornadas. Esos partidos los jugó al completo y hasta fue el autor del único gol que consiguió el conjunto rojiblanco en la goleada que recibió ante Las Palmas. Sin embargo, ya no fue titular ante el Betis en la cuarta jornada. Paco Jémez cambió su apuesta inicial tras los malos resultados y Boga fue uno de los sacrificados. Ya le había pedido que se implicara más en el trabajo defensivo para mantenerse de inicio.

No volvió más a ser titular en el resto de partidos que dirigió el técnico cordobés. Con Lucas Alcaraz le costó recuperar el protagonismo perdido. Jugó algunos minutos frente al Barcelona y después frente al Deportivo, pero no estuvo de inicio hasta la jornada doce en el encuentro disputado en Mestalla con el Valencia. Ese encuentro lo jugó al completo y el Granada pudo al menos obtener un punto en una visita que se antojaba complicada sobre el papel.

En las bandas

Logró abrirse paso de nuevo. El técnico granadino optó por ubicarlo más en las bandas, lo que hizo recordar lo que en su día realizó con Yacine Brahimi, el talentoso futbolista franco-argelino que tan buen recuerdo dejó en el Granada por su calidad. Boga fue titular de forma consecutiva ante el Sevilla, Málaga y Real Sociedad, pero en realidad solo en el primero de estos tres partidos estuvo a un buen nivel de juego. En los otros dos encuentros fue presa otra vez de su irregularidad, que tanto le afectó durante la temporada y que en realidad le impidió asentarse como titular.

Tras el parón navideño siguió contando desde el principio, pero ya fue uno de los elegidos casi siempre para ser sustituido. Perdió el sitio tras la derrota en Cornellá frente al Espanyol. A partir de ese instante se tiró casi dos meses sin ser titular. La crisis de resultados le permitió entrar otra vez de inicio a falta de once jornadas para el final. Pero esa nueva oportunidad tampoco la supo aprovechar para reivindicarse y volvió otra vez a las andadas. Solo se salva el gol que logró frente al Barcelona en Los Cármenes, que de todos modos no sirvió para puntuar. Se dedicó a hacer la guerra por su cuenta.

Tampoco contó para Tony Adams. Al ser un futbolista cedido, se sabía que no iba a continuar en la temporada siguiente y eso también influyó para que interviniera poco. Con el técnico inglés solo fue titular en el partido de la penúltima jornada con el Osasuna. Su poca implicación defensiva la reflejan los datos con los que concluyó en el apartado de amonestaciones. No recibió ninguna tarjeta amarilla durante los veintiséis partidos ligueros en los que intervino.