Ideal

Granada CF

GRANADA CF | EXPEDIENTE

Estancado en la segunda vuelta

Artem Kravets alza los brazos.
Artem Kravets alza los brazos. / FERMÍN RODRÍGUEZ
  • Artem Kravets llegó en el último momento para sustituir al sancionado 'Tin' Angulo. Debutó con un gol frente al Eibar y fue la referencia en ataque para Lucas Alcaraz, pero tras la llegada de Adrián Ramos pasó a un segundo plano y no volvió a marcar

Fue otro de los jugadores que aterrizó en los últimos días de agosto del pasado verano. Artem Kravets se incorporó finalmente al conocerse el positivo por cocaína del punta ecuatoriano José 'Tin' Angulo en un control antidopaje. El que había sido considerado como fichaje estrella fue suspendido y se procedió después a su despido, lo que dejaba una vacante en la plantilla. Piru, por entonces director deportivo, debió ponerse manos a la obra de forma rápida y en el mercado apareció la posibilidad de incorporar al espigado delantero internacional ucraniano.

Llegó en calidad de cedido procedente del Dinamo de Kiev. Había estado en la anterior campaña en el Stuttgart alemán, si bien con poca participación. Internacional absoluto con la selección de su país, se le consideró un refuerzo interesante sobre el papel. Tuvo en un principio la competencia de Ezequiel Ponce y David Barral, aunque estaba llamado a contar con minutos. Estuvo en desventaja con ellos en un principio, por haberse incorporado más tarde a los entrenamientos.

Su estreno resultó triunfal. Salió tras el descanso en la tercera jornada durante el partido disputado ante el Eibar en Los Cármenes. A la media hora marcó. Ese gol otorgó el empate en ese momento, aunque después en el último minuto volvió a marcar el conjunto vasco y no se logró ningún punto. Paco Jémez no le concedió la titularidad hasta la quinta jornada. Estuvo de inicio en el encuentro jugado con el Athletic, aunque fue sustituido después en la segunda parte.

La segunda vez que marcó fue ante el Alavés y de nuevo tras salir desde el banquillo. Aprovechó bien sus minutos con el preparador cordobés, que no se mostró muy convencido de hacerlo jugar desde el inicio. Sin embargo, a las primeras de cambio ya se encontraba entre los máximos goleadores del equipo. Es un delantero grande y con buen remate aéreo por su envergadura, aunque a veces torpe y algo lento en la conducción del balón.

Lucas Alcaraz tardó poco en decantarse por él como la referencia en ataque. A partir de la novena jornada ya sí que estuvo casi siempre de inicio. Su tercer tanto de la temporada lo hizo ante el Celta, aunque al igual que los otros dos anteriores, tampoco sirvió para puntuar en ese partido. Sí que valió para rescatar un punto el que firmó en La Rosaleda frente al Málaga. Un buen remate de cabeza suyo tras el saque de una falta tuvo como premio el empate fuera de casa. Llevaba ya cuatro tantos en su haber tras haber intervenido en trece jornadas hasta ese momento.

Último gol

Continuó como titular en ataque y su quinto y último gol llegó en el partido de la penúltima jornada de la primera vuelta con el Osasuna. Se adelantó en la primera parte el equipo rojillo y fue en la segunda mitad, cuando un tanto de Kravets concedió al menos un empate ante un rival directo. A partir de ahí se estancó. Siguió jugando de inicio hasta los primeros encuentros de la segunda vuelta, pero ya no volvió a celebrar otro gol en el resto de la temporada.

La llegada de Adrián Ramos en el mercado de invierno le relegó durante un buen número de partidos a un segundo plano. Ya no fue la preferencia en ataque para el entrenador granadino. Volvió a confiar otra vez en él después de la lesión muscular que afectó durante algunas semanas al ariete colombiano, pero no fue capaz de marcar otra vez. Con Tony Adams disputó solo un encuentro. Sufrió un fuerte esguince en un tobillo en el encuentro disputado en Los Cármenes con el Celta y ya se perdió por completo el último tramo de la temporada. Ha terminado junto a Pereira y Carcela entre los máximos goleadores del equipo, pero deja un mal recuerdo para los aficionados por su aportación. Tras una primera vuelta con más acierto, en la segunda se desinfló y ya no volvió a ser el mismo.