Ideal

Granada CF

GRANADA CF | EXPEDIENTE

El mejor fichaje de invierno

Wakaso protege el balón.
Wakaso protege el balón. / RAMÓN L. PÉREZ
  • Wakaso fue el último fichaje en el mercado de invierno y el que mejor rendimiento ha ofrecido. Su calidad y su entrega han sido indiscutibles

Con mucha desilusión se acogió en el entorno del Granada el fichaje de Wakaso Mubarak. El problema no tenía nada que ver con la calidad futbolística del mediocampista ghanés, sino con la marcha del marroquí Nabil El Zhar, objetivo del equipo en el último día del mercado de invierno, al rival directo de los rojiblancos en la lucha por la permanencia a finales de enero: el Leganés. El anuncio de que Wakaso sería jugador del Granada hasta final de temporada llegó cuando en el ambiente aún dolía que El Zhar, al que se daba prácticamente por cerrado para luchar por la permanencia, fuese nombrado oficialmente jugador pepinero mientras que su representante escribía un hiriente mensaje en redes sociales dejando en mal lugar al director deportivo Javier Torralbo 'Piru'.

Además del mal sabor de boca que dejó en el club la no incorporación de El Zhar, la puesta a punto de Wakaso tardó en llegar porque en la fecha en la que se confirmó su cesión por parte del Panathinaikos -31 de enero- el jugador se encontraba disputando la Copa África con su selección. Por este motivo no estuvo presente en el Granada-Las Palmas (jornada 21) y solo disputó los últimos 45 minutos del Eibar-Granada de la vigésimo segunda jornada, partido en el que los rojiblancos ofrecieron una pésima imagen reflejada en el marcador final (4-0).

El 17 de febrero por fin debutó como titular y lo hizo con una exhibición en el Granada-Betis (4-1). El centrocampista ghanés ofreció un recital en el centro del campo, entregándose a la causa con mucha energía, robando balones que mermaron la capacidad ofensiva del rival y que también fueron decisivos en el marcador pues una recuperación suya en el primer tiempo fue el preludio del primer tanto de Mehdi Carcela, que aprovechó un pase al hueco del jugador ghanés para plantarse ante Adán y batirlo por alto. Su entrega lo hizo conectar rápidamente con la grada, deseosa de ver sobre el terreno de juego a futbolistas que se dejan la piel en cada acción por defender el escudo. Tanta intensidad también ocasionó que fuese amonestado, algo bastante común en su expediente tal y como se demostraría en partidos posteriores.

Su garra y su entrega en la sala de máquinas lo convirtieron en un fijo dentro de los onces de Lucas Alcaraz. Ante el Alavés completó otro partido sobresaliente, demostrando una vez más su poderío físico en la medular y encandilando a la afición rojiblanca. Sin embargo, la intensidad con la que Wakaso se emplea en cada acción puede ser positiva o negativa según las circunstancias. El mediocampista no midió bien una entrada ante Griezmann en el tiempo añadido del Granada-Atlético de Madrid y esta falta acarreó la segunda tarjeta amarilla y que se perdiese por sanción el crucial Sporting-Granada del siguiente fin de semana.

La derrota en terreno asturiano, donde el equipo le echó mucho de menos, hizo entrar al Granada en una espiral negativa de la que prácticamente ningún jugador salió indemne. Wakaso siguió completando buenos partidos. Hizo incuestionable a los ojos de todo el mundo que sobre el campo debían estar 'Wakaso y diez más'.

La parte negativa de su impetuoso carácter, las amonestaciones recibidas, le impidió vestirse de corto por sanción en el Sevilla-Granada y con el equipo prácticamente descendido Tony Adams lo apartó de las convocatorias para darle entrada a Angban en mitad de un proceso de negociación con tres partes implicadas: el Granada, el jugador y su club de origen (el Panathinaikos). El vicepresidente de DDMC explicó que hubiese querido seguir contando con él pero afirmó que es un jugador «muy caro» para la Segunda.