Ideal

Granada CF

GRANADA CF | EXPEDIENTE

Desparpajo para las bandas

Aly Mallé, ante la UD Las Palmas.
Aly Mallé, ante la UD Las Palmas. / FERMÍN RODRÍGUEZ
  • Aly Mallé tuvo que esperar hasta la mitad de la primera vuelta para hacerse con la titularidad en el Granada B. Lucas Alcaraz siguió su evolución y tras la marcha de Carcela a la Copa África, optó por hacerlo debutar frente al Espanyol en el mes de enero

Es otro de los jugadores jóvenes que llegó en el pasado verano procedente de la factoría de Gino Pozzo. Aly Mallé recaló en Granada de forma tímida para hacer la primera escala europea de su carrera en el filial rojiblanco. Sus derechos pertenecían al Watford pero ha pasado al Udinese para esta temporada. En su país había jugado en el Black Stars y cumplidos ya los 18 años debió afrontar un nuevo reto. Ocupó también ficha como juvenil, aunque desde el primer momento estuvo con el Granada B.

Le costó ganarse la confianza de Lluis Planagumá y tuvo que esperar hasta la octava jornada para ser titular por primera vez. El técnico catalán optó más en un principio por utilizar en la banda derecha a Jean Carlos Silva, el jugador hispano-brasileño que trajo Piru procedente de las categorías inferiores del Real Madrid. En esos primeros compases de la temporada, el extremo maliense debió conformarse con disputar algunos minutos. Marcó su primer gol en la Nueva Condomina frente al Murcia y ya fue en la jornada siguiente cuando apareció de inicio por primera vez.

El paso del tiempo le permitió asentarse un poco más. De aspecto frágil, comenzó a destapar sus cualidades por las bandas, con desborde, velocidad y una buena conducción de balón, además de capacidad para incorporarse al área para firmar algunos goles. Acabó con cuatro la primera vuelta y asentado ya en cada alineación del filial rojiblanco, donde ya no tuvo competencia tras la lesión de clavícula que afectó a Jean Carlos.

Lucas Alcaraz, por entonces entrenador del primer equipo, ya le había echado el ojo. Le agradaba su forma de desenvolverse sobre el césped. Fue tras la vuelta del parón navideño cuando lo convirtió como fijo en las sesiones de entrenamiento. Se había marchado Mehdi Carcela para disputar la Copa África con Marruecos y necesitaba un jugador para actuar por las bandas, mientras se esperaba al final del mercado de invierno para encontrar algún refuerzo.

Con la crisis que acompañaba al primer equipo, el técnico granadino optó por dar una vuelta de tuerca y le hizo debutar en Primera el 21 de enero, con motivo del último partido de la primera vuelta disputado en Cornellá frente al Espanyol. Causó una buena impresión y fue de los más destacados en ataque. Disputó todo el partido y a partir de ahí fue titular en las siguientes tres jornadas.

Desaparece del equipo

Fue tras el encuentro disputado en Ipurúa frente al Eibar cuando desapareció de las alineaciones. El desparpajo de su estreno se había estancando y a partir de ese momento hasta se quedó fuera de algunas convocatorias, lo que conllevó que jugara algunos encuentros con el Granada B en la categoría de bronce. Marcó goles en dos de ellos, aunque ya no volvió a ser titular más con Lucas Alcaraz. Fue ya en las últimas jornadas y con el ascenso ya consumado, cuando Tony Adams decidió otorgarle de nuevo la titularidad. De todos modos, tuvo un mal detalle con él, al decidir quitarlo antes de que se alcanzaran los veinte minutos en el partido con el Real Madrid en Los Cármenes. Fue el sacrificado para recomponer el centro del campo y el joven futbolista maliense se mostró muy sorprendido con ese cambio tan tempranero.

Su futuro se aclaró la semana pasada, rumbo al Udinese. Forma parte del fondo de Pozzo y tras romperse el convenio, se sabía que no seguiría en Granada. Adams deseaba que entrara en el proyecto de la siguiente temporada. Es un jugador que acaba de cumplir los 19 años y ya ha dejado ver virtudes muy interesantes y capacidad de crecimiento, conforme vaya adquiriendo más experiencia. Intervino al final en once partidos de la máxima categoría y en Segunda hubiera sido un jugador muy interesante para formar parte de una plantilla, donde deben mezclarse futbolistas experimentados y también jóvenes.