Ideal

Granada CF

GRANADA CF | EXPEDIENTE

Cedido y comprometido

Pereira, frente a Danilo.
Pereira, frente a Danilo. / REUTERS
  • Andreas Pereira ha sido uno de los pocos jugadores cedidos que ha rendido a buen nivel con la camiseta del Granada. Sin hueco en el Manchester de Mourinho, el belga-brasileño ha sido titular indiscutible para todos sus entrenadores en el equipo granadino

El 26 de agosto, unas horas después de anunciar el fichaje de Sergi Samper, el Granada también confirmó que Andreas Pereira jugaría como cedido en el conjunto rojiblanco hasta junio del 2017.

El joven jugador nacido en Bélgica aunque con ascendencia brasileña era «amado» futbolísticamente hablando por su entrenador en el Manchester United, José Mounrinho, que no le pudo hacer hueco en su plantilla por la cantidad de jugadores contrastados -seis en total- que se desenvolvían en su misma posición.

El conjunto británico decidió ceder a uno de sus diablos al Granada y en el conjunto de las rayas rojiblancas horizontales Andreas Pereira ha demostrado ser un futbolista comprometido, bien dotado técnicamente y con buen disparo, lo que finalmente le ha permitido acabar la temporada como máximo goleador del equipo con cinco tantos, los mismos que Mehdi Carcela y Artem Kravets. Sin tiempo apenas para integrarse en el grupo, Paco Jémez le dio la alternativa en el segundo acto del encuentro ante la UD Las Palmas (jornada 2). El Granada salió vapuleado de aquel enfrentamiento (5-1) por lo que la participación del recién aterrizado Andreas Pereira pasó prácticamente desapercibida. No obstante, Jémez confió en él otorgándole la titularidad en los siguientes encuentros y ya no habría entrenador que no contara con él como uno de los intocables en los onces del equipo granadino.

Su calidad la puso de manifiesto en encuentros como los jugados ante el Betis (jornada 4) o el Athletic (jornada 5), aunque también se comenzó a vislumbrar una tendencia al individualismo que sin duda deberá corregir en los próximos años. El futbolista, de 20 años, se contagió de la depresión colectiva en la que vivía el equipo durante los primeros meses de la competición, siendo sus regates un adorno vistoso pero poco provechoso para un Granada que con Alcaraz mejoró algo en defensa pero tardó en encontrar el camino hacia el gol.

En la jornada 14 los rojiblancos por fin lograron su primera victoria en liga de la temporada y Pereira fue uno de los protagonistas de aquel Granada-Sevilla (2-1). Aunque todo el equipo completó un buen partido, el belga-brasileño marcó el primer gol de aquel duelo a pase de Boga y se lo dedicó a las víctimas del accidente de avión sufrido por el Chapecoense brasileño, en el que 71 personas perdieron la vida, entre ellos la mayor parte de la primera plantilla del club. El colegiado del choque, González González, fue tajante a la hora de aplicar el reglamento y amonestó al jugador por levantarse la camiseta, generando de esta manera una corriente de solidaridad hacia el futbolista, cuyo detalle estaba claro que no era merecedor de recibir sanción alguna.

En lo puramente futbolístico Pereira siguió siendo uno de los jugadores más regulares del equipo en los últimos partidos de la primera vuelta, en los que marcó -de falta directa- su segundo gol de la temporada ante el Espanyol (jornada 19). Se perdió por sanción el siguiente encuentro ante el Villarreal (jornada 20) y el equipo de Lucas Alcaraz agradeció su regreso a la semana siguiente, en la que un gol suyo fue suficiente para que los granadinos sumasen los tres puntos en juego ante la Las Palmas (1-0). En ese tramo de la competición el equipo mejoró, y mucho, en el centro del campo con Wakaso.

Ahora bien, aunque se lograron victorias importantes (ante Betis y Alavés) ni Pereira ni sus compañeros rindieron a buen nivel en citas trascendentales como las jugadas a domicilio ante el Leganés o el Sporting. Muchos jugadores se dejaron llevar por la corriente de negatividad que arrastraba al Granada hasta Segunda pero Pereira demostró profesionalidad, coraje y talento, acabando el campeonato como máximo asistente del equipo con tres pases de gol y una ovación de la hinchada rojiblanca en el último partido de liga.