Ideal

Granada CF
Oltra, en su presentación como jugador del Elche.
Oltra, en su presentación como jugador del Elche. / DIARIO INFORMACIÓN

GRANADA CF

Oltra y el origen del 'nacimiento' de Lucas

  • La primera vez que el nuevo técnico del Granada pisó el Nuevo Los Cármenes fue como jugador del Elche

  • Bajo el cargo del exrojiblanco Mesones, obtuvo un empate que puso contra las cuerdas a 'Crispi', cesado a los diez días

Como fruto de unas largas negociaciones, José Luis Oltra Castañer (24/03/1969) se convirtió este pasado sábado en el octogésimo octavo entrenador en la historia del Granada. En uno de los principales depositarios de la confianza de la afición ahora apesadumbrada por la decepción generada en torno al Nuevo Los Cármenes. Ni más ni menos que el estadio en el que el preparador valenciano desea que se forje el esperado regreso a la élite para así contrarrestar la desgracia del descenso consumado el pasado 29 de abril. O incluso para ayudar también a compensar el 'cisma' que contribuyó a crearle a los nazaríes la primera vez que pisó el 'verde' de la calle Pintor Manuel Maldonado, en lo que fue un curioso capítulo de su pasado como jugador.

Y es que Oltra, aquel a quien se conociera como 'el Guante' por su sutil golpeo como mediocampista ofensivo, fue uno de los cómplices indirectos de que resultara efímera la segunda etapa como nazarí del técnico Rafael Alcaide 'Crispi'. No sólo eso, sino que también de que se pusiera en peligro la viabilidad del proyecto rojiblanco confeccionado para la temporada 1995/96 al objeto de subir a la categoría de plata. De hecho, como componente del Elche participaría de un empate a uno registrado el 8 de octubre de 1995 que recogería la historia por tratarse de la antesala de la destitución del preparador sevillano, ejecutada diez días más tarde. Sin duda, un hecho desagradable que sirvió para dar inicio al 'fenómeno Lucas Alcaraz'. Casi nada.

En declaraciones a la agencia EFE en el año 2010, Oltra aseguró que «era un jugador de los denominados técnicos. De mover el balón con criterio. Del estilo de Valerón, Xavi o Guardiola, aunque ya me hubiera gustado ser la mitad de bueno que ellos», decía. Al menos queda constancia de que intentó emularlos en aquel su primer partido en el recinto del Zaidín en el que colisionaron dos de los llamados candidatos al ascenso a Segunda A. Y todo pese al mal momento que vivía el Granada, que ejerció de anfitrión como undécimo clasificado con seis puntos, a cuatro de aquella entidad franjiverde que cerraba el corte de la promoción. Que para mayor curiosidad permitía la vuelta a la ciudad del estratega argentino Felipe Mesones, de rojiblanco en el ejercicio 1983/84. Tras haber jugado de titular en los encuentros iniciales de Liga ganados ante el Benidorm (1-0) y el Melilla (1-2), Oltra había regresado a la actividad en la quinta jornada con motivo del nuevo triunfo ante el San Pedro, aunque ya en condición de suplente (5-0). Que es justo la que ostentó ante los que volvían a formar con la rojiblanca horizontal en aquella campaña que supuso la última como presidente de Cándido Gómez.

Por aquel entonces, el nuevo míster nazarí, con sólo veintiséis años, saltó al campo en sustitución de su compañero Jero en el minuto 75, cuando en el marcador final ya se reflejaba el 1-1 final. En el 20 el jugador al que sustituyó marcó el 0-1 y en el 59 el central local Antonio estableció con un certero cabezazo la igualada. Un resultado que ya sería inamovible pese a las contras ilicitanas que fueron promovidas por el propio Oltra. Y que resultaría «muy injusto» para el entrenador granadinista Crispi, quien así se acercó un poco más a la 'horca'. Aquel duelo ante el Elche fue el comienzo de otra racha negativa -alimentada con tropiezos ante el Benidorm (2-1) y el Melilla (0-1)- que ya derivarían en su cese y la posterior promoción desde el filial de Lucas Alcaraz, quien de esta manera comenzó su dilatada carrera como profesional.

Ahora bien, aquel curso 1995/96 en el que el Granada y Oltra no volverían a cruzarse sobre un rectángulo de juego, y en el que todos fracasaron disputando la fase de ascenso a Segunda, sólo fue la prolongación de una confrontación particular iniciada muchísimo antes, aunque en diferentes escenarios. Así, la primera vez que se vieron las caras el conjunto nazarí y el que ahora es su nuevo entrenador tuvo lugar el 24 de septiembre de 1994, a cuenta de la cuarta jornada del campeonato en el grupo cuarto de la Segunda B. Fue entonces cuando el modesto Yeclano al que Oltra pertenecía se presentaba en el viejo Los Cármenes para obtener una sorprendente victoria por 0-1 frente a aquel Granada que dirigía el insigne José Antonio Barrios y que se valió del concurso de quienes son ahora tres entrenadores reputados: Antonio Álvarez, Roberto Valverde y Pepe Mel.

El caso es que entonces Oltra jugó desde el principio hasta el final, como también en el choque de vuelta celebrado el 12 de febrero de 1995 en el que se resarcieron los rojiblancos (2-3) teniendo ya en el banquillo a José Víctor Rodríguez, curiosamente el técnico al que obedecía el valenciano en las dos últimas oportunidades en que se enfrentó al Granada a lo largo de su carrera como jugador.

Fueron a propósito de los choques de las jornadas 10 y 29 del campeonato del grupo cuarto de Segunda B en la temporada 1997/98, en los que el Yeclano, el equipo en el que seguía, perdió en el Nuevo Los Cármenes y en La Constitución por 2-0 y 0-1 (02/11/1997 y 15/03/1998). En aquellos envites Oltra disfrutó de 13 y 75 minutos de juego. De forma respectiva, asistió desde la parcela de campo contraria a la efervescencia de un duro centrocampista que respondía al nombre de Germán Crespo -hoy conocido por haber convertido al Huétor Tájar en la revelación de Tercera- o al último de los tres partidos que dirigió a los nazaríes toda una leyenda como Aguirre Suárez. Pero esas son ya otras historias.