Ideal

Granada CF
El presidente Jiang, el entrenador Oltra y el director deportivo Manolo Salvador, en el césped.
El presidente Jiang, el entrenador Oltra y el director deportivo Manolo Salvador, en el césped. / F.R.

GRANADA CF

Oltra no fue la primera opción pero sí la más solida

  • Parecía encarrilado ya en la segunda semana de mayo, pero la irrupción de Hierro y un repunte hacia Luis García en la siguiente quincena hizo peligrar su fichaje

El proceso para elegir entrenador en el Granada ha sido complejo y ha atravesado distintos pasajes hasta concluir en Oltra. Nada más incorporarse, el director deportivo, Manolo Salvador, tenía la tentación de reencontrarse con Luis García, quien le acompañó en su ascenso con el Levante hace años y con el que labró una gran relación. Otra idea que le rondaba era la de incorporar a José Bordalás, actual técnico del Getafe, que venía del éxito de ascender al Alavés, tras lo que fue sustituido. Precisamente su carácter volcánico le restó crédito.

Poco a poco se comprobó que la postura contractual de Luis García en cuanto a vinculación y salario resultaban exigentes, al tiempo que se analizaba que llevaba tiempo sin lidiar en Segunda división y que el proyecto requería alguien apacible, que estuviera preparado para un arranque prácticamente de cero. El hilo de García no se rompió del todo, pero en ese contexto emergió Oltra, como un objetivo interesante para Salvador, al que le veía estos atributos. El encuentro con él se celebró en Madrid y, de los presentes, quien más encantado quedó fue Tony Adams, al que la personalidad del valenciano le gustó. Pero ya por entonces David Belenguer, asesor del presidente John Jiang, le había recomendado a este la incorporación de Fernando Hierro, algo que obnubilo al chino, por ser una leyenda del fútbol. Con anterioridad, Salvador tuvo un encuentro con José Ramón Sandoval, expreparador nazarí, aunque al de Humanes ya le quedó claro que el debate estaba entre Oltra y Hierro, antes del final de la primera quincena de mayo. En un tercer nivel habían quedado las valoraciones de Paco Herrera, del Valladolid, y el colombiano Reynaldo Rueda, del Atlético Nacional.

El tema se enconó y hubo una fase de repunte de la opción de Luis García. Oltra lo había visto cerca pero, de repente, se encontró 'desenchufado', sin conocer avances. La controversia se radicó en el pulso entre el respeto al criterio del director deportivo -dudoso aún entre Oltra y Luis García- y la apuesta del consejero presidencial por Hierro. Tras ciertas discusiones y hasta dos amagos de marcha de Salvador, su opinión prevaleció y se decantó por encontrar un camino común con Oltra, tras el último estudio para consensuar la decisión definitiva.

Aunque hay versiones que difieren, lo cierto es que desde el arranque de la semana pasada ya se postuló sólo a Oltra como alternativa. Ni Hierro ni Luis García entraban ya en la ecuación. Fue una mera cuestión negociadora lo que mantuvo el hilo abierto hasta el mismo sábado, debido a las exigencias de los abogados de las partes. Tras el anuncio oficial, todo se preparó para el acto de ayer, respaldado por el presidente, que le invitó a participar en «un proyecto ambicioso que tiene como objetivo ascender a Primera», mientras que Salvador fue aun más explícito. «Pienso que es el idóneo para estar entre los dos primeros», le retó, en referencia a los puestos que dan acceso directo a Primera.

«Era la primera opción que manejaba la dirección deportiva», expuso Manolo Salvador, sin profundizar en el amplio trámite que le llevó a concluir que su paisano era la mejor baza. Eso sí, ambos comparten desafío, pues evidentemente le han ganado una partida a un allegado al máximo accionista, que tendrán que refrendar con éxitos. «Es un reto importante para ambos y le reconozco todo el esfuerzo que ha hecho por estar aquí», aportó.

Los dos mandatarios, Jiang y Salvador, tuvieron entre el público presente a los vicepresidentes Kangning Wang e Ignacio Cuerva. Al fondo de la sala se vio al director general, Sergi Vieta, que parece uno de los damnificados de los inminentes cambios en las oficinas.