Ideal

Granada CF
Juan Cala, de rojiblanco.
Juan Cala, de rojiblanco. / EFE

GRANADA CF

El Granada se interesa por Juan Cala, un exrojiblanco que triunfa con el Getafe

  • A la probable repesca de Puertas se podría unir la de Ricardo Costa, con informes favorables de la secretaría técnica, la cual también tiene un ojo puesto en algunos filiales

La Segunda división es una categoría durísima, por su duración y lo pareja que resulta, que convierte a la seguridad defensiva en un pilar fundamental. Precisamente una condición que ha brillado por su ausencia en este Granada que ha descendido. Es por ello por lo que la dirección deportiva está peinando el mercado en busca de zagueros reputados, con batallas a cuestas. Con estas características hay un par de rojiblancos. Uno es Juan Cala. El otro, Ricardo Costa.

El primero de ellos, nacido en Lebrija, formó parte de la plantilla nazarí en la temporada 2014-2015, aquella que culminó con el llamado 'milagro' de Sandoval. Cala llegó en el mercado de invierno procedente del Cardiff, pero le faltó mucha continuidad. Tardó en coger la forma y apenas computó siete partidos, con una inoportuna lesión precisamente en el debut del entrenador de Humanes. Pese a sus pocos minutos, Cala se mostró implicado con la causa, mandando ánimos a través de las redes sociales. No renovó y se marchó al Getafe. Allí disputó 22 encuentros, en una campaña aciaga que culminó con el descenso de los azulones.

En esta campaña en Segunda, sin embargo, ha aumentado su protagonismo. Ha participado en 27 citas e incluso marcó un gol este pasado fin de semana, en el triunfo del Getafe ante el Almería, que prácticamente le deja como tercero en la clasificación, con ventaja de campo en el 'play off' de ascenso.

Cala, que tiene 27 años y se formó en la cantera del Sevilla, acaba contrato, lo cual le da una oportunidad al Granada de recuperarlo. El deportista, como es lógico, se encuentra ahora concentrado en el intento de subir con los madrileños. Hasta que el camino no se aclare, es complicado que establezca compromisos definidos. El interés está sobre la mesa.

Ricardo Costa

Otro con experiencia y pasado rojiblanco es Ricardo Costa. El portugués, de 36 años, dejó el club el verano pasado, rumbo al Lucerna, de la liga suiza. El central nunca ha escondido su añoranza de Granada, algo que corrobora cada vez que se dirige a él cualquier aficionado a través de las redes sociales. Aunque estaría encantado de retornar, por ahora no tiene ninguna oferta en firme, más allá de los informes favorables de la secretaría técnica, que le consideran un líder para el vestuario, que siempre aporta. Costa podría completar bien la apuesta que se haga para la retaguardia, en la que en principio siguen Ingason y Saunier, si bien este último ha visto interrumpida su trayectoria por las lesiones.

Joselu y Varas

Tras la presentación de Oltra, es probable que lleguen los anuncios oficiales de los futbolistas que ya están atados. El primero y destacado es Joselu Moreno, máximo goleador de Segunda, con 23 tantos, procedente del Lugo. También se da prácticamente por cerrado al portero Javi Varas, procedente de Las Palmas. A ellos se puede sumar Antonio Puertas, almeriense que pasó por el filial, y que está enfrascado en la lucha por la salvación de los del Mediterráneo. Ha actuado la mayoría de partidos como extremo derecho. El diario Marca situó ayer a Embarba, el Rayo Vallecano, en la órbita del Granada, aunque esta redacción no pudo confirmarlo.

La dirección deportiva intentará también que Gino Pozzo deje a Martin Hongla al menos una campaña más. Los jóvenes son también necesarios. Este fin de semana se ha prestado atención al encuentro entre el Cartagena y el Barça B.

Mientras, se continúa con la operación salida en otras vertientes. El israelí Omer Atzili deshoja la margarita entre varios equipos de su país, aunque por el que siente debilidad es por el Maccabi Tel Aviv. Está a la espera de que se designe allí al entrenador, que podría ser incluso su director deportivo, Jordi Cruyff. Hay fuentes que insinúan que el Granada ya podría tener fijada la cantidad a recuperar por el extremo, aunque esta no ha trascendido.