Ideal

Granada CF

GRANADA CF | EXPEDIENTE

El más castigado por los árbitros

Uche Agbo, ante el Alavés.
Uche Agbo, ante el Alavés. / FERMÍN RODRÍGUEZ
  • Uche Agbo fue expulsado dos veces y recibió un total de doce tarjetas amarillas. Es el tercer jugador de la plantilla que más minutos ha acumulado a lo largo de la temporada. Con Paco Jémez actuó como defensa central y después volvió a la medular con Lucas Alcaraz

Es el tercer jugador de la plantilla que más minutos ha acumulado esta temporada. Uche Agbo estuvo las dos temporadas anteriores en el filial y el verano le llegó el momento para dar ya el salto definitivo al primer equipo. Contó con ficha en la plantilla desde el principio. Fue una de las debilidades de Paco Jémez durante la pretemporada. A la espera de que llegaran otros refuerzos, apostó por él como central. Le gustaba su manera de liderar el eje de la zaga y de sacar el balón jugado desde atrás.

No le convenció Saunier y mantuvo su apuesta por el nigeriano atrás. Sin embargo, los problemas en defensa fueron evidentes y en ninguna jornada se mantuvo la portería a cero. Uche ya había desempeñado esa posición en el Granada B, aunque nunca dio la sensación de sentirse cómodo y de vez en cuando cometió errores por algún que otro despiste. De todos, el técnico cordobés no se alteró y lo mantuvo en esa demarcación durante el tiempo que ocupó el banquillo.

Ha sido el futbolista que más tarjetas rojas ha recibido en este último curso. Fue expulsado en dos ocasiones. La primera vez ante el Osasuna en la penúltima jornada de la primera vuelta, después de que el equipo rojiblanco lograra empatar un partido que se le puso cuesta arriba en la primera parte. No pareció escarmentar con eso y de nuevo recibió una doble amonestación frente al Barcelona en la segunda vuelta, lo que le privó de jugar en la jornada siguiente en un choque decisivo por la permanencia con el Leganés. Recibió un total de doce tarjetas amarillas a lo largo de la campaña, al ser duras algunas de sus entradas.

La llegada de Lucas Alcaraz originó que volviera de nuevo a actuar en el centro del campo. Para el técnico granadino fue uno de los fijos en la medular. Alternó algunas buenas actuaciones con otras más flojas. Hizo pareja en la medular con varios compañeros y también se mantuvo entre los elegidos cuando se adoptó un sistema con tres en la zona ancha. Sus actuaciones llegaron a desesperar a algunos aficionados, aunque es justo reconocer que con su presencia hubo más equilibrio por dentro.

Completó algunos buenos partidos, pero en otros debió ser sustituido, al ver algunas tarjetas amarillas y ante el temor a que pudiera ser expulsado por su dureza a veces al cometer faltas. Aún así, fue capaz de continuar como titular, pese a su intermitencia. Le ganó claramente la partida en ese sentido a Samper, Angban, Krhin y Javi Márquez, que no consiguieron hacerlo mejor que él, cuando dispusieron de oportunidades para jugar. Uche aportó mayor regularidad en su juego pese a sus limitaciones y fue uno de los fijos.

Debió cumplir dos ciclos de castigo por acumulación de amonestaciones en el transcurso de la temporada. Incluso durante tres jornadas consecutivas de la segunda vuelta recibió tres tarjetas amarillas. Fue lo que le impidió haber acumulado aún más minutos en el terreno de juego, pero aún así, solo Ochoa y Pereira han logrado estar más tiempo que él en el campo. Ha sido una campaña que le ha servido para ganar más confianza y mostrar que está capacitado para jugar en la élite.

Cierra una etapa

Con Tony Adams también consiguió mantenerse en el equipo, aunque no estuvo de inicio ya ante el Real Madrid y el Osasuna, al esclarecerse que no iba a seguir la próxima temporada en el Granada. Pertenece al fondo de inversión de Gino Pozzo y su futuro parece que va a estar en Inglaterra de cara a la próxima temporada. Ha logrado tener continuidad en Primera en este último ejercicio y es un jugador ya más hecho que cuando llegó. Necesita aminorar el número de faltas que comete para no estar en peligro de dejar a su equipo en inferioridad numérica. Se abre ahora una nueva etapa para él tras la experiencia de tres años a caballo entre el filial y el primer equipo.