Ideal

Granada CF
Abel Gómez celebra la gesta con sus compañeros.
Abel Gómez celebra la gesta con sus compañeros. / PALONSO

GRANADA CF

Abel Gómez, un talismán para subir de categoría

  • El exrojiblanco lleva seis ascensos en diez años, cuatro a Primera y dos a Segunda

  • Cree que si el Granada aspira a regresar pronto a la máxima categoría debe «formar un bloque sólido y plantar unos buenos cimientos»

Su idilio con los ascensos es un caso único en la historia del fútbol español. Abel Gómez lo ha vuelto a hacer. En el pasado mercado de invierno se desvinculó del Cádiz, con el que no estaba jugando todo lo que él deseaba, y firmó por el Lorca, equipo del grupo IV de Segunda B, con el objetivo de luchar por dar el salto de categoría. El especialista no falló y el pasado sábado añadió otro éxito más a su carrera deportiva. Ha conseguido cuatro ascensos a Primera (Murcia, Xerez, Granada y Córdoba) y dos a Segunda (Cádiz y Lorca). Seis gestas en el transcurso de diez años. Es todo un talismán para que sus equipos alcancen el objetivo.

Fue además el autor del tanto del empate en el partido de ida ante el Albacete en el Carlos Belmonte, que a la postre significó el ascenso por el valor doble de los goles en campo contrario, en el caso de que se diera empate en la eliminatoria, como así ha sucedido. Lanzó de forma magistral una falta ajustada al palo, que no pudo detener el portero. El centrocampista nacido en Sevilla por circunstancias, aunque criado en Granada, donde reside su familia, es un experto en ascensos. «Cuando uno va cumpliendo años, quizás hasta lo disfrutas incluso más. Me sentí muy feliz, porque no fue fácil tomar la decisión de dejar el Cádiz hace unos meses y buscar otra opción. Era un reto importante y bonito y ha salido bien», señala.

Ha vivido con mucha intensidad la eliminatoria por el ascenso directo en las dos últimas semanas. Desde el pasado sábado se sucedieron las celebraciones y ha tratado de disfrutar con todo al máximo. Pronto será padre y la felicidad le acompaña tanto en el plano deportivo como en el personal. La temporada no ha terminado aún para él, porque debe afrontar ya con mayor tranquilidad la lucha por el título de campeón de Segunda B frente a la Cultural Leonesa, el otro equipo que también ha consumado el ascenso. Después tiene pensado venir a Granada cuando inicie sus vacaciones.

Es un jugador humilde y a base de tesón ha podido lograr metas en el fútbol. Para él no existe una fórmula especial que le permita conseguir algo así. Lo que sí tiene claro es que por su parte hay «mucha dedicación, ilusión y ganas de trabajar al máximo cada día, lo que hace que después se disfrute mucho más. Está claro que me siento orgulloso de lo que he conseguido, porque es algo increíble lo que me ha pasado, al conseguir seis ascensos con equipos diferentes».

En el Lorca ha estado muy cómodo estos últimos meses. Ha jugado con regularidad y ha podido sentirse de nuevo importante. Asegura que desde que llegó en el pasado mercado de invierno «la afición y los compañeros me acogieron fenomenal, me he sentido muy querido por ellos desde el principio. Eso también se ha notado en este tramo importante de la temporada. El grupo era una piña, una auténtica familia. Hemos tenido adversidades, porque es un club que tiene dificultades en otros aspectos, como los sitios para entrenar. Sin embargo, la gente supo reponerse de todo eso y hemos logrado salir hacia adelante».

Muchas felicitaciones

Las felicitaciones se han multiplicado en los últimos días. Su gesta ha llamado mucho la atención, al ser tan complicado encontrar a un futbolista que atesore ese récord. «Los compañeros me han dicho la típica broma de que si voy a seguir ascendiendo cada año que siga jugando», comenta. En el Lorca, con el que mantiene contrato para la siguiente temporada, ha sido un jugador importante y fijo en los esquemas del peculiar técnico gallego David Vidal. Este siguiente curso tendrá la oportunidad de regresar a Los Cármenes, aunque es algo que «no me hubiera gustado, porque habría sido señal de que el Granada seguía en Primera».

Al Granada se incorporó en la temporada 2010/11 en Segunda. Con Fabri fue uno de los fijos y anotó tres goles. Disfrutó del ascenso logrado en el estadio Martínez Valero frente al Elche. El gol de Ighalo valió para dar el salto a Primera. En la ida Abel Gómez falló dos penaltis y el partido acabó en empate, aunque unos días después pudo olvidarlo y vivir una una gran alegría. En la campaña 2011/12 pudo jugar en la máxima categoría con el equipo rojiblanco. Intervino en la mayoría de encuentros, aunque después no continuó y firmó por el Córdoba.

En el equipo lorquino ha compartido vestuario con Matheus Aias, el delantero brasileño del Granada B, que se marchó cedido hace un mes para suplir una baja de larga duración. En el primer partido que jugó marcó un gol, aunque después no ha intervenido en la eliminatoria por el ascenso. Abel Gómez considera que «nos ha aportado lo que nos faltaba, es un goleador nato, un futbolista con muchísimo futuro y con grandes cualidades».

Triste por el Granada

Ha seguido muy de cerca todo lo que ha acontecido en el Granada esta temporada. Ha vivido con tristeza el descenso de un equipo con el que jugó en Primera y en Segunda. Estima que «ha sido un año muy difícil y duro, y al final llegó lo que nadie quería». Espera que al menos este revés sirva para «tener muy claro ahora lo que se quiere hacer con el club. Se debe hacer una planificación para devolver al equipo a Primera, que es donde se merece estar por ciudad y por una afición, que ya se ha mostrado como un ejemplo para el fútbol español».

Desde fuera ha vivido con resignación lo que se ha ido dando a lo largo del año. No oculta que «he sentido pena por lo que ha pasado, porque todo se fue complicando con el paso de las jornadas. Estuve ahí en su día y hubo que luchar mucho para llevar al equipo a Primera. Es duro lo que ha ocurrido y los que tuvimos la oportunidad de estar en el Granada en años atrás, también hemos sufrido con este descenso».

Abel Gómez conoce bien la Segunda, en la que ha jugado gran parte de su carrera deportiva. Su experiencia le dice que el Granada debería «formar un bloque sólido». La ve como una categoría «muy peculiar y en la que están jugadores que la conocen perfectamente para competir en ella». Conoce la trayectoria de Manolo Salvador y opina que «han fichado un director deportivo con mucho conocimiento, por lo que espero y deseo que hagan las cosas bien y todo salga». Cree que va a resultar importante «plantar unos buenos cimientos y crear una estructura importante para volver cuanto antes a Primera».