Ideal

Granada CF

GRANADA CF | EXPEDIENTE

Demasiado joven para un reto así

Victorien Angban, en un partido.
Victorien Angban, en un partido. / ALFREDO AGUILAR
  • Victorien Angban no ha logrado asentarse en un centro del campo que ha mostrado sus debilidades durante toda la temporada. Su inexperiencia le pasó factura, las prisas por sumar puntos no le ayudaron a crecer y fue sustituido en la mitad de los partidos que jugó

Con 19 años y ficha del filial llegó al Granada CF el costamarfileño Victorien Angban durante el pasado verano. El joven mediocampista firmó con la entidad rojiblanca con la vitola de pertenecer al Chelsea FC que, al igual que sucedió con Jeremie Boga, lo cedió al equipo andaluz con la intención de que madurara y demostrara su poderío físico en una liga exigente como la española. Sin embargo, la juventud del uno y del otro ha terminado por jugar en su contra y al final de temporada la evolución en su juego ha sido mínima.

Angban había jugado la campaña anterior en el Sint-Truiden belga y había aportado músculo a un centro del campo en el que fue un habitual durante todo el curso, consiguiendo finalmente el objetivo de la permanencia en la máxima categoría. La presencia en su posición de futbolistas como Uche, Samper, Rene Krhin o Javi Márquez le obligaba a aportar un plus a la hora de convencer a Jémez primero y a Alcaraz después, pero Angban en ningún momento del curso 2016/17 se ha consolidado como titular en el mediocampo rojiblanco. De hecho, ha jugado diez partidos, ha sido titular en ocho de ellos y ha acabado siendo sustituido en cinco, la mitad del total.

Las primeras dos jornadas estuvo convocado pero no jugó. En el Granada-Eibar (jornada 3) ni si quiera estuvo citado y en el Betis-Granada (jornada 4) le llegó la oportunidad de debutar tras la temprana expulsión de Vezo, que tuvo que abandonar el terreno de juego en el minuto 54, con más de media hora de juego por delante. El por entonces técnico rojiblanco Paco Jémez se vio en la obligación de resguardar la defensa y le dio entrada en sustitución de Alberto Bueno, que marcó en aquel encuentro. Angban cumplió a buen nivel. Su juego demostró no ser demasiado vistoso, pero ayudó a la defensa a frenar los ataques béticos en un partido alocado, que pudo llevarse cualquiera de los dos contendientes y que al final acabó en empate (2-2).

Jémez decidió premiarlo otorgándole la titularidad ante el Athletic Club y su participación en este encuentro fue discreta, siendo batallador y plantándole cara a unos centrocampistas mucho más experimentados que él como Beñat Etxebarría y Mikel San José. Los malos resultados del equipo obligaron al técnico cordobés a hacer 'rotaciones' constantes en sus alineaciones y Angban acabó siendo gravemente perjudicado. No participó en los encuentros ante Alavés (jornada 6) ni Leganés (jornada 7) aunque sí lo hizo en los dos primeros de la etapa de Lucas Alcaraz: ante el Atlético (derrota 7-1 en la octava jornada) y ante el Sporting (empate a cero en la novena jornada).

Sequía de partidos

Al igual que sus antecesores, Alcaraz también 'rotó' sus piezas en el centro del campo buscando la fórmula más idónea para alcanzar la primera victoria de la temporada, que llevaba dos meses resistiéndose. Angban no sólo desapareció de las alineaciones titulares sino también de las convocatorias, disputando tan solo 45 minutos en cuatro meses. Ante el Sporting (jornada 28) y ante el Barcelona (jornada 29) recuperó la titularidad en el equipo pero no estuvo a la altura en partidos con semejante responsabilidad, cuajando actuaciones grises y siendo sustituido en ambos enfrentamientos. Alcaraz continuó guardándole espacio en las convocatorias pero ya no jugó más hasta que Tony Adams se hizo cargo del equipo rojiblanco. Con el técnico inglés jugó completos tres partidos de siete y pudo adquirir experiencia en la máxima categoría española justo en el momento en el que el Granada se despidió de ella de manera matemática. Sin embargo, su titularidad fue meramente anecdótica para el devenir del equipo. Lo más importante ya estaba hecho aunque con Angban nunca se encontró la fortuna: y es que el Granada no sumó los tres puntos en ninguno de los diez partidos en los que participó.